Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Diario Digital

Lee la Edición de Hoy

Gran mayoría de piscinas de la región no cuentan con el permiso respectivo

Comparte esta noticia

- El Departamento de Acción Sanitaria de la Seremi de Salud señaló que entre el 10 y 15 por ciento de los recintos no cuentan con los permisos, lo que puede transformarse en un serio problema. La antigüedad de la pileta, según comentaron en la municipalidad, no permitió pasar la revisión.
Anuncios

La antigüedad de la pileta, según comentaron en la municipalidad, no permitió pasar la revisión. Por: Felipe Alvear Silva
Fotos: Marco Lara

Quedan sólo un par de semanas para que termine la temporada de piscinas —28 de febrero—, y existen algunas recomendaciones que usted debería saber al momento de visitar los recintos donde existan piletas de público acceso, que tan bien caen en estos días de intenso calor.
Según informó el jefe del Departamento de Acción Sanitaria de la Seremi de Salud de la Región de O’Higgins, Maximiliano Solís, es importante que las piscinas de uso público y colectivo tengan un salvavidas por lo menos. Para saber el número de éstos se debe tener en cuenta que por cada 120 personas que puedan entrar al recinto, debe haber un hombre encargado de la seguridad; en el caso que sean más de este número, se debe agregar uno por cada 100 personas extras. Si la piscina de uso público y restringido —a la que pueden ingresar sólo miembros de una comunidad como condominios, hoteles entre otros—, puede no haber salvavidas según el Decreto 209 sobre piscinas de uso público.
Además, hay una serie de recomendaciones que el Ministerio de Salud realiza para los recintos que tengan una piscina de uso público. El decreto firmado el año 2003, en vigencia desde el 2005, es poco respetado por los privados y, peor aun, tampoco por las municipalidades que instalan piletas para sofocar en parte el intenso calor de estos meses.

Mayoría de piscinas de la región no tienen los permisos
El arquitecto de la Unidad de Evaluación de Proyectos del Departamento de Acción Sanitaria de la Seremi de Salud, Cristián Bahamondes, informó que la gran mayoría de las piscinas de uso público de la región no cumplen las normas para tener los permisos que las habilitan para recibir a gente en sus piscinas. Según el experto, son pocos los recintos que cuentan con todos los implementos que exige la Ley, “entre un 10 y un 15 por ciento están autorizadas”, indicó el profesional.
Una de las piscinas que no cumple estos reglamentos, es la del recinto municipal del complejo Patricio Mekis. La tradicional pileta de Rancagua no tiene los permisos al día, ya que tuvo problemas con el sistema de purificación y cloración, además de algunos detalles del pavimento y muros, a pesar de que el recinto cumple con todas las reglas en cuanto a los salvavidas —ya que tiene cuatro para una capacidad de 300 personas—.
La encargada de deportes de la Municipalidad de Rancagua, Jacqueline Pinto, indicó que efectivamente la piscina no logró lo estándares exigidos por el Ministerio de Salud, ya que el decreto —que data del año 2005—, exige los planos de la pileta, cosa que no tiene esta, ya que su construcción es muy antigua, de más de 50 años. “Los costos son muy elevados, pero estamos postulando a dineros del Gobierno Regional”, indicó la funcionaria municipal. Las otras dos piscinas municipales de Rancagua, no presentan problemas, ya que su construcción es mucho más reciente.

Recomendaciones para los visitantes
Hay ciertos aspectos que los visitantes pueden observar para tener la certeza de que la piscina que está visitando, esté cumpliendo los reglamentos. De acuerdo al reglamento del Ministerio de Salud, el agua debería contener durante todo el tiempo una cantidad de cloro no menor a 0.5 partes por millón y no mayor a 1,5 ppm; un índice PH entre 7,5 y 8,2 y ausencia total de espumas, grasas y partículas en suspensión. Por esto, los administradores de las piscinas tienen la obligación de revisar al menos tres veces al día los niveles de cloro y PH del agua, los que son enviados regularmente a la autoridad sanitaria para su control.
Además, la piscina debe contar con elementos de salvataje y con una sala para los primeros auxilios, los salvavidas deben estar en todo momento y deben estar acreditados, deben asegurar la transparencia del agua y tiene que verse un disco negro pintado al fondo de la pileta a 1,40 m de profundidad, la pileta debe estar cercada por una reja perimetral, el recinto debe contar con baños, camarines y duchas en la zona de ingreso a la pileta y por último la piscina debe tener los niveles de profundidad claramente marcados en el espejo de agua —fondo de la pileta—.

Anuncios
Anuncios
Anuncios
Anuncios
Anuncios