Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Diario Digital

Lee la Edición de Hoy

Aún no retiran el cuerpo de uno de los acribillados

Comparte esta noticia

-Mientras el padre de una de las víctimas reiteró que su hijo “no era un delincuente” y que su muerte fue “debido a la mala suerte”, el cuerpo de la otra persona baleada —que venía saliendo de la cárcel—, aún esta en la morgue.
Anuncios

Personal de la SIP de Carabineros y de la BH de la PDI, se encuentran investigando el caso. Felipe Alvear Silva / J.P.
Fotos: J.P.

Mientras la SIP de Carabineros y la Brigada de Homicidios de la Policía de Investigaciones de Santa Cruz se encuentran realizando diligencias para dar con él o los responsables de la muerte de Ricardo Méndez Hernández (30) y de José Luis Puebla Campos (25), que fueron acribillados mientras transitaban en una motocicleta por la Ruta I-720, familiares del dueño de la motocicleta señalaron que su hijo “no era ningún delincuente”, y que su muerte “fue un error”.
El padre de José Luis Puebla, Juan de Dios Puebla Ramírez, comentó que se encontraban en su casa en la comuna de Palmilla, preocupado porque su hijo mayor no había llegado, cuando recibieron el llamado de un vecino que pasó por el sitio donde se cometió el crimen, que relataba haber visto dos cuerpos sin vida, y una motocicleta parecida a la de su hijo. Al llegar al lugar, el padre pudo percatarse que efectivamente se trataba del vehículo de su hijo, y que lamentablemente era José Luis el que estaba en el suelo, sin vida.
“En la familia estamos todos mal, yo como padre muy mal. Para que decir sus hermanos, todos dolidos ya que el era mi hijo mayor. Esto fue algo bastante grande para nosotros como familia. Es un dolor muy grande, que nada lo repara. Lo único que pido que se haga justicia, nada más. Porque la justicia es muy mala, sólo hay para los ricos, para los pobres como nosotros no existe”, señaló profundamente dolido el hombre.

Aun no retiran el cuerpo
Cabe recordar que José Luis Puebla se encontraba jugando fútbol en una cancha de la ciudad de Santa Cruz, con sus compañeros de trabajo del supermercado Fama. Cuando el partido ya había terminado, se subió a su motocicleta con rumbo a su casa, en la comuna de Palmilla. Cuando transitaba por la Ruta I-720, pronto a llegar a la intersección de la carretera I-50, encontró en el camino a su vecino Ricardo Méndez Hernández, que iba saliendo de la Cárcel de Santa Cruz, donde cumplía condena por robo y receptación. El hombre que iba saliendo del partido de fútbol, lo recogió para llevarlo, ya que lo conocía y no habían tenido problemas. Minutos más tarde, fueron baleados por antisociales que habrían tenido rencillas pendientes con Méndez.
Ya han pasado tres días de la lamentable muerte de estos dos jóvenes. Mientras la familia de Puebla está unida para mitigar el dolor, en el caso de Méndez la situación es muy distinta. Hasta ayer en la tarde, no se había acercado ni un familiar de Ricardo a retirar su cuerpo, ya que no son de la zona. Su esposa, que vivía con él justo frente a José Luis Puebla en la comuna de Palmilla, estaría en la ciudad de Santiago donde dio a luz a un hijo de Ricardo Méndez, justo el mismo día en que fue baleado

Anuncios
Anuncios
Anuncios
Anuncios
Anuncios