Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Diario Digital

Lee la Edición de Hoy

Se conmemoró la Tragedia del Humo con renovación de las lápidas

Comparte esta noticia

Anuncios

-Esto, en las 355 tumbas que albergan a los fallecidos, muy cerca de cumplirse 65 años del accidente más grande de la historia minera.

Alvaro Rivera E.
Fotos: Marco Lara

: “Siempre el 19 de junio será un día de dolor para nosotros, porque es la fecha en que partieron nuestros padres y los esposos de nuestras madres, no obstante, en esta ocasión recibir la remodelación del lugar donde descasan nuestros seres queridos es motivo de alegría porque era una petición muy sentida por todos nosotros”, dijo José Marín, Consejero de  la Fundación O’Higgins y Tesorero de la Agrupación Hijos de Viudas. “Me va a creer que siento pena, de ver esto tan hermoso ahora. Pero igual queda el recuerdo de aquello, de lo que era antes. La pena que nos embarga a todos los hijos, de toda una vida, de no poder decir papá”. Entre sollozos, María Angélica Soto, observa la tumba de su padre, don Amable Soto. Una lápida, adornada con una furiosa rosa roja, así como el resto de los 354 sepulcros. Prosigue el acongojado relato la señora. “Por eso es que yo le pido a todos los papás que trabajan en el mineral El Teniente, que se cuiden. Que trabajen en sus labores, pero que se cuiden de no sufrir un accidente. Para que sus hijos no tengan que sufrir lo que tuvimos que sufrir nosotros: toda una vida sin papá, todo el esfuerzo de las madres, que trabajaron por nosotros, poder educarnos y salir adelante”.
Este testimonio sirve para ilustrar lo vivido ayer, en el Cementerio Nº 2 de Baquedano. En una ceremonia encabezada por el Gerente de la División El Teniente, Ricardo Álvarez, y los familiares de los mineros fallecidos en la Tragedia del Humo, que enlutó a la entonces Braden Copper Company, se bendijeron las renovadas lápidas que cubren las 355 tumbas, ubicadas en el camposanto rancagüino.
Tras una solicitud presentada por la Agrupación de Hijos de Viudas a la División, se realizó un trabajo conjunto con los deudos para dar como resultado 355 lápidas de granito que llevan impresas en cobre el nombre de cada trabajador fallecido la mañana del 19 de junio de 1945, cuando a las 06:30 horas se desató un incendio al interior del mineral.
En la ocasión, Ricardo Álvarez señaló que la entrega de la remodelación responde a “un compromiso adquirido con los familiares de realizar este trabajo que buscar dar más uniformidad al lugar junto con mejorar el paisajismo de este espacio en que descasan los trabajadores fallecidos en la Tragedia del Humo. Ese hecho que enlutó a la Braden Cooper Company marcó un antes y un después en materia de seguridad minera, cambio que mantenemos hasta hoy y que reflejamos en nuestra política de vivir la seguridad como un valor fundamental e intransable”.“Pienso que está bonito y que uno siempre quisiera que estuviera aún mejor, pues son 355 personas fallecidas, a las que se recuerda en este lugar”, dijo Hilda Soto Riquelme, hija de Juan de Dios Soto.
Por su parte, José Marín, Consejero de la Fundación O’Higgins y Tesorero de la Agrupación Hijos de Viudas, dijo que “siempre el 19 de junio será un día de dolor para nosotros porque es la fecha en que partieron nuestros padres y los esposos de nuestras madres, no obstante, en esta ocasión recibir la remodelación del lugar donde descasan nuestros seres queridos es motivo de alegría porque era una petición muy sentida por todos nosotros. Estamos agradecidos de El Teniente”.
Por su parte, el alcalde de Rancagua, Eduardo Soto, dijo que “Codelco escuchó ese llamado, y hoy día se entrega (ayer) esta remodelación, que tiene que ver con un mejoramiento de la parte estética, pero más que eso —y lo más importante— es un reconocimiento a esos varios centenares de personas que perdieron su vida, y que marcaron como bien se dijo, un antes y un después en la historia de la minería de Chile, especialmente en nuestra zona, en El Teniente”. Con las melodías interpretadas por la Banda Scout N° 1 de Sewell, los familiares se acercaron a las tumbas de sus fallecidos, expresando la pena, pero a la vez, la alegría de la entrega de los trabajaos de remodelación.

Anuncios
Anuncios
Anuncios
Anuncios
Anuncios