Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Diario Digital

Lee la Edición de Hoy

MANTENCIÓN DE MONUMENTOS PÚBLICOS: Creando espacios de encuentro

Comparte esta noticia

- ¿Quién se hace cargo de su mantención?.49
Anuncios

Marcela Catalán
Fotos: Marco Lara
Germán Ruz, escultor.La ciudad es un espacio con diversos puntos de referencia que comparten sus habitantes. No obstante, en la urbe se multiplican los “no lugares”. Es decir, las zonas de mero tránsito, por las que las personas simplemente van de paso. Ubicaciones en las que no es posible reconocerse a sí mismo, como tampoco identificarse con el otro; comprender qué es los une, cuál es su historia en común. Es así como surge la necesidad de conformar áreas u objetos poéticos que vinculen la diversidad de personas: una respuesta está en la instalación de monumentos públicos, en el establecimiento de símbolos que acerquen la heterogeneidad de sujetos que conviven en la ciudad.
¿Quién no recuerda la atención que suscitó la inauguración del Memorial de Jaime Guzmán en 2008? ¿O de lo que representó la caída de la estatua de Saddam Hussein en 2003? Con Respecto a este último, ya relataron los medios que su desplome no era otra cosa que el derrumbe del régimen del ex presidente iraquí. Estos son ejemplos de cómo diversas obras artísticas cumplen un rol simbólico en la ciudad, objetivo que acarrea respuestas en los sujetos, quienes pueden enfrentarse a estas formas simbólicas y, como en los ejemplos, oponerse a éstas.Ximena Ruz, escultora.
En Chile, la Ley N° 17.288 de Monumentos Nacionales regula el establecimiento, retiro y conservación de los monumentos públicos. Dicha definición comprende “estatuas, columnas, fuentes, pirámides, placas, coronas, inscripciones y, en general, todos los objetos para perpetuar la memoria en campos, calles, plazas y paseos o lugares públicos”. Según dicha normativa, el Consejo de Monumentos Nacionales (CMN) está a cargo de la autorización de su instalación, por lo que todo aquel que quiere establecer una creación de este tipo, debe presentar el boceto de su proyecto a la entidad ya mencionada.
No obstante, el artículo 20° señala que “los municipios serán responsables de la mantención de los monumentos públicos situados dentro de sus respectivas comunas”, en tanto que “los intendentes y gobernadores velarán por su conservación en las provincias y departamentos de su jurisdicción, dando cuenta al CMN de cualquier deterioro o alteración que se produzca en ellos”.

“Oración para que no me olvides”
En la capital de la Región de O’ Higgins, el último registro acerca de estatuas públicas data de 2001. Éste fue elaborado por el CMN. Este registro da cuenta de la existencia de 33 esculturas y placas en Rancagua. Un monumento en honor a Salvador Allende, otro que destaca los derechos de derechos de los infantes —“Hacia el mañana”, de Hernán Puelma”— son parte de ellos.
Su fin es hacer que los ciudadanos tengan memoria. Mas, ¿su estado de conservación? La gran mayoría se encuentran con rayas, e incluso, algunas estatuas de hormigón o piedra están quebrajadas. El caso más lamentable es el de los bustos presidenciales que se encuentran en la Alameda: la que sería la cabeza de la obra de José Manuel Balmaceda no se encuentra en el lugar, como tampoco la de Ramón Freire, cuya base está en el suelo (ver fotografías). Pareciera que ante lamentable situación, sólo existe indiferencia y olvido.
“Escultura en Homenaje al Minero” se instaló durante la alcaldía de Esteban Valenzuela. Al principio, la obra contaba con una bomba para mover agua. También con luces. Pero se las llevaron. Nunca han hecho mantención de nada, porque cuando se inauguró, ésta contemplaba una pileta de agua. Ya no queda nada de eso”, indica el artista Germán Ruz, autor de la obra que mide cerca de 2. 60 metros, y que pesa aproximadamente 8.500 kilos
“Invitación al valle”
Pasos más allá se encuentra “Encuentro sobre el agua” (1995), obra de Ximena Burón. “Por lo que recuerdo, la escultura fue instalada con la Municipalidad de Rancagua junto al CMN. Pero partió por la primera. Me pidieron que creara algo para el paseo de Óscar Castro, pensando en dotar la ciudad de espacios poéticos que inviten al esparcimiento, para que la gente comenzara a quedarse en la ciudad, al creer que ésta es hermosa. Es así como comenzaron a construirse estas zonas. Me contactaron, porque realicé una exposición en homenaje a Óscar Castro. Y me llamaron del departamento de arquitectura, diciéndome que una de mis figuras podía servir a los fines de su proyecto”, indica la artista.
“La obra trata acerca del encuentro de una pareja, de buscar el silencio admirando el entorno. Intenté extraer el sentimiento de Óscar Castro hacia la naturaleza. Intenté buscar la esencia de su poesía y lo que sintió en este lugar. Yo he leído muchas de sus creaciones, y creo que él trató reflejar lo que era vivir acá, como en ‘Invitación al valle´… ‘Venid al valle puro en donde vivo…’ ”
Sobre la mantención, indica que “ese tema no fue conversado”. “Encuentro sobre el agua” consta de dos figuras de hormigón, una femenina y la otra masculina, que descansan en la tranquilidad de la plaza. Ellos se encuentran en una pileta, contemplando el devenir de la ciudad. “Al hacerla sobre el agua, pensé que de alguna manera la obra quedaba más protegida, porque no cualquiera va a entrar al espacio a romperla. Tengo entendido que la empresa de jardines que se adjudica la concesión correspondiente, debe encargarse de que el monumento se encuentre rodeado de líquido. Sin embargo, no se han preocupado de si la obra cuenta con sus llaves en buen estado. Entonces, hay un problema en esto”, indica.
De ahí que no haya ninguna gota en la escultura, lo que explica los rayados. Además, la obra está quebrajada: los brazos de inmóvil pareja dejan ver los fierros que les dan forma (ver fotografía), incluso cuando su creadora la ha restaurado en dos ocasiones, recurriendo al lugar hace 6 meses.

Visión de las autoridades
49¿Quién está a cargo de la conservación de los monumentos?
Eduardo Contreras, secretario regional del CMN de la Región de O’ Higgins:
“Eso es netamente responsabilidad de la municipalidad. Ésta tiene la responsabilidad de conservar en buen estado los monumentos públicos. Ahora, podemos hacer que actúen. Pero nosotros, como monumentos nacionales, solamente lo hacemos ante denuncias. No obstante, la ley establece claramente que son ellas las responsables directas de la mantención y protección, y nosotros damos la autorización para la instalación. Pero las municipalidades lo hacen en un 80% o 90%, y siempre tenemos problemas con esto, pues no solicitan nuestro permiso. Por lo tanto, no podemos tomar conocimiento ni hacer la protección de un monumento público, si nosotros ni siquiera hemos dado la autorización. Sólo actuamos ante reclamos.
¿Quién debe hacer esa denuncia? ¿Un ciudadano cualquiera?
-“La Ley de Monumentos Nacionales establece que cualquier persona puede hacer una denuncia ante el mal estado de un monumento público o también puede solicitar una instalación”.
¿Y si nadie hace la denuncia?
-“Es que en ese aspecto, nosotros —como comisión—, con la cantidad de monumentos que existen, somos netamente reactivos. Es decir, sólo acudimos a denuncias. No tenemos los medios como para andar fiscalizando monumento público por monumento público, en las 33 comunas de esta región”.

Julia González, alcaldesa (s) de Rancagua y administradora municipal
Julia González, alcaldesa (s) de Rancagua. “El CMN autoriza al municipio para realizar la mantención de las obras. Por lo tanto, no actuamos solos, sino que en coordinación con éste. Por ejemplo, en una ocasión alumnos de un liceo nos solicitaron limpiar una placa de la Catedral de Rancagua. Pero no les dimos permiso, ya que no contábamos con los implementos adecuados para ello, además de que el objeto se encontraba a unos 2 metros de altura, por lo que era peligro. Entonces, claro. La municipalidad puede hacer mantención. Pero con la autorización del CMN. Sin embargo, se requiere de un plan que determine personal especializado y recursos para realizar una conservación efectiva. Y para ello, la municipalidad debería contar con un equipo que trabaje durante todo el año. No obstante, ésta es una dificultad que deben sobrellevar las entidades municipales a lo largo del país. Por ello, pedimos a los habitantes que quieran su ciudad y cuiden de su patrimonio. Este pertenece a todos, es lo que nos han dejado los artistas. Pero no hay una cultura de querer la ciudad La gente no reconoce el simbolismo histórico de esto. Entonces, los habitantes no cuidan la ciudad y eso va más allá de lo que podamos hacer nosotros”.

Ximena Burón, escultora rancagüina
“Yo creo que, a nivel de país, es muy difícil que las municipalidades cuenten con los recursos para realizar una conservación efectiva: porque la destrucción es mucha. También es un problema cultural. Habría que ver de qué manera el municipio podría elaborar un proyecto de mantención, y proponérselo a escultores. Que alguno tome la conservación de las estatuas de toda la ciudad. Yo creo que habría que fijarse en qué fondo habría que podría postular un proyecto de mantención de estatuas públicas. Pero pienso que se trata de un problema a nivel nacional”.

Anuncios
Anuncios
Anuncios
Anuncios
Anuncios