Viernes, 18 de Abril del 2014
CRONICA
27 de Mayo del 2013
Se agudiza escasez de mano de obra en la agricultura
Así lo señalaron el Seremi Mauricio Donoso y el presidente de la Federación de Agricultores de Cachapoal, Francisco Duboy.
Flor Vásquez Gómez

La escasez de mano de obra en la agricultura es un problema que se va a ir complicando año a año. Así lo señaló el presidente de la Federación de Agricultores de Cachapoal, Francisco Duboy, quien agregó que durante los dos a tres últimos años ha habido serias dificultades por esta situación. Explicó que hay algunos cultivos en que el problema se puede enfrentar con la mecanización “y de hecho se está haciendo en cultivos como los de fruto seco o fruto para la industria. Sin embargo, hay fruta que no resiste la mecanización y se necesita gente en el campo”.

Duboy, añadió: “Hay que enfrentar ese tema. Entiendo que ha habido algunos problemas con personas que se ha traído o que han llegado del extranjero a trabajar en la temporada agrícola. Por ejemplo, supe de un caso en Talca en que se estaba trayendo gente indocumentada, haciendo uso y abuso de esas personas”.

El presidente de la Federación de Agricultores de Cachapoal, indicó que “como asociación gremial hicimos una investigación al respecto y la verdad es que una buena parte de la gente que llega, tiene problemas en su país de origen, problemas de delincuencia y de otro tipo. No todos los que llegan de afuera, pero sí un porcentaje, lo que obliga a perder tiempo en investigarlo. Creo que debemos organizarnos; me llegó una propuesta de una empresa de Santa Cruz, Bolivia, que ofrecía traer gente con todos sus papeles en regla. Esa podría ser una alternativa, como lo hacen los europeos, traer gente sólo por el tiempo de cosecha. Creo que ese es un camino a explorar”.

Al respecto, el Seremi de Agricultura, Mauricio Donoso, expresó que, efectivamente, hay problemas en el agro por la escasez de mano de obra. Entre las medidas para enfrentar esa situación mencionó que se están haciendo huertos peatonales de cerezos; lo que implica bajar los cerezos, cuya cosecha requiere de bastante mano de obra. Al bajar la altura de estos frutales, quedan más al alcance del trabajador y es más fácil efectuar la cosecha.

Sin embargo, ello no soluciona la escasez de trabajadores para las faenas agrícolas. Donoso plantea que una alternativa es que a los reos, previa evaluación, se les dé la posibilidad de trabajar en el campo. “Estamos trabajando con el Ministerio de Justicia y con Gendarmería en la factibilidad de poner reos a trabajar en el tema agrícola. Lo veo como una gran alternativa, que además permite insertar a esa gente”.

En cuanto a la opción de traer trabajadores desde el extranjero, indicó que ese tema se está viendo con el Ministerio del Interior. “Hay que buscar soluciones porque ha habido muchos problemas por falta de gente”.

Respecto de la alternativa de contratar reos para trabajar en la temporada agrícola, Duboy señaló: “Hicimos alguna vez el intento años atrás, pero no es fácil trabajar con reos, sacarlos del penal y llevarlos al packing; aunque se haga una evaluación de los reos, igual implica tener vigilancia y eso tiende a transformar el huerto o el packing en un recinto penal más que en un lugar de trabajo. Creo que se puede dar trabajo a los reos, pero en el lugar de reclusión, donde ya tienen talleres de carpintería y otros”.

El dirigente reiteró que la mecanización es una buena alternativa para usar menos mano de obra, pero el problema es que sirve sólo para algunos cultivos y además está orientada a los grandes empresarios agrícolas que pueden invertir en la compra de maquinaria. “Los pequeños y medianos productores tienen pocas posibilidades de comprar esas máquinas, salvo que se asociaran”. Acotó que la máquinas para podar han dado buenos resultados.

Para Duboy, una buena alternativa ante la escasez de mano de obra en el agro es traer trabajadores de otros países, en forma reglamentada, por un periodo determinado. “Esto no es algo inusual en el mundo; en Estados Unidos y en Europa este tipo de trabajo (en el campo) lo hacen los inmigrantes”.

SEQUIA Y MEJOR USO DEL AGUA

Respecto de los problemas del cambio climático y la sequía (o disminución de lluvias y nieve), el Seremi Mauricio Donoso indicó que se está tomando varias medidas, de corto, mediano y largo plazo.

