Síguenos

Columnas

Don José Victorino Lastarria: aniversario de su nacimiento

Publicado

el

Poco después de la batalla, cuando Rancagua se encontraba de nuevo bajo la dominación española, nació en esta ciudad, el 22 de Marzo de 1817, el niño José Victorino Lastarria, hijo de don Francisco Lastarria y su esposa Josefa Romero.
Desde muy joven Victorino se destacó como primer alumno en los establecimientos educacionales, llegando a convertirse en catedrático de Legislación Universal, del Instituto Nacional. En 1938, teniendo 21 años de edad, público su primer libro: “Lecciones de Geografía Moderna”. Se iniciaba en esta muestra su gran talento y sus condiciones de maestro.
Escribió artículos en los diarios de la época y en 1848 fundó “La Revista de Santiago” y años después el “Circulo de los Amigos de las Letras”. Sus condiciones de escritor lo llevaron a publicar numerosos libros, entre ellos “Don Guillermo”, considerado como la primera de las novelas chilenas.
En 1885 fue fundador y primer Director de la Academia Chilena de la Lengua, correspondiente de la Real Academia Española, que tiene su sede en Madrid.
Su vida política fue igualmente intensa y fructífera, desempeñándose como Diputado, Senador, Ministro de Estado, Consejero de Gobierno, y representante Diplomático de Chile. En el plano de la justicia fue Juez de letras de Santiago y Ministro de la Corte Suprema. Sus méritos rebasaron las fronteras del País y trascendieron al extranjero, recibiendo innumerables testimonios de reconocimiento.
El 14 de Junio de 1888, Falleció en Santiago, conmoviendo a todo el país.
Actualmente, hay Instituciones, especialmente Colegios que le tributan homenaje permanente con el nombre de “José Victorino Lastarria”

Continuar Leyendo
Anuncio Publicitario

Columnas

Alzheimer al AUGE

Publicado

el

Se define demencia o trastorno neurocognitivo mayor a un deterioro de las funciones cognitivas superiores de suficiente intensidad como para interferir con las actividades de la vida diaria. Existen varios tipos de demencias, siendo la más frecuente y conocida por la población la tipo Alzheimer, que se caracteriza principalmente por alteración inicial de la memoria, alterándose en forma progresiva y lenta el resto de las funciones cognitivas superiores, como el lenguaje, el juicio, abstracción, etc. Sin embargo, también existen otros tipos de demencia como la vascular, frontotemporal, Lewy, etc. Si bien la prevalencia de las demencias aumenta con la edad, es importante destacar que la demencia no es un cambio normal del envejecimiento, por lo que no es correcto ocupar el término “demencia senil”, ya que implicaría que todas las personas al envejecer tendrían demencia, lo cual no es verdad. En nuestro país existen aproximadamente 200 mil personas que padecen de demencia, siendo la tercera causa de muerte. La demencia es una enfermedad que produce un alto impacto en todo el grupo familiar, debido a que además de las alteraciones de la memoria, se producen alteraciones conductuales altamente disruptivas. Por ejemplo, un paciente con demencia puede perderse si sale solo, querer salir de la casa a horarios inadecuados, estar irritable, guardar cosas en lugares equivocados, tener ideas de que le roban las cosas, etc. Esto hace que exista la necesidad de un cuidador, que debe abandonar sus actividades para dedicarse un cien por ciento al paciente, produciéndose un desgaste en su calidad de vida. Se puede desarrollar en la persona a cargo una entidad llamada “síndrome de sobrecarga del cuidador”, que lleva a alteraciones anímicas y trastorno del sueño. Hoy en día no existe un tratamiento curativo de las demencias. Los medicamentos que existen ayudan a enlentecer la progresión y controlar los síntomas. Dado la elevada prevalencia de la enfermedad, el costo del tratamiento farmacológico y el costo económico y emocional que implica el cuidado de un paciente con demencia para una familia completa, es que se justifica la incorporación al AUGE de esta patología. La cobertura debe ser integral e implicar no sólo los medicamentos sino que el apoyo en los cuidados del paciente que es tanto o más importante que las terapias farmacológicas, como la incorporación de estos pacientes a centros de día donde se acoge al paciente y su familia.

Dra. Paola Fuentes R.
Medicina Interna-Geriatría
Académica UNAB Viña del Mar

Continuar Leyendo

Columnas

El Principito: Las huellas de los docentes son invisibles a los ojos

Publicado

el


Por: Marcela Reyes General
Jefa de Carrera del Área Educación
Santo Tomás Rancagua

El Principito, como buscador de la verdad, es quien inspira el Tema Sello Santo Tomás 2019. Cada año, la institución escoge a un personaje y lo relaciona con su misión principal: formar futuros profesionales entregando conocimientos, herramientas y actitudes para que sean un aporte a la sociedad.


Nuestros valores institucionales de amor a la verdad, esfuerzo y solidaridad son grandes tareas para inculcar en nuestros jóvenes y adultos que pertenecen a esta generación de lo inmediato y lo desechable en todo orden de prioridades. Sociedad que nosotros los adultos – padres y por qué no decir algunos profesionales – hemos creado.


Estoy segura de que la mayoría de ustedes ha leído “El Principito” de Antoine de Saint-Exupéry y en cada capítulo ha descubierto una enseñanza o se ha visto reflejada en él. Por eso, creo que nuestros valores se pueden ver reflejados en esta frase que las instituciones Santo Tomás han tomado como lema: “Lo esencial es invisible a los ojos”.


El amor a la verdad es para mí invisible a los ojos. Uno no puede andar preguntando a los otros si lo que dicen es la verdad, uno frecuentemente confía que es así. A pesar de no ser una acción concreta que podamos ver o tocar, su importancia es relevante para ser un profesional con valores en su vida, honrado y que sabe tomar buenas decisiones, a pesar de que signifique un error.


Sobre todo para quienes nos desempeñamos en el Área Educación, el ir por la vida con la verdad por delante es una de nuestras enseñanzas diarias. Por años he formado personas que tendrán la misión de ser un modelo formador para nuestro futuro: los niños y niñas de nuestro amado país.


El esfuerzo diario nos hace crecer. He visto llegar alumnos con muy pocas herramientas – tanto académicas como actitudinales – y han aprendido que día a día debemos esforzarnos para subir un escalón en esa escalera que es la vida. No se ve, pero el fruto de ese esfuerzo se verá en el momento de su titulación, por lo que también es invisible, así como el zorro enseñaba al Principito.


La solidaridad es una actitud difícil de encontrar en esta rápida vida. La sociedad en su mayoría no es solidaria por sí misma; requiere de una publicidad, de un rostro público que los motive o un ejecutivo que los visite en la oficina para decidir aportar a otro. No me refiero que ser solidario siempre es dar dinero o enseres en momentos de catástrofe. Ser solidario para nosotros es tener la costumbre de aportar un granito de arena a otros y que sea parte de nuestro ser.


Nosotros enseñamos a apoyar a docentes que lo necesitan y a los compañeros; no hacerle el trabajo o incluirlo en éste, menos dar las respuestas de la prueba. Les enseñamos a compartir lo que tenemos, lo que hacemos o lo que sabemos y no queremos publicarlo en cada momento y decir: “Hoy fui solidario”. Debe ser una necesidad del alma de cada uno de ellos.


Formar personas, saber quiénes son y cuál es su historia es una de las formas en que me gusta trabajar y formar. Mi creencia es que para hacer un profesional de nuestros alumnos, debemos trabajar su esencia, su autoestima, su voluntad y sus ganas de crecer como persona, no sólo en conocimiento.


Lo esencial es invisible a los ojos, no se ve más que con el corazón. Cada huella que los docentes dejamos en los alumnos, sea cuál sea su edad, es invisible a los ojos de los padres y de la sociedad. Dejamos alegrías, sueños, deseos de cambiar, valentía, amor, reconocimientos y tiempo. Por eso, los invito a ser de aquellos que sembramos sueños invisibles y no dejemos miedos, frustraciones y decepciones en el camino de nuestros alumnos. Seamos profesionales con vocación, seamos aquellos locos que nos levantamos felices de ir a compartir nuestra vida con esos niños, adolescentes y jóvenes que quieren recibir de nosotros lo mejor: lo invisible.

Continuar Leyendo

Columnas

El libro en tiempos dificiles

Publicado

el


Día Internacional del Libro y el Derecho de Autor


Gladys Goede Gars


Saludamos y hacemos hoy la reflexión simbólica sobre este virtuoso instrumento y compañero de vida, el libro, no cabe duda que coincidiremos que es cadena fundamental de encuentro, conexión, formación y proyección, a favor de nuestra inagotable cultura universal. Muchas veces hemos recordado su origen y bondades, teniendo en cuenta que ha sido todo un proceso de observación y práctica del hombre, desde su incipiente desarrollo, a través de cada una de sus experiencias de vida, fueron experimentando encuentro entre energía, simbología y materia la mente pura, hurgaba y experimentaba desde propia conexión, entre tocasiones y gestos, sonidos y signos se comunicaba con el medio y entorno para potenciar su desarrollo. La cultura actual observa, estudia, investiga y destaca hacia la humanidad las maravillosas experiencias escritas y observadas entre tierra y piedra. Así pasan miles de años cuando aparecen diversas formas de comunicación escrita, entre ellas, cueros y hojas aportados por la sabia naturaleza, trascendentes papiros, fuentes de vida, con formas emblemáticas que nos han transmitido larga trayectoria del hombre en este planeta. Desde nuestra perspectiva actual, es grato observar y reconocer el importante bagaje intelectual que nos facilita a todos la lectura. Son incontables libros, de infinitas formas bordadas de letras y coloridas imágenes que habitan nuestro medio, trayendo consigo diversos contenidos. Entre tantos; conocimiento, armonía, relajo y sabiduría. Todo, desde su compañía individual, familiar, social, educativa, laboral y mucho más.


Nuestro patrimonio cultural en letras, desde la “Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos” (DIBAM) constituye una cadena impresionante de apoyo social y cultural al país: – ”Biblioteca Nacional” – “Sistema Nacional de Bibliotecas Públicas; Biblioteca de Santiago – Bibliotecas Públicas de la Regiones” – “Archivo Nacional” – “Consejo de Monumentos Nacionales”– “Museo Histórico Nacional” – “Museo Nacional de Bellas Artes” – Museo Nacional de Historia Natural” – “Museos Especializados” – “Museo de la Educación Gabriela Mistral” y más. Todo establecimiento educacional cuenta con una biblioteca, en un espacio preferente y bien implementado con nuevas tecnologías. Las Bibliotecas se constituyen en agentes de conocimiento hacia niños, jóvenes y adultos desarrollando talleres, charlas, ciclos audiovisuales y más, desde nutridos procesos de acercamiento y aprendizaje. Este día del Libro nos acerca a la literatura en forma simbólica, pero nos encuentra en un mundo perturbado por sobre exigencias socio-políticas, laborales y familiares, que absorben y neutralizan la vida. Sin embargo se hace necesario, con mayor razón, tener y fortalecer el hábito de la lectura. No debemos tapar el sol con un dedo, adultos y jóvenes hemos llegado a un nivel de omisión lamentable, urge estimular este hábito. La razón está clara, solo observando los medios de comunicación confirmamos como mucha juventud que debería estar en el aula, avanza ágil y sagaz delinquiendo por las calles. No en vano, la UNESCO en 1995 fijo el 23 de abril como homenaje universal a los libros y autores para reforzar nuestra cultura positivamente, especialmente con la juventud. ¿Qué nos parece un Libro para saber, soñar, viajar, sanar, entretener, trabajar? o ¿Un Libro en vez de un Arma? Para ello; Profesores, Padres y Jóvenes, que importante sería crear una campaña en nuestro entorno familiar, social y laboral, potenciando así el hábito de la lectura, ejercicio generoso y solidario con la familia y la patria.

Continuar Leyendo
Anuncio Publicitario

Síguenos en Facebook

Lo más visto

Oficial Carlos María O'Carrol 518, Rancagua, Chile - Mesa Central: +56 72 232 7400