Home » Policial » Tras pericias de la Brigada de Homicidios Nuevos datos sobre brutal doble homicidio y suicidio en El Rulo
-Policías de la BH confirmaron la figura de un doble homicidio con suicidio, y señalaron que el sujeto descargó su arma en al menos 15 ocasiones. Ocho de ellas contra una casa.

Tras pericias de la Brigada de Homicidios Nuevos datos sobre brutal doble homicidio y suicidio en El Rulo

Felipe Alvear Silva
Fotos: Gentileza Mario Cofré

Los peritajes realizados por la Brigada de Homicidios de la PDI de Rancagua en el sitio suceso, y que terminaron cerca de las 3 de la madrugada de ayer domingo, confirmaron las primeras versiones que decían que el hecho ocurrido durante la tarde del sábado en el sector de El Rulo de Millahue, efectivamente se trató de un doble homicidio con posterior suicidio.
Así lo confirmó el jefe de la BH, comisario Juan Sánchez, quien señaló que el equipo de la brigada que trabajó en el lugar de los hechos, comprobaron que Horacio Zamorano Pinto —de 45 años— efectivamente realizó los disparos que causaron la muerte de los identificados como Julio Enrique Zamorano Avilés —de 62 años y padre de dos carabineros— y Humberto del Carmen González Gálvez de —49 años—, y posteriormente se disparó causando su propia muerte. “Al lugar llegó la totalidad del equipo de turno, quienes realizaron los peritajes de rigor, comprobando el doble homicidio y suicidio del autor”, indicó el comisario Sánchez.
El funcionario policial a cargo de los peritajes, inspector Alexis Molina, indicó que el autor del doble homicidio y suicidio habría realizado cerca de 15 tiros. Según lo recabado, el hombre detonó en dos ocasiones contra la primera víctima, una contra un testigo del hecho, otra contra el conductor del tractor que también perdió la vida, en ocho ocasiones contra una casa del sector, en dos ocasiones contra objetos no identificados y una contra su persona.
El doble homicidio y suicidio
La tragedia ocurrió durante la tarde del sábado en el sector de El Rulo, ubicado al lado de Millahue en la comuna de Coínco, cuando Horacio Zamorano Pinto llegó hasta la propiedad de Julio Enrique Zamorano Avilés con una escopeta de caza calibre 12. Ambos lugareños tenían rencillas debido a un litigio judicial por el deslinde de terrenos, y que habían sido sentenciados por el tribunal correspondiente a favor de Zamorano Avilés. El enojo que tenía el hombre de 45 años, lo llevó a cometer la lamentable decisión de matar a su rival, con dos descargas de la escopeta, una en la zona abdominal derecha y otra en la cabeza.
Con la primera víctima lista, el hombre se dirigió hasta el camino que cruza por El Rulo, y disparó contra un testigo del hecho, que afortunadamente quedó sólo con lesiones de mediana gravedad, pero fuera de riesgo vital. Al mismo tiempo, fue hasta una casa del sector, donde descargó ocho tiros contra ésta, en que felizmente no hubo heridos.
La loca jornada siguió con Zamorano Pinto dirigiéndose hasta el conductor de un tractor que trabajaba en la propiedad de la primera víctima, identificado como Humberto del Carmen González Gálvez de 49 años, que se sospecha no habría escuchado los tiros anteriores ya que estaba a 150 metros del lugar, y con el ruido de la máquina. Al enfrentarlo, el perturbado hombre disparó en la zona axilar contra el maquinista, por lo que perdió la vida en el mismo lugar.
Tras matar a dos personas, atentar contra la vida de otra, y disparar contra una casa que estaba habitada, Horacio Zamorano Pinto caminó hacia el poniente, y a cerca de 150 metros del lugar donde estaba la primera víctima, tomó la misma escopeta calibre 12 con la que asesinó a las otras personas, y se quitó la vida disparándose en su rostro.

Comentarios