“Entre las medidas de corto plazo hemos hecho 3 leyes de riego regionales, hemos aumentado los fondos de la ley de riego 18.450, de 2 mil 899 millones de pesos a 8 mil 500 millones de pesos. Hemos aumentado al doble las obras asociativas de Indap, gracias a fondos regionales que hemos conseguido por aprobación del Core y se han multiplicado los proyectos; tenemos un promedio de 40 obras asociativas, obras de pequeños agricultores asociados, por ejemplo para mejorar un cauce”.

Agregó que “a mediano plazo estamos investigando sistemas de riego que nos ayuden a aminorar el gasto de agua. Esta región riega 215 mil hectáreas del millón 600 hectáreas con potencial agrícola. La séptima región riega 320 mil hectáreas”.

El Seremi Mauricio Donoso considera que “no estamos en sequía, el problema es que somos mal administradores del agua. Una de las falencias tiene relación con las organizaciones de regantes, en que lamentablemente no todos los cauces tienen regularizada la situación de que legalmente son dueños de las aguas. Ordenar un canal así es difícil, no tienen directiva, tampoco pueden postular a los beneficios del Estado”.

Añadió que otra falencia corresponde a la infraestructura de riego, la que en un porcentaje importante terminó su vida útil, por lo que “hay que ir renovando muchos canales. También hay que considerar los daños causados por los terremotos de 1985 y de 2010, varias obras resultaron dañadas”.

Para mejorar el uso del agua y aumentar la eficiencia del riego se ha buscado incorporar innovaciones. “Se ha trabajado en el tema investigación. Por ejemplo, de las 215 mil hectáreas que se riegan en la región, alrededor de 40 mil son de maíz. El maíz usa principalmente dos sistemas de riego: riego por surco y el riego por tendido. Ambos son ineficientes”.

Subrayó que para ahorrar agua hay que ser más eficientes. “Vimos que existía un sistema que se usa mucho en Estados Unidos y en Brasil, que se llama el riego por pulso. Funciona por una manga que se pone en los cabezales de la hilera, va abriendo válvulas, va haciendo avanzar el agua y corta. Satura los primeros centímetros del suelo, corta, abre de nuevo, avanza, el agua pasa por encima y no profundiza”.

Explicó que en cambio, el riego por surco tiene la desventaja que “en los primeros metros del surco infiltra mucho por el peso del agua y ahí se va todo el fertilizante; hoy día tenemos napas subterráneas con contaminación por nitrógeno. Con el sistema por pulso el riego es parejo, podemos ahorrar un 25 por ciento de agua; funciona con energía solar, con un mini cerebro, puede regar hasta 50 hectáreas y cuesta entre 1 millón a 1 millón 200 mil pesos”.

Agregó que está promoviendo el uso de este sistema en la pequeña y mediana agricultura. “Si se consigue un subsidio para este sistema, si todos los maiceros ocuparan este sistema, se podría ahorrar 547 millones de metros cúbicos de agua. Una hectárea de maíz ocupa entre 14 mil y 17 mil metros cúbicos de agua al año.”

Puntualizó que en este tema se está trabajando con el Instituto de Investigaciones Agropecuarias, INIA, contándose con campos experimentales en que se está usando el sistema de riego por pulso, que además de agua ahorra fertilizante.

Añadió que se está trabajando con la Universidad de Chile en el sistema de riego por sonda para los frutales. “Los fruteros creemos que a medida que le tiramos más agua al árbol el calibre de la fruta va a ser más grande; el problema es que las raíces necesitan oxígeno, con el exceso de agua se le quita el oxígeno a las raíces. Por eso hay que usar un sistema más adecuado”.

Otra medida ante el déficit de precipitaciones es la estimulación de las nubes, a través del yoduro de plata. “Tenemos 25 equipos instalados en la cordillera, cuando las nubes están cargadas ahí hay que estimularlas. Esta es la región en la que más ha funcionado este sistema, que también se usa en las regiones Tercera, Cuarta y Quinta; sumándose ahora la Metropolitana y la Séptima. Genera un aumento de agua de entre un 10 a 15 por ciento, eso es valioso”.

Informó que “a largo plazo estamos haciendo un plan hídrico regional. Considero que es importante tener una radiografía de lo que es la región hoy hídricamente. Para proyectarnos hacia adelante tenemos que hacer un plan hídrico; en Nueva Zelanda lo tienen. Este plan va a decir cómo se van a comportar los diferentes cauces en 50 años y va a identificar las principales falencias de acumulación, distribución y conducción de agua”.

Respecto de obras en proyecto, Donoso indicó que se están haciendo los estudios de prefactibilidad de construcción de un embalse en Rengo y de otro embalse en Codegua. “También, se está viendo la factibilidad de hacer una recarga acuífera en la zona de Marchigüe; las napas también pueden servir de embalse. Son grandes bóvedas que existen en el subsuelo, podemos echar agua y así se van recargando los acuíferos”.

En el secano se construirá mini tranques. “Este gobierno va a dejar financiada la construcción de 120 minitranques. Además, estamos trabajando con la cosecha de aguas lluvias en el secano; la gente acumula agua a través de los techos, de las canaletas, ha dado buenos resultados y es un proyecto que se está copiando en otras regiones”.

Mauricio Donoso, agricultor y Seremi de Agricultura, considera que en Chile no se le da la importancia y apoyo que este sector requiere. “La agricultura es importante para los que vivimos de la agricultura. Sin embargo, pienso que como país tenemos que hacer lo mismo. Porque da empleo a mucha gente y porque somos muchos más de los que el Estado cree: en la agricultura no solamente hay que considerar al que trabaja en la tierra, sino que también a todo lo que se relaciona con ella, a los packing, a los camiones que transportan fruta, a los molinos y varias otras actividades”. Ese es el desafío país, enfatizó.

¿Cómo estuvo la temporada agrícola?

El presidente de la Federación de Agricultores de Cachapoal, Francisco Duboy, indicó que en “términos generales no estuvo mala la temporada. En general el precio de la fruta estuvo bien, tanto en fruta fresca como en fruta seca. Hubo una baja de producción a raíz el tema climático, por estas primaveras raras que hemos tenido”.

Agregó: “Tuvimos problemas con la uvas, por la lluvia que cayó en diciembre y que afectó la condición de la uva, a lo que se sumó el paro del puerto. Tuvimos unos 20 días la fruta parada, era mayoritariamente uva; una cantidad importante de pallet se debió botar en Estados Unidos, unos 7 mil pallets (1 pallet de uva tiene 2 mil cajas) porque esa fruta no estaba en condiciones de ser vendida. Y hubo que asumir el costo de producción y el pago del flete”.

En cuanto a la sequía, Duboy señaló que “el problema pasa por el clima. El tema del agua en esta Región es un problema serio; nuestro planeamiento desde hace tiempo es que el mundo funciona con las aguas subterráneas, nosotros tenemos la sensación de que en esta región no hay un estudio serio que avale la decisión de la DGA (Dirección General de Aguas) de decir que no hay derechos de agua subterránea para nadie”.

PLANIFICANDO EL RIEGO

A raíz de los problemas de sequía que ha afectado a la zona central del país, como también a la falta de ordenamiento geográfico, la Secretaría Ministerial de Agricultura, la Comisión Nacional de Riego (CNR) y la Dirección General de Aguas (DGA), en conjunto con el Gobierno Regional, están trabajando hace más de un año en un ambicioso proyecto que pretende ordenar las prioridades de cada una de las cuencas existentes en esta región, de acuerdo a los instrumentos que tiene el Estado y también respecto a los beneficios que traerá cada obra que sea necesaria realizar.

En esa línea se enmarca el Plan Hidrológico Regional, que se espera materializar el próximo año.

El Seremi de Agricultura, Mauricio Donoso, explicó la importancia que va a tener para la agricultura regional esta iniciativa: “Somos una región netamente agrícola y por tanto necesitamos tener claro dónde se deben enfocar los esfuerzos para levantar proyectos que ayuden a mejorar la eficiencia y la calidad hídrica de la región. Por ejemplo, las condiciones del río Tinguiririca pueden ser diametralmente opuestas a las del río Cachapoal de un año a otro, por tanto las necesidades son distintas y las obras de regadío que se ejecuten también van a ser distintas, por ello es tan relevante este proyecto que traerá consigo innumerables beneficios y también un ordenamiento para los agricultores”.

Ver Galeria
COMENTE ESTA NOTICIA

Nombre:
Email:
Comentario:
Resuelva: