Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Diario Digital

Lee la Edición de Hoy

Pichilemu: Terremoto y media hora después maremoto

Comparte esta noticia

- Para la región fue una tragedia horrible de contar, y para quienes estaban en el balneario, se sumaron olas gigantes y con la fuerza necesaria para azotar todo lo que encontró a su paso.
Anuncios

El escenario que se observa tras la tragedia en la costanera de PichilemuPor: Mariely Mardones
Fotos Tania Arce y Daniela Saavedra

Pichilemu es el balneario emblemático de la Sexta Región, por lo mismo no era extraño pensar si quiera que el último fin de semana antes de la entrada al colegio, mucha gente iba a estar aprovechando para estar de vacaciones; y así fue. La corresponsal de nuestro medio de comunicación en la comuna en cuestión, Tania Arce, llegó ayer a nuestras instalaciones y nos contó todo lo vivido desde los primeros remezones, hasta su partida del balneario que la cobijó durante años, y al cual la periodista dice no querer volver.
“Estaba mi hijo viendo la película Titanic, de repente me empezó a llamar, ya que yo estaba descansado y en cuestión de segundos comenzaron los movimientos fuertes. En menos de un minuto tomé a mis hijos, a mi prima y tomamos al auto camino al Cerro La Cruz. Cuando íbamos camino al cerro, mi hijo- quien practica mountain bike- y conoce mucho el lugar, me hizo dar vuelta a atrás y me indicó otro tramo, el que llega al camping Las Proteas y que está mejor. Le hice caso, y mucha gente que venía atrás mío me siguió. Llegamos al cerro de los segundos, sólo había un jeep verde que iban con su bebé recién nacido, antes que yo. Al poco rato empezaron a subir muchos autos, camionetas que llevaban gente atrás, incluso personas subiendo a pie, pero además se produjo un panorama bastante complejo que fue el éxodo de personas saliendo de Pichilemu y haciendo filas para empezar a bajar por las cuestas, situación que era bastante compleja y que ocasionó que muchos tuvieran que devolverse, ya que la bencina no les alcanzaba para viajar”, contó la periodista.
Pero lo más fuerte de la jornada -relata nuestra colega- se vivió cuando sonaron las alarmas de bomberos dos veces, y la gente en pleno cerro comienza a gritar tsunami. “Yo les dije no es así, porque según todo lo que hemos ensayado la alarma debe sonar 5 veces para que suceda eso; lo más probable es que esto haya sido un accidente. Lamentablemente no fue así, y entre media hora y 40 minutos ocurrió el tsunami en nuestra playa el que arrasó con muchas casas, negocios, lugares públicos como registro civil, la casa de la gobernadora, el internado de adultos mayores, las motos de maxi motos, y que seguramente produjo muertes, aunque desconozco esos antecedentes, porque pensemos bien, deben haber habido muchas personas que no alcanzaron a arrancar y también personas que a esa horas de la noche, estaban con grados de alcohol en el cuerpo, por lo mismo los sentidos no funcionan de la misma manera”, narró Tania Arce.

RECUADRO 1
UNIÓN ENTRE LAS PERSONAS
Un antecedente que la corresponsal contó que había sucedido tras la tragedia, fue la unión entre las personas, la cual sucedió incluso a pocos minutos de haberse producido la tragedia. “Me llamó la atención que en pleno Cerro La Cruz, las personas se ayudaban. Había personas enfermas, diabéticos y muchos niños, los cuáles no entendían bien lo que sucedía y a esas horas querían cosas para comer. Lo sí se produjo fue el racionamiento, el cual se tradujo en que cada persona cuidó sus víveres, pensando que podían agotarse”, puntualizó la entrevistada.

RECUADRO 3
LA POCA INFORMACIÓN DE LAS AUTORIDADES
“No se sabía mucha información. Nadie tenía la información de la cantidad de botes que había zarpado. El capitán de puerto no tenía la información de cuántas personas estaban en alta mar, hasta ese momento se decía que no había nadie, pero la información estaba tan sesgada y tan tergiversada, que no habían certezas. De la misma forma, hasta las horas que estuve en Pichilemu la gobernadora y el alcalde no habían hecho declaraciones”, aseguró la corresponsal.

RECUADRO 4
“ME VINE DE PICHILEMU”
“A eso de las 11 de la mañana del sábado, fui a mi casa con mi hijo de 14 años, saqué ropa, y todo lo que tenía en el refrigerador lo metí en un cooller, tomé el auto y volví al cerro a buscar a los demás. Luego de eso empezamos el viaje a las 12: 30, pensando en salir y no volver. Me demoré mucho más en el viaje. Había que tomar otros caminos, me acordé de las localidades cerca de los cerros de Apalta, me fui por ahí, luego tenía que ir despacio, ya que había muchos cortes. Peralillo te cuento que estaba en el suelo, ya que hay mucho adobe en sus construcciones, en Marchigue la Iglesia de La Merced estaba en el suelo. Logré echar combustible en Población, en ese momento tomé un camino por el Huique hacia el museo de San José, un camino que dice san Antonio y Pichidegua y ahí no doblé a San Antonio, sino que me fui por un camino rural de piedras, de esas grandes y bordeando la cuesta, así llegué al interior de Pichidegua, hasta el interior por Codao, y ahí el puente tenía fallas, por lo mismo le puse chala al auto y lo pasé rajada, porque pensé si este puente se cae al menos llegaremos al otro lado con la velocidad. Al final entre San Vicente o Coltauco, preferí a diferencia de mucha gente venirme por San Vicente”, contó la periodista.

Anuncios
Anuncios
Anuncios
Anuncios
Anuncios