Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Diario Digital

Lee la Edición de Hoy

Hipertensión y obesidad disparan cifras de infarto agudo al miocardio

Comparte esta noticia

-El cardiólogo Roberto del Pino señaló que un problema adicional es que un alto porcentaje de los pacientes que sufren un infarto consultan en forma tardía, lo que aumenta el daño en el tejido del corazón. “Ante un caso de infarto, hay un período que nos permite aplicar una droga que se llama estreptoquinasa, la cual hace que el coágulo se disuelva y de esa forma se puede salvar tejido cardíaco”, señaló el cardiólogo Roberto del Pino.
Anuncios

“Ante un caso de infarto, hay un período que nos permite aplicar una droga que se llama estreptoquinasa, la cual hace que el coágulo se disuelva y de esa forma se puede salvar tejido cardíaco”, señaló el cardiólogo Roberto del Pino.Flor Vásquez

El infarto agudo al miocardio es una emergencia médica que sigue en aumento. Y que cada vez se está presentando en personas más jóvenes.
La situación preocupa a las autoridades de salud, puesto que el infarto es una causa frecuente de muerte o de graves secuelas.
Lo que también preocupa a los médicos cardiólogos es que muchos pacientes con infarto consultan tardíamente en los servicios de urgencia. Un alto porcentaje de personas llega al hospital cuando el corazón ya tiene un severo daño, mientras que otro grupo simplemente muere antes de recibir atención médica.
Por ello, el cardiólogo y subdirector médico del Hospital Regional Rancagua, Roberto del Pino, subraya que ante una sospecha de infarto cardiaco se debe acudir en forma inmediata a un servicio de urgencia.
“La población chilena —precisó— tiene como primera causa de mortalidad la enfermedad cardiovascular. Y en ese contexto aparece como un fenómeno creciente el infarto agudo al miocardio. Además se observa un gran aumento de los accidentes vasculares encefálicos, que la gente conoce como trombosis o embolia cerebral”.
“El infarto —agregó— ha ido aumentando por diversos factores, como la obesidad y el sobrepeso, la mala alimentación, el tabaquismo; enfermedades agregadas como la hipertensión arterial, diabetes y problemas del colesterol, que son las enfermedades del siglo 21”.
Explicó que en el infarto al miocardio se muere una zona de tejido cardíaco; esto porque se produce una trombosis en la arteria coronaria (que nutre el corazón), la cual se tapa e impide que llegue la sangre. Entonces, ese tejido al no recibir sangre se infarta y se muere”.
Un problema adicional es que los pacientes están consultando muy tarde. “Ante un caso de infarto, hay un período que nos permite aplicar una droga que se llama estreptoquinasa, la cual permite que el coágulo se disuelva y de esa forma se puede salvar tejido cardíaco”, señaló el cardiólogo.La hipertensión arterial es una causa frecuente de insuficiencia renal, que obliga a los pacientes a someterse a hemodiálisis.
Añadió que a esa terapia se le conoce como trombolisis. “Es un procedimiento que debiéramos realizar en mayor cantidad, pero que actualmente se está realizando en alrededor de un 22 a 23 por ciento de los pacientes que sufren infarto”.
-¿A qué se debe que los pacientes no consulten en forma más precoz?-“Pensamos que falta información y educación sobre la importancia de consultar en forma inmediata ante un cuadro sospechoso de infarto cardiaco, especialmente los pacientes que tienen factores de riesgo. Para el diagnóstico de un infarto se requiere siempre del apoyo de un electrocardiograma. Nuestra región está inserta en un sistema nacional de teleelectrocardiografía, lo que significa que los hospitales y consultorios tienen la posibilidad de enviar vía digital el electrocardiograma a un centro en Santiago que está interconectado con más de 600 centros del país y que cuenta con cardiólogo las 24 horas del día; lo que permite hacer el diagnóstico más rápido”.

SINTOMAS Y TRATAMIENTO
A través de equipos como el ecocardiógrafo se puede observar el corazón.“Una vez realizado el diagnóstico de infarto agudo al miocardio hay que hacer trombolisis, pero siempre que esté dentro del período en que es efectiva, es decir dentro de las primeras seis horas y bajo ciertas condiciones (edad del paciente, enfermedades concomitantes) se podría prolongar ese período hasta las 12 horas”, indicó el doctor del Pino.
Sin embargo, “un número importante de pacientes llega al hospital después de las 12 horas y ya no hay posibilidades de hacer trombolisis, porque está demostrado estadísticamente que el porcentaje de recuperación del músculo después de las 12 horas es muy bajo, la droga ya no hace efecto”.
“En este momento estamos en una campaña de concientizar a la población para que consulte precozmente en caso que presente síntomas sospechosos de infarto”.
-¿Cuáles son los síntomas?El electrocardiograma permite detectar diversas alteraciones cardiacas.
“El síntoma clásico es el dolor en la región cardíaca. El corazón está del centro del pecho hacia la izquierda. Ese dolor asociado a una sensación de opresión, como si le estuvieran poniendo un pie encima; a una sensación de ahogo y de cansancio súbito, es lo característico. Muchos pacientes que han tenido infarto describen una sensación de muerte inminente. Cuando el paciente empieza con el dolor en el pecho tiene que consultar rápidamente. El diagnóstico precoz se basa en tres elementos: sospecha clínica, examen (electrocardiograma) y eventualmente la confirmación con enzimas cardíacas. Hecho el diagnóstico se realiza la trombolisis con estreptoquinasa, droga que bien colocada tiene una alta efectividad. En ese contexto, lo que estamos tratando de hacer es que la gente aprenda a reconocer los síntomas del infarto y aprenda también a reconocer los factores de riesgo que hay asociados”.
-¿Hay avances en la prevención de los factores de riesgo?
“La política de salud está orientada a ser preventiva; si la prevención no ha dado resultado, pasa a ser terapéutica. Se hacen campañas, pero hay un sector importante de la población que no responde a la prevención. Muchos cambios de conducta, en alimentación y estilo de vida, guardan relación con la infancia. Es sumamente importante entender que cada vez que una persona es declarada hipertensa o diabética, la familia debe tener un cambio global de conducta. Se debe aprender a comer en forma ordenada, una alimentación sana, buscando una mejor calidad de vida, todo lo cual empieza con la familia”.
-¿La obesidad y la hipertensión arterial están dentro de los principales factores de riesgo del infarto y las enfermedades cardiovasculares?.
“En el caso de la hipertensión arterial, en Chile estamos llegando a cifras cercanas al 25 por ciento. Es decir, un 25 por ciento de la población adulta (mayores de 18 años) tiene hipertensión. A los cardiólogos nos preocupa la cardiopatía coronaria porque tiene una alta mortalidad, implica una gran cantidad de años de vida perdidos y también deja a muchos pacientes con graves secuelas. El tabaquismo, el sedentarismo, colesterol alto, también son factores de riesgo”.
-¿De qué depende la gravedad del infarto?
-“Entre otras cosas, depende del lugar afectado. Si se afecta principalmente la coronaria izquierda, que controla la circulación del ventrículo izquierdo, generalmente el paciente queda muchísimo más dañado, porque la bomba mecánica del corazón la hace el ventrículo izquierdo. Cuando se afecta, queda traposo, no sirve, es poco lo que trabaja y entra en insuficiencia cardiaca. Los pacientes se levantan y tienen la sensación de ahogo; ante mínimos esfuerzos se ve enfrentado a congestión pulmonar, edema agudo de pulmón”.

IMPORTANCIA DEL ELECTROCARDIOGRAMA
-¿Es importante realizar un electrocardiograma para confirmar el diagnóstico de infarto?

-“Reitero la importancia de la consulta precoz ante la sospecha de un infarto. El paciente que siente un dolor al pecho puede exigir que le hagan un electrocardiograma”.
-¿Qué cambios aparecen en el electrocardiograma cuando hay un infarto?
-“En general, cuando hay un infarto agudo al miocardio aparecen algunas alteraciones. El electrocardiograma tiene varios segmentos; lo más clásico en el infarto es la elevación del segmento ST, eso implica que hay una lesión que se está produciendo en el corazón. Cuando aparece lo que se llama onda Q significa que hay necrosis, que allí ya se murió el tejido”.
-Conozco el caso de una persona que murió a causa de un infarto y que en las horas previas el único síntoma que tuvo fue dolor de estómago. ¿Qué explicación hay para ese caso?
-“Lo más probable es que haya sido un infarto de pared inferior. Los seres humanos tenemos un músculo llamado diafragma, que separa al tórax del abdomen. El corazón descansa sobre el diafragma; incluso, en las personas obesas el corazón está prácticamente acostado sobre el diafragma. En esa zona hay varios nervios y se produce dolor referido; el dolor es en la cara inferior, pero se expresa hacia fuera como dolor de estomago. Por ello, hay que poner atención ante un dolor de estómago, especialmente si la persona tiene algún factor de riesgo, como hipertensión, colesterol alto, antecedentes familiares; podría tratarse de un infarto. Y de allí la importancia que el paciente consulte precozmente”.
-¿Es poco usual que sufra un infarto una persona que no tiene los factores de riesgo clásicos?
-“Estadísticamente es muy baja la probabilidad de que una persona sin factores de riesgo sufra un infarto. Sin embargo, se debe señalar que hay infartos que se producen por otras causas, distintas a los coágulos y a las grasas. Por ejemplo, la existencia de puentes musculares podría provocar un infarto. Explico: una persona podría tener un pedazo de músculo montado sobre la arteria coronaria; entonces en una situación de estrés el músculo se contrae sobre la coronaria, la aprieta, la cierra y produce un infarto por un fenómeno vaso espástico. Otra causa puede ser por enfermedades infecciosas o inmunológicas. Además, el consumo de drogas está dentro de las causas de infarto”.
-¿De que manera pueden desencadenar un infarto las drogas ilícitas, como pasta base, cocaína y otras?
-“Hace 10 años era muy raro tener un caso de infarto en un hombre menor de 30 años; ahora se están presentando infartos en personas jóvenes e incluso en niños de 14 años, y todo por el uso de drogas. La droga produce un fenómeno de inestabilidad, vasoespamos”.
-¿Es similar la incidencia de infartos en hombres y mujeres?
-“La cifra de infartos es menor en las mujeres que en los hombres, pero sólo en el grupo de aquellas que no han llegado a la menopausia. Los estrógenos que produce el organismo en la época fértil protegen a la mujer de las enfermedades coronarias. Entre los 45 a 48 años aumentan los casos y de 60 a más años las mujeres tienen cifras similares a la de los hombres”.

MUERTE SUBITA

El doctor del Pino señaló que no se debe señalar al paro cardiaco como causa de muerte, ya que todas las personas finalmente mueren de paro cardiaco, pero éste se produce por diversas causas.
Además, indicó que es recomendable que los niños, jóvenes y adultos que realizan ejercicio físico de alto nivel, previamente se sometan a una evaluación cardiovascular. Hay enfermedades que son asintomáticas hasta ciertas etapas de la vida. Por ejemplo, los pediatras deben estar atentos a la miocardiopatía hipertrófica, al crecimiento del corazón en los niños, porque ésa es una causal de muerte súbita; el corazón crece tanto que se congestiona fácilmente y eso puede provocar una falla cardiaca y el paciente puede morir.
Con un electrocardiograma se puede detectar alteraciones eléctricas que pueden condicionar lo que se llama muerte súbita. Es conveniente que la gente que piensa hacer ejercicio de alto nivel se realice un electrocardiograma y una evaluación con un cardiólogo. En caso necesario, la persona podría someterse a un test de esfuerzo, el cual permite determinar la capacidad física, la aparición precoz de alguna alteración, comportamiento de la presión arterial y otros aspectos.

Diagnóstico de hipertensión arterial
El cardiólogo Roberto del Pino explicó que normalmente los seres humanos tenemos mecanismos químicos y hormonales que hacen que la presión arterial se mantenga regulada entre ciertos valores. “La presión tiene un comportamiento circadiano, es decir a lo largo de un ciclo de 24 horas sube y baja dentro de un rango”.
Precisó que hasta 135 con 85 o con 89 se puede considerar presión límite normal. “Sobre esas cifras es hipertensión; bajo 90 con 60 es hipotensión”.
Agregó que “cuando se pierden los mecanismos de regulación empieza a aparecer la hipertensión, sobre 14º con 90”.
Para hacer el diagnóstico de hipertensión se debe realizar tres tomas de presión arterial, en distintos días y a la misma hora. Con tres tomas sobre lo normal se hace el diagnóstico. Además, existe la alternativa de usar un equipo portátil, que se instala en el brazo, y que graba 360 a 380 tomas de presión durante las 24 horas. Esto último permite observar las variaciones de la presión arterial y ver si la terapia está bien hecha; asimismo aclara la situación en los casos de la llamada “hipertensión de delantal blanco”, que corresponde a la que se presenta en algunas personas en presencia de un médico o personal de salud. Un cierro número de pacientes se pone nervioso ante la presencia del médico y por ese motivo le sube la presión.
En general, la hipertensión no da síntomas; aunque algunos pacientes refieren dolores de cabeza, zumbido en los oídos. “Y cuando la presión sube mucho puede haber un compromiso de conciencia. Con la presión alta el vaso sanguíneo se distiende mucho; los vasos grandes resisten más los cambios de presión, pero no así los más pequeños, como los de la retina, que podrían romperse”, indicó el médico.
Subrayó que la persona hipertensa debe controlarse y no llegar a una emergencia hipertensiva, que es “cuando sobrepasa los niveles tolerables y pone en riesgo su vida; el punto de corte son los 200 con 100 a 110. Hay un momento en que esto se transforma en urgencia hipertensiva, si no se baja la presión al paciente se puede morir”.
Añadió que “cuando no se logra controlar la presión, el vaso se rompe; en la zona del cerebro aparece la hemorragia intracerebral, el accidente encefálico hemorrágico, que puede ser fatal o dejar graves secuelas. El paciente no debe esperar llegar a eso, tiene que ir a un servicio de urgencia para que le bajen la presión arterial con medicamentos”.
-¿La hipertensión se controla con medicamentos?
“Existe una serie de medicamentos, lo importante es que cada paciente tenga una terapia adecuada; el médico debe ir adecuando las dosis. No obstante, hay que señalar que sólo un 40 por ciento de los pacientes hipertensos se controlan bien y siguen las indicaciones. Esto se debe a que presentan pocas molestias, pero el problema es que su organismo se está dañando. La hipertensión produce daño en la retina y puede causar ceguera, también puede provocar insuficiencia renal, infartos y varias otras enfermedades graves; las más frecuentes afectan al corazón, retina, cerebro y riñón”.
-¿Por qué se restringe el consumo de sal a los hipertensos?
“La sal es un soluto osmóticamente activo, significa que cuando se absorbe en el intestino entra a la sangre y cuando la sal entra a un lugar arrastra agua; entonces aumenta el volumen dentro del vaso sanguíneo y eso aumenta la presión arterial. Cuanta más sal en el cuerpo, más agua se retiene en la circulación, y más puede aumentar la presión arterial, lo cual a su vez puede aumentar la tendencia de las arterias a hacerse más estrechas”.

Electrocardiograma
Un electrocardiograma (ECG) es un procedimiento sencillo y rápido que registra la actividad eléctrica del corazón. Se utiliza para medir el ritmo y la regularidad de los latidos, así como el tamaño y posición de las aurículas y ventrículos, cualquier daño al corazón y los efectos que sobre él tienen las drogas.

Consecuencias de la hipertensión
El corazón es el músculo mas importante del cuerpo, su función principal es bombear la sangre a los pulmones y al resto del cuerpo, es un órgano hueco que recibe sangre de las venas y la impulsa hacia las arterias. Está irrigado por las dos primeras ramas de la aorta, que son la coronaria izquierda y la coronaria derecha.
El corazón bombea sangre a través de una red de arterias, venas y capilares. La sangre en movimiento empuja contra las paredes de las arterias y esta fuerza se mide como presión arterial.
Las lecturas de presión arterial miden las dos partes de la presión: la presión sistólica y la presión diastólica. La presión sistólica es la fuerza del flujo sanguíneo por una arteria al latir el corazón. La presión diastólica es la fuerza del flujo sanguíneo dentro de los vasos sanguíneos cuando el corazón descansa entre un latido y otro.
La hipertensión arterial es el aumento de la presión arterial de forma crónica. Es una enfermedad que no da síntomas durante mucho tiempo y, si no se trata, puede desencadenar complicaciones severas como un infarto de miocardio, una hemorragia o trombosis cerebral, lo que se puede evitar si se controla adecuadamente. Las primeras consecuencias de la hipertensión las sufren las arterias, que se endurecen a medida que soportan la presión arterial alta de forma continua, se hacen más gruesas y puede verse dificultado al paso de sangre.

Anuncios
Anuncios
Anuncios
Anuncios
Anuncios
Anuncios