Viernes, 31 de Octubre del 2014
RECORDANDO
07 de Mayo del 2013
Mi bisabuela que residía en calle Gamero de Rancagua
Por Héctor González V.

Al mirar el calendario, vi que el 7 de mayo, según el Santoral, se indica el nombre de Domitila. Fue inevitable recordar a mi bisabuela, doña Domitila Caviedes, a quién alcancé a conocer en la época en que yo era estudiante, en las décadas de los años 20 y 30 del pasado siglo.

Ella tendría entonces alrededor de noventa años y gozaba de buena salud. A su fallecimiento se decía que tenía más de cien años. Conservaba costumbres adquiridas en su prolongada vida en el campo. Se levantaba muy temprano y comenzaba a cuidar del amplio jardín y huerta de su antigua casa, que estaba en la calle Gamero número 262. Allí vivía con su hija Celmira Caviedes v. de Valenzuela (mi abuelita materna), sus hijos, hijas, nietos y una sobrina. La casona, que yo de niño la encontraba enorme, tenía una cuadra de largo y llegaba hasta la calle Ibieta, en donde estaba el portón que daba acceso a carruajes y caballos.

En los tiempos que estoy recordando, la calle Gamero era eminentemente residencial, con solamente unos pocos pequeños negocios. La plazuela de Gamero esquina con Almarza era un espacio de encuentros para los vecinos del barrio y lugar de juegos para los niños. Se llamó “Argentina”, nombre que posteriormente fue cambiado por el actual de “Plaza Teniente Merino”.

Durante algunos años, frente a la Plazuela, en la esquina sur-oriente, en una casona que aún se conserva (con modificaciones), estuvo el Liceo de Niñas, que después fue cambiado a la Plaza de los Héroes.

Volviendo al nombre familiar, recuerdo haber conocido, años después en Rancagua, solamente una persona más que se llamaba Domitila y a la que sus parientes y amigos llamaban “Tila “ o “Tilita”. El nombre, que está en el santoral católico, deriva del italiano y significa “pequeña domadora”.

Antiguamente, antes del Concilio Vaticano, no estaba marcado en el día 7, sino en el 12.

En cuanto al nombre de la calle Gamero, es el homenaje póstumo en recuerdo del teniente Marcos Gamero Toro, que murió en la Plaza de Talca, en 1814, tratando de resistir a las tropas del coronel realista español, Ildefonso Eleorraga, en la guerra de la Independencia.

COMENTE ESTA NOTICIA

Nombre:
Email:
Comentario:
Resuelva:
07-05-2013 Jorge Andres dice:
Es agradable, traer al pte. como era nuestra ciudad. Con sus limites, al nte alameda al Sur millan al Este, freirey al Oeste la estación
09-05-2013 Juan dice:
Que grato es leer e ilustrarse con los recuerdos que hace don Héctor.Le solicito que prosiga con tan amenos y agradables apuntes de nuestro Rancagua.Además espero de las autoridades que nos escuchen el clamor que estamos pidiendo de reconocer a don Héctor González V.,orgullo de la ciudad,es Miembro de la Real Academia de la Lengua,entre otras disticiones a nivel Regional y Nacional.Una calle o avenida debe llevar su nombre EN VIDA. Gracias.