Home » O'Higgins » Buen partido del “Capo”: Aprendió la lección
-Con una actuación redonda, O’Higgins de Rancagua pasó por encima de Palestino en El Teniente por 4-1. A pesar de la expulsión de Roberto González, el Capo de Provincia no dio ventajas ante un rival directo en la tabla. La emoción de Cristián Abarca al marcar el 3 a 1. Su gol fue en los descuentos, momento agónico en que Palestino buscaba con todo el empate.

Buen partido del “Capo”: Aprendió la lección

La emoción de Cristián Abarca al marcar el 3 a 1. Su gol fue en los descuentos, momento agónico en que Palestino buscaba con todo el empate.Por: Alexis Apablaza Campos
Joshua Mattassi
Fotos: Christopher Bueno

Como pocas veces en el campeonato, O’Higgins tuvo una actuación completísima. La última actuación así de contundente se remonta al último partido de la primera rueda ante La Serena. Ojeda, Vásquez y Gutiérrez controlaron a Palestino que se vio golpeado con el gol tempranero.
Como antesala al duelo, el club hizo un reconocimiento al aporte de los rescatistas rancagüinos, a través de Codelco, que ayudaron en la mina San José (ver recuadro relacionado).
En El Teniente y contra Palestino, el cuadro celeste no repitió los errores que les costaron el último partido. Ahora tomó las riendas desde el primer minuto. La apertura de la cuenta, obra de Enzo Gutiérrez, llegó cuando recién se jugaban 9 minutos.
El equipo de Figueroa, fiel a su estilo, buscó constantemente a ras de piso. Iván “Pupi” Vásquez fue siempre la alternativa para la salida, convirtiéndose en enlace entre defensa y ataque.
La nota negativa contó por parte de la cancha. El pasto estaba muy largo, lo que hizo más lento el desplazamiento del balón. Ambos equipos se vieron perjudicados por esto, ya que en varias ocasiones se vieron imprecisos tanto en la conducción como en la habilitación.
Llegando a la media hora de partido, Palestino parecía recuperar el dominio del balón, sin embargo no lograba entrarle a la defensa rancagüina. Aparecieron los guerreros de siempre: Albert Acevedo y Juan Luis González, se plantaron ante Rodolfo Moya y Pablo Pereira, saliendo siempre victoriosos. Olate también ganó sus duelos y no se complicó para reventar la pelota cada vez que se vio complicado por la presión de los delanteros rivales.
En líneas generales, Palestino no provocó demasiado peligro al arco del “Beto” González, junto con la impericia árabe, O’Higgins mostró muy buenos movimientos defensivos que impidieron una mejor actuación de los volantes visitantes.
La primera amarilla del encuentro sería la más determinante. Tras ganar un mano a mano, Roberto González se demoraría más de la cuenta en reanudar el juego, el árbitro Patricio Polic no tuvo paciencia con el meta rancagüino.
Se acababa el primer tiempo y la dinámica del partido iba en baja, sin embargo Lucas Ojeda parecía estar a un ritmo distinto. Cada vez que el argentino tomaba el balón aceleraba y dejaba un par de rivales en el camino. De esta forma a los 40’ aumentaría la cuenta tras un potente disparo.
Cuando acababa el primer tiempo O’Higgins tendría su primera baja. Samuel Teuber recibiría una fuerte entrada que no le permitiría reingresar luego del descanso, en su lugar Figueroa ubicaría a Cristián Abarca, lo que significaría un reajuste en la pizarra.

La victoria ante Palestino le permite al cuadro celeste subir al octavo lugar de la tabla con 25 unidades.APURÓ AL FINAL
Si bien la cancha no estaba para un juego a ras de piso el técnico de Palestino, Gustavo Benítez, renunció al juego asociado para dar ingreso a Jaime Riveros y Julio César Laffatigue. A partir del segundo tiempo, abundaron los pelotazos largos confiando en que los “grandotes” de arriba pudieran bajar una pelota, los perjudicados fueron Gerardo Cortés y Rodolfo Moya. Sólo la salida del volante ex Colo Colo, podría ser cuestionada. Moya casi no participó del ataque.
El ingreso del “Liebre” Riveros fue fundamental para que los árabes comenzaran a llegar con peligro al arco del “Beto”. Un tiro libre bombeado al segundo palo pudo ser un golazo, sin embargo la pelota dio en el travesaño salvando el arco rancagüino.
MAF comenzó a cerrar el partido a partir del minuto 65. La salida de Ludueña por Casanova respondió a esta actitud, sin embargo el argentino hace largo rato que había entrado en una “laguna”. Su escasa participación coincidió con el alza de Enzo Gutiérrez, nominalmente en la izquierda, su trabajo por el centro del campo mejoró con el correr de los minutos. Para compensar el equipo, el Fantasma había designado a Abarca por izquierda, la salida de Ludueña le dio más soltura al volante, lo que sería significativo para el final.
Las cosas parecían andar como relojito para los dirigidos de Figueroa, sin embargo la cuota de incertidumbre llegó a través de la expulsión de Roberto González. El “Beto” sería amonestado nuevamente por Polic por demorar nuevamente el juego. El ingreso del tercer arquero, Rodrigo Flores, dio salida a uno de los tres volantes de contención que proponía el Capo.
El debutante arquero tendría su bautizo temprano, una pelota dividida terminaría en choque entre Flores y Laffatigue. El arquero se llevaría la peor parte, pero serviría para que de ahí en adelante saliera a cortar balones con mayor decisión.
Los últimos minutos del partido fueron de infarto. Palestino buscó llevar el balón ante el inexperto arquero rancagüino, pero dejaba muchos espacios atrás. Uno de estos espacios pudo ser aprovechado a los 83’ por Vásquez, pero su potente remate fue muy bien rechazado por Núñez.
A los 87 minutos de partido caería todo el nerviosismo en El Teniente. Un balón largo al área fue bien bajado por Pereira ante la salida de Flores. La pelota sería sacada de la línea por “Limache” González, pero no contaba con la presión de Julio César Laffatigue, quien volvió a impulsar el balón en dirección a la portería para provocar el descuento.
En este momento los recuerdos del último partido ante Cobreloa volvieron a la cabeza de todos. Sin embargo el Capo de Provincia aprendería la lección.
Con dos contragolpes fulminantes, O’Higgins aumentó la cuenta dos veces: primero con un gran zapatazo bajo de Gutiérrez y luego con una jugada bien trabajada entre el mismo Enzo, Ojeda y Opazo acabaría con el ingreso en solitario de Abarca para cerrar el encuentro.
Lejos de la lucha por el campeonato, el Capo de Provincia mostró un juego letal y una sólida defensa ante un rival que no propuso demasiado. Con el correr de los partidos O’Higgins va aprendiendo un libreto que puede ser muy interesante de cara al siguiente torneo y sigue afianzándose en la tabla.

Comentarios