Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Diario Digital

Lee la Edición de Hoy

El último adiós al “Tío Yayo”

Comparte esta noticia

Anuncios

El cortejo fúnebre se trasladó desde el velatorio en la Catedral de Rancagua, hasta la Iglesia de San Francisco, por el paseo Estado.-Osvaldo Valenzuela Castro, el destacado impulsor de la música y el folclor en la región, fue despedido por sus familiares y amigos, en una emotiva misa fúnebre en la Iglesia de San Francisco. Lugar donde —como contó emocionada su hija Carmen— “tocó sus primeras notas en un piano”.

Alvaro Rivera E.
Fotos: Marco Lara

“Él fue todo para mí. Gracias a quienes asistieron a despedir a mi padre, el popular “Tío Yayo”. Seguramente, ya está animando en el cielo alguna fiesta con su guitarra y con su acordeón”. Carmen Valenzuela —emocionada hasta las lágrimas— fue una de las oradoras en la misa de despedida de Osvaldo Valenzuela Castro (80). El popular “Tío Yayo”, quien por más de 43 años condujo el programa “Reminiscencias de América” en la Radio Rancagua, y animó más de alguna peña folclórica y evento en la región. Valenzuela Castro dejó nueve hijos: siete mujeres y dos hombres.
Luis Alberto Pino Catalán, quien trabajó por más de 20 años con Valenzuela en el programa de radio, comentó algunos aspectos de la vida del “Tío Yayo”. “Fue un gran hombre. Muy humanitario. Fue merecedor de varias condecoraciones, como el “Premio al Roto Chileno”, entregado por el municipio de Graneros”, contó.
El programa de la Rancagua programaba música del recuerdo y folclórica. Agregó Pino. “Él se hacía acompañar de su acordeón y su guitarra. E improvisaba algunos temas en vivo. De hecho, acababa de grabar un disco con el nombre del programa, donde se hizo acompañar de su guitarrista, Juan Bravo”. Valenzuela Castro también fue un activo participante de asociaciones. Es considerado uno de los impulsores del Sindicato de Variedades Artísticas de Rancagua, asimismo del Sindicato de Folcloristas sede Regional y fue uno de los primeros mutualistas de Rancagua. De hecho, termino siendo dirigente y socio fundador de la Sociedad de Socorros Mutuos Bernardo O’Higgins. La misa de despedida del “Tío Yayo” tuvo una particularidad: la impecable interpretación de “La Misa a la Chilena”, por el Conjunto Graneros, bajo la dirección de Miguel Gutiérrez.
La misa de despedida del “Tío Yayo” tuvo una particularidad: la impecable interpretación de “La Misa a la Chilena”, por el Conjunto Graneros, bajo la dirección de Miguel Gutiérrez. A las 16 horas, se escucharon los acordes del “Esquinazo de Aleluya”, que dio paso a diferentes canciones de la celebración eucarística.
También destacaron las palabras de Carmencita Aránguiz Ubilla, amiga y colaboradora del “Tío Yayo”. “Nos dejas un vacío muy grande en el alma. Mi mosquetero —que junto a Luis (Pino Catalán)— vivimos tantas jornadas de música y alegría. Siempre te recordaremos como la persona especial que fuiste”, dijo una emocionada Aránguiz.
Otra opinión rescatada fue la de uno de sus nietos, Felipe Fernández (26). “El abuelo era muy alegre y conocido. Amigo de sus amigos. Siempre lo andaban buscando, para animar peñas y eventos. Y el siempre trataba de ayudar. Esa era su esencia. Sin duda es una gran pérdida para la familia. Sobre todo para mis tías”, comentó.
Luego de la ceremonia, el cortejo se dirigió al cementerio Parque del Sendero, lugar donde descansarán los restos del popular “Tío Yayo”. Uno que quedará en la memoria y en el recuerdo de quienes lo escuchaban y compartieron con él.

Anuncios
Anuncios
Anuncios
Anuncios
Anuncios