Viernes, 31 de Octubre del 2014
OPINION
29 de Junio del 2012
CORPORACIÓN NACIONAL DEL CANCER “…Profetas de nuestro tiempo…”
Gladys Goede Gars
Exactamente, fue lo que dijo el Sacerdote: “…Profetas de Nuestro Tiempo…” al celebrar Misa en el cumpleaños 37 de La Corporación del Cáncer, este viernes 22 de junio, como lo informara oportunamente “El Rancagüino”. Loable obra de servicio público, a la cual estamos ligados material y afectivamente. CONACE, está constituida en Rancagua por 10 voluntarias y un voluntario, los distingue el color verde esperanza y su Vice Presidenta es la Sra. Angélica Henríquez. Su finalidad es servir, como institución de derecho privado, sin fines de lucro en nuestro pais, ha logrado esta plenitud de vida a través de todo Chile, entregando a los enfermos de cáncer, apoyo asistencial, subsidiando venta de antineoplásicos, hormonas, analgésicos y sedantes. Con un Banco Nacional de Drogas, botiquín oncológico para cuidados paliativos. Cuenta actualmente con 420 voluntarias a nivel nacional, dando apoyo, alimentación, alojamiento en algunos casos, tratamientos, educación y asistencia integral a quienes lo necesitan y requieren. Sin escatimar esfuerzos, se entrega a los enfermos atención personalizada y para enfermos graves, apoyo a su familia y entorno. Se dictan charlas educativas sobre cuidado y prevención. No tienen subvención pública del Servicio de Salud, sí existe una buena comunicación en el área asistencial. En ésta oportunidad, fueron distinguidas (o); Dollys Torres, Orlando Vergara y Gaby Torreblanca por sus años de servicio (25 – 20 y 10).

La corporación descrita desde su parte técnica y reglamentaria como Institución constituye un interesante y necesario servicio de apoyo a la comunidad, desde el voluntariado. Pero nuestra visión y compromiso, debe ir mucho más allá. ¿Quién de nosotros, en inviernos crudos y crueles, cuando la lluvia arrecia, vientos y relámpagos irrumpen en nuestros hogares, y la televisión nos muestra desbordes, inundaciones, reconoce y aprecia la calidez y seguridad de nuestro propio entorno? Lo hacemos y pensamos con tristeza y preocupación, sobre esas imágenes vivas de la televisión, hombres, niños y mujeres, chapoteando en el barro, azotadas por la inclemencia. Estoy segura que todos o muchos lo hacemos. Y eso es natural, sensibilidad y caridad se expresan en el impacto. Luego, pasa el momento, pasa la imagen y pasa el dolor… Esta reflexión valga como analogía, al dolor del pensamiento cuando vemos un enfermo de cáncer, se observa y siente una pena interior, pronto, muchos volvemos a nuestro estado de privilegio y todo pasa… Pero hay gente como las DAMAS DE VERDE, voluntarias de CONAC, que observan en silencio, reciben serenas el impacto, piden un delantal verde; se les da y acoge y comienzan su misión de amor. No es fácil, comúnmente es el segmento más necesitado de la sociedad que recurre al servicio, con dolor pronunciado por las carencias y desesperanza.

Las palabras del Padre Oscar en la ceremonia religiosa, dirigidas a un grupo de invitados, entre los cuales se distinguían otros voluntariados; Damas de Rojo, Damas de Amarillo, Dra. Haydi Leiva, Las Hermanas, Bernardita y Teresa, de la Congregación Inmaculada Concepción de Nuestra Sra. de Lourdes, La Sra. Cecilia Valdés de CONAC, Peumo y otras personas. La celebración fue sobria y cálida como muestra de la personalidad de la propia institución. Quizás sea esta la oportunidad de invitarles a que nos acerquemos con nuestro aporte solidario y humana participación. (072- 24 26 66) El Sacerdote, también comprometido con esta abnegada misión, de asistir a enfermos en su apostolado, centró su mensaje en esta hermosa frase del evangelio: “Donde está tu tesoro, está mi corazón”. Planteando que al contrario de lo habitual, en una sociedad, individualista y egocéntrica, en la cual el tesoro es lo material, las Voluntarias en una actitud de servicio, ven desde sí mismas el tesoro en otros, ven ese tesoro en hombres, mujeres y niños, que sufren esta cruel enfermedad y dedican tiempo y vida, al paciente y su familia, pues estas Servidoras buscan como misión y descubren en el enfermo, el corazón de Dios.
COMENTE ESTA NOTICIA

Nombre:
Email:
Comentario:
Resuelva:
10-04-2013 Ana Maria Gonzalez CHandia dice:
ESTA ES UNA ENFERMEDAD DEL SIGLO , AVANZA COMO UNA EPIDEMIA ES URGENTRE TRATAR A LOS PACIENTES CON TODO EL AMOR DEL MUNDO , USTEDES SON ADMIRABLES SU ENTREGA SERA RECOMPENSADA POR EL BUEN DIOS. UNA MADRE QUE PERDIO A SU HIJITA