Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Diario Digital

Lee la Edición de Hoy

Hidatidosis humana:Enfermedad parasitaria se ha transformado en un serio problema de salud pública

Comparte esta noticia

- En algunas comunas de la Región se registran altas tasas de esta patología que es transmitida por el perro y que puede ser mortal. - Seremi de Salud inició una campaña de prevención. Uno de los objetivos es que la gente que faena corderos no les dé las vísceras crudas de esos animales a los perros.Cuando una persona se contagia con los huevos del parásito, éstos ingresan a su organismo, dando origen a quistes de gran tamaño, en el pulmón, hígado u otros órganos.
Anuncios

Al perro hay que desparasitarlo y no darles alimentos crudos.Flor Vásquez

Es una patología que puede ser mortal. De hecho, en la Región de O’Higgins han fallecido algunas personas a raíz de esta enfermedad parasitaria que se denomina hidatidosis y que es transmitida al ser humano por el perro, el que a su vez se infecta con el parásito (la lombriz Echinococcus granulosus) al consumir vísceras crudas de ovejas y corderos.
La situación se ha convertido en un problema de salud pública. A tal nivel que la Seremi de Salud inició una campaña de educación y prevención de esta enfermedad parasitaria.
El jefe de Epidemiología de la Seremi de Salud, José Rodríguez, advirtió que la tendencia de la hidatidosis va en aumento en la Región de O’Higgins, a diferencia del nivel nacional, en el que se observa un descenso sostenido en los últimos años.
En nuestra región se registran altas tasas de esta enfermedad parasitaria, especialmente en las comunas de la provincia de Cardenal Caro y dentro de ésta en las comunas de Lolol (53,31), Litueche (49,31), Pumanque (35,43) y Marchihue (33,19).
En ésas y otras localidades, sobre todo del secano costero, muchas familias crían ovejas y corderos para su propio consumo. Cuando faenan esos animales, tienen la costumbre de dar las vísceras crudas a los perros. Y ahí está el problema. Es esta práctica la que mantiene el ciclo de la lombriz y aumenta el riesgo de transmisión de la enfermedad desde el perro al ser humano.
-¿Qué motivó a la Seremi de Salud a iniciar una campaña de prevención de la hidatidosis? Cuando una persona se contagia con los huevos del parásito, éstos ingresan a su organismo, dando origen a quistes de gran tamaño, en el pulmón, hígado u otros órganos.
-“Porque la hidatidosis es una enfermedad que puede ser mortal. Si bien no es una patología aguda que vaya a producir una epidemia o gran cantidad de casos en un corto periodo, las personas que la padecen tienen un problema crónico, cuyos síntomas van aumentando en intensidad a medida que va pasando el tiempo. También va aumentando el riesgo de tener más problemas de salud e incluso el peligro de morir. Es una enfermedad transmitida por el perro y es de muy fácil prevención”.

PELIGROSOS QUISTES
Cuando una persona se contagia con los huevos del parásito, éstos ingresan a su organismo, dando origen a quistes de gran tamaño, en el pulmón, hígado u otros órganos.
-¿Por qué si es tan fácil prevenir esta enfermedad siguen apareciendo casos de hidatidosis?
-“Tenemos varios casos porque la gente no sabe cómo prevenirla. En eso estamos, tratando de difundir estas simples medidas de prevención. Una vez que la persona está enferma, la curación es muy difícil y el tratamiento siempre es quirúrgico. En ocasiones se producen muchos quistes y el cirujano no siempre puede sacarlos todos. Es una enfermedad de curación difícil, pero de prevención fácil; por lo tanto estamos haciendo énfasis en prevenir”.
-¿Qué se ha observado en las comunas con altas tasas de hidatidosis?
-“Este es un problema mundial y está relacionado con el hecho de que como especie humana convivimos, cohabitamos con el perro. El perro es un animal que puede tener parásitos en su intestino y vivir mucho tiempo con éstos sin que le provoque daño de importancia. Generalmente es una parasitosis que en el perro tiene pocos síntomas. En el campo, es usual que la gente faene un animal y le dé las vísceras crudas al perro. Precisamente en las vísceras del cordero u oveja (infectado) van quistes que cuando son ingeridos por el perro reproducen al parásito en el interior de su intestino. Las personas, al acariciar al perro o darle besos, pueden contagiarse con los huevos del parásito. Porque el perro cuando se hace aseo en la zona anal se pasa la lengua por ese lugar y después por otras partes del cuerpo. Entonces, sí tiene el parásito, alrededor de su ano van a haber huevos y el perro los va a esparcir con su lengua en todo su pelaje. Además, al defecar el perro también va a dejar huevos en el medio ambiente, en el pasto, por ejemplo. Las ovejas se contagian al comer ese pasto, el perro consume las vísceras crudas contaminadas y así se mantiene el ciclo. El ser humano puede enfermar por el contacto con el perro infectado o por consumir verduras contaminadas”.
-¿Qué pasa en el organismo del ser humano?La cirugía para extraer los quistes es muy compleja.
-“Una vez que ingiere el huevo, en el intestino se libera una larva que se va a instalar en el hígado o en los pulmones, a veces en los riñones, incluso en el cerebro de la persona. Y ahí empieza a generar un quiste que empieza a crecer; se ha visto casos de quistes gigantes, como el de una paciente de Lolol que tenía un quiste de 21 centímetros de diámetro, casi del tamaño de una pelota de fútbol. Si ese quiste se rompe antes que se opere la persona, puede causarle la muerte”.
-¿Tan peligroso es?
-“La verdad es que es un problema serio. La única arma eficaz y barata es la prevención: no dar vísceras crudas a los perros”.

NUNCA DAR VISCERAS CRUDAS
-¿Es difícil erradicar esa costumbre? ¿Se está promoviendo que la gente eche a cocer las vísceras?
-“Sí. Porque si la gente tira las vísceras del animal a la basura, el perro las saca y se las come: si las entierra, también las va a sacar. De manera que la forma de evitar que el parásito se reproduzca y no siga causando daño es cocer las vísceras. Este problema es más frecuente en el campo, donde la gente cría animales y los faena para su consumo familiar. Desde el punto de vista de la alimentación no está mal que les den las vísceras a los perros; lo que está mal es que se las den crudas. Al cocerlas, se elimina el parásito, ya no se puede reproducir”.
-¿El cordero puede transmitir el parásito al ser humano?
-“La oveja, el cordero, la cabra, el vacuno, no transmiten el parásito a las personas”.
-¿Es cierto que se han registrado casos fatales, personas que han muerto por los quistes que genera el parásito?
-“Tenemos testimonios y también en las estadísticas de los últimos años hay algunos casos de fallecimiento por una enfermedad que como le decía es absolutamente prevenible”.
-¿Qué síntomas puede tener la persona afectada?
El jefe de Epidemiología de la Seremi de Salud, José Rodríguez, advirtió que la tendencia de la hidatidosis va en aumento en la Región de O’Higgins, a diferencia del nivel nacional, en el que se observa un descenso sostenido en los últimos años.-“Generalmente llega a consultar al médico porque le duele la espalda, tiene dolor alrededor del hígado o porque no puede respirar bien. Ante la sospecha se realizar algunos exámenes, como ecografía, scanner, para identificar el problema y ubicar dónde está el quiste. Hecho el diagnóstico, el tratamiento es quirúrgico. Y la operación no es una cirugía sencilla, es muy compleja porque estos quistes afectan órganos vitales. En el caso de un quiste en el pulmón, hay que abrir el tórax y entrar al pulmón, que es un órgano muy delicado. Al extraer el quiste, queda un espacio en el pulmón que el cirujano tiene que tratar de cicatrizar. Es una operación complicada. Además, hay que tener sumo cuidado de que mientras se opera no se rompa el quiste, ya que si se rompe el problema es peor, sale todo lo que está dentro del quiste, se puede diseminar, pueden crecer muchos quistes nuevos a partir del derrame del original. Asimismo, si se rompe el quiste, el paciente puede sufrir un shock por el hecho de que aparezcan de pronto dentro de su organismo muchos parásitos que estaban encerrados, eso puede ser grave. Tras la cirugía, el paciente debe quedar varios días hospitalizados y unas tres a cuatro semanas con reposo”.
-¿Se ha considerado la posibilidad de hacer detecciones de casos?
-“Es probable que se pueda hacer una actividad de detección precoz. Sin embargo, el énfasis está en la prevención, para evitar que esta enfermedad continúe progresando en nuestra población, particularmente en el secano costero, donde hay más crianza de ganado ovino”.
-¿Cómo se ha desarrollado la campaña de prevención?
-“Nos coordinamos con los directores de educación municipal de las comunas más afectadas e iniciamos una serie de actividades dirigidas a los niños para que éstos ayuden a cambiar la conducta de dar vísceras crudas a los perros. Elaboramos un video educativo sobre la hidatidosis, que se entregó a escuelas de esas comunas; también distribuimos trípticos educativos, capacitamos a los profesores en el tema y organizamos concursos de pintura y de murales, con premios para los niños y para las escuelas, en Lolol, Litueche y Marchihue”.
-¿Se ha pensado también en desparasitar a los perros?
-“Entre los médicos veterinarios no hay acuerdo respecto de si es conveniente o no. Los perros, al tener muchos parásitos van a eliminar una cantidad importante de huevos, que al defecar los van a ir dejando cantidad en el medio ambiente, en el pasto; lo que va a contaminar con mayor fuerza a las ovejas y las verduras que crecen a ras de suelo. La Cátedra de Parasitología de la Universidad de Chile no recomienda tratamiento masivo. Estamos evaluando la situación”.
-¿Qué recomendación puede entregar respecto a la costumbre de algunas personas de acariciar y besar a sus perros?
-“El perro es el mejor amigo del hombre. Lo que pasa es que si es mi mejor amigo yo tengo que cuidarlo, alimentarlo bien y mantenerlo sano. No hay que darle alimentos que lo puedan enfermar, nunca vísceras crudas, ni huesos ni carne cruda. Cada cierro tiempo conviene desparasitarlo, por lo menos cada tres meses. Y la recomendación: si usted acaricia su perro, después lávese las manos; y nunca bese al perro, no es higiénico”.

Anuncios
Anuncios
Anuncios
Anuncios
Anuncios