Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Diario Digital

Lee la Edición de Hoy

Anciano vive en deplorables condiciones

Comparte esta noticia

- Lo cuidan los vecinos y solicitan ayuda para trasladarlo a un hogar.Rosa cuida del anciano desde que éste quedó impedido de hacer sus cosas por sí mismo.
Anuncios

Rosa y Helvecia afuera de la pieza de don “Rola”.Carolina Castillo C.
Fotos: Felipe López.

Rosamel Rolando Muñoz tiene 82 años, nació un 23 de julio de 1928. Según sus vecinas, él no tiene familia, ya que su hermana falleció hace años, y era el único parentesco que le conocían, además de un par de hijos que cuentan, nunca reconoció. El anciano arrendaba una pieza en una casa del sector Santa Cruz de Triana, pero la dueña dejó de cobrarle, y es que el hombre sólo percibe los 75 mil pesos que le corresponden como pensión.
De oficio carpintero, don “Rola”, como le dicen sus vecinas, era muy bueno en lo que hacía, cuentan que salía con su carro de herramientas a donde le pidieran a hacer sus trabajos. “Él era una persona con un humor bastante especial, no le gustaba pedir ayuda, pero conmigo siempre ha sido amable. Antes era bueno para el trago, tomaba fuerte, pero no era escandaloso. Le gustaba el whisky, pero ahora dejó todos los vicios, no toma ni fuma”, cuenta Rosa Flores, quien lo cuida todos los días.
Don Rola lleva meses imposibilitado de hacer las cosas por su propia cuenta, y es que el paso de los años, además de una lesión en el pie —que no fue tratada adecuadamente—, lo tienen abandonado a lo que le entregan como ayuda sus vecinas.
Rosa, que vive en el mismo sitio que Rola, tiene problemas lumbares, pero aún así se hace cargo de su vecino. “Yo lo he llevado al médico, la verdad es que poco podemos hacer por él, porque yo en verdad no me lo puedo. Él es pesado, a veces se me cae, y las vecinas me aportan con colchones, algo de ropa, pero él no puede seguir en estas condiciones”, explica.
Rosa cuida del anciano desde que éste quedó impedido de hacer sus cosas por sí mismo.Helvecia Macaya, vecina del la población cuenta que es voluntaria en una institución, pero no lo pueden ayudar lo suficiente porque insisten en que don Rola necesita a alguien que esté pendiente de él siempre. “Yo ayudaba a mudarlo y a verlo, pero ahora mismo estoy con yeso, entonces no puedo ayudar bien. Pero en estos momentos me encuentro con las manos atadas porque no tenemos ayuda. Lo cierto es que un plato de comida no se le puede negar a nadie, pero lo demás, que son cuidados médicos nos complica”, dijo Helvecia.

LA HABITACION
Al entrar a la pequeña pieza donde vive don Rola, llama la atención las pocas cosas con las que cuenta. Es una pequeña habitación de madera, con piso de tierra. Él yace en su cama, pero producto de las caídas tiene las piernas llenas de heridas, además, sus uñas tienen hongos. Eso, según Rosa, era un problema porque en los consultorios no se hacían cargo de ello.
Él pide ayuda, pero ese viernes no se pudo hacer mucho más por él, mas que conocer su historia. El día sábado, y tras conocer la realidad en que vivía este anciano, una mujer —que estudia podología—, decidió ayudar a don Rola. Ella La casa donde vive don Rola está ubicada en el patio de esta casa de población Santa Cruz de Triana.se encargó de tratar los pies dañados del anciano, además se comprometió a visitarlo cada 20 días para seguir el tratamiento.

“No me duele, y me siento un poco mejor. Los pies siempre me duelen mucho”, dijo el anciano, que luego de un rato se quedó dormido mientras lo trataban de su problema. “Los vecinos de la población conocen el caso, con ellos me consigo cosas, por eso pido ayuda. Estamos hace tiempo tratando de ver si se lo puede llevar alguna institución, pero nos ha costado mucho. Ahora último hemos conversado con una asistente social del Pequeño Cottolengo, pero no sabemos que más van a hacer, ella vino a ver como estaba”, dijo Helvecia.
Ese mismo sábado, este medio de comunicación, contactó al alcalde de Rancagua, Eduardo Soto, quien se comprometió a enviar al domicilio de don Rola a una asistente social para que evaluara su caso.

Anuncios
Anuncios
Anuncios
Anuncios
Anuncios