Síguenos

Cultura

Estación de Peumo, Monumento Nacional

El alcalde Fermín Carreño manifestó su satisfacción por la designación de Monumento Nacional para la Estación Peumo. La estación fue la más importantes del ramal que iba de Pelequén a El Manzano, y que en un principio se pretendió que llegara a Melipilla para llegar a San Antonio. El edificio es el lugar número 48 de la región en recibir esta distinción y es el primero de la comuna.

Publicado

el

Felipe Alvear Silva
fotos: Marco Lara – gentileza María de los Ángeles Muñoz

bien los techos están un poco rotos, la estructura del primer piso está en buen estado. Si bien la historia de Peumo se remonta al Siglo XVI, su fundación sólo se logró el 9 de septiembre de 1874,
cuando se firmó el Decreto Supremo por parte del Gobierno de Chile. Ese mismo año, los habitantes de la localidad cachapoalina ya solicitaban al Estado una línea férrea que les permitiese estar más comunicados con la capital regional y nacional, y también con el Puerto de San Antonio. 15 años más tarde, y con la presencia del Presidente de la República, en 1889 comienza la construcción de la línea de tren que pretendía unir Pelequén con Melipilla; con lo que comienza la historia de la Estación de Peumo
La noticia revolucionó al pueblo, que comenzó la construcción de una estación digna para recibir a los trenes a vapor y a sus pasajeros. De acuerdo a loEl segundo piso quedó con graves daños tras el terremoto del 27/F. s datos entregados por la Municipalidad, en 1892 comenzó a operar el edificio de Ferrocarriles de Chile, que prontamente se convirtió en uno de los paraderos más importantes de la región, ya que muchos aprovechaban el medio transporte para ir a disfrutar del Teatro de Peumo.
El ramal que salía desde el kilómetro 117 de la línea férrea sur, en Pelequén, tenía su primera estación en Malloa, después seguía Requehua, San Vicente, Tunca y Peumo hasta 1892, aunque más tarde se le agregaron estaciones permitiendo unir hasta El Manzano, en 1906. Uno de los principales hitos de la construcción del ramal, fue el Puente Cachapoal que une Tunca con Peumo. Con poco menos de medio kilómetro de largo, esta obra de arte fue durante largo tiempo la única opción de comunicación entre estas riberas del principal río de la Región de O’Higgins.
Si bien la línea nunca logró su objetivos de llegar hasta Melipilla -y así unir Pelequén con San Antonio-, sí permitió que los habitantes de El Manzano -lago Rapel- y Las Cabras pudiese trasladarse con gran comodidad al pueblo con nombre del árbol originario. Debido a la construcción de la Ruta 66 -Carretera de Las Frutas-, el uso del tren comenzó a decaer hasta que en 1982, el gobierno de entonces decidió clausurar el ramal.

Estación de Peumo
El Recinto Estación Peumo era un sector importante del pueblo. El lugar contaba con una bodega para guardar cosas -lo que hoy es el terminal de buses-, un espacio para dejar los animales, y la estación de pasajeros. El edificio de dos Fotografía antigua del tiempo donde llegaba el tren a vapor. pisos está construido con ladrillos cocidos de arcilla, separaciones entre pisos de madera de roble americano, ladrillos de adobe para separar algunas piezas del segundo piso, y tejas en el techo. El primer piso del lugar contaba con boleterías, sala de espera, cocinería oficinas para Correos y Telegrafos. Mientras que el segundo piso era utilizado por el encargado de la estación, hombre que vivía en el lugar junto a su familia igual que el bodeguero.
La Estación de Peumo era un punto de encuentro para los peuminos. La plaza que se ubica a un costado del edificio de FFCC servía como punto de reuniones sociales, tal como lo es la Plaza de Armas de la ciudades chilenas. Al lugar también llegaba una gran cantidad de gente a esperar a los locales que salían del pueblo, y generalmente se realizaban los actos oficiales a un costado de la línea.
Pero hoy el panorama es otro. Con la implementación de la Ruta 66, la gente comenzó huir hacia el centro, dejando la estación un tanto abandonada. Tras el terremoto del 27/F, el adobe del segundo piso se vino abajo y causó grandes perjuicios en la construcción. Hoy el lugar es asiduamente visitado por hombres en situación de calle, que muchas veces utilizan el lugar para pernoctar y beber alcohol.

Monumento NacionalLa Estación de Trenes de Peumo era el centro de reuniones del pueblo.
Cumpliendo un gran anhelo de la sociedad peumina, la actual administración de la Municipalidad de Peumo postuló a la Estación de Peumo para que sea considerada como Monumento Nacional. La petición se realizó el mes de noviembre del 2009, pero debido al movimiento telúrico que afectó a la zona central -y por cierto al edificio postulado-, la resolución se atrasó hasta el pasado martes, día en que el Consejo de Monumentos Nacionales aceptó la petición.
“Estamos muy satisfechos del proyecto presentado por la Municipalidad de Peumo. Desde el año 2005 que el Consejo de Monumentos Nacionales exige que la Declaratoria a Monumento Nacional debe contar con un proyecto de puesta en valor, para que las intensiones no sólo quede en el papel. Tiene que tener un trabajo para agregarle un valor. La municipalidad diseñó un proyecto bastante interesante para el inmueble declarado que consiste en un centro cultural”, señaló el coordinador regional de Monumentos Nacionales, Eduardo Contreras.

El alcalde Fermín Carreño manifestó su satisfacción por la designación de Monumento Nacional para la Estación Peumo. Lo señalado por Contreras, se refiere a que el plan diseñado por la Municipalidad pretende crear un centro cultural en la estación, hermosear y agrandar la plaza que está contigua al edificio, pavimentar la calle Bernardo O’Higgins que pasa por fuera -que ya está en construcción-, arreglar el Terminal de Buses -que era la bodega y que tras el terremoto quedó con daños-, y terminar el espacio adecuado para los feriantes. Según la jefa del Departamento de Cultura, Paola Sotelo, todo esto con el fin de que la Estación de Peumo forme parte del proyecto de turismo patrimonio
Municipalidad quiere integrar a la comunidad en la restauración
La estación es parte de la historia de Peumo. Por esto mismo, el alcalde Fermín Carreño y la Municipalidad están estudiando algo tan importante como es la restauración del edificio que como ya dijimos, quedó dañado con el terremoto. Para ello, el edil manifestó la idea de que sean los profesionales peuminos, los que trabajen en el remozamiento del lugar.

“Nos sentimos muy orgullosos, porque se nos reconoce parte de nuestra historia, parte de la vida que hemos tenido, y refleja lo que aquí ha pasado; estamos muy contentos, agradecemos a nuestros funcionarios municipales, al Departamento de Cultura, y por supuesto a los vecinos. Tenemos un proyecto integral, arreglaremos la plaza, la avenida Bernardo O’Higgins, la plaza feria, y tenemos el proyecto para arreglar el terminal de buses”, indicó el jefe comunal.
“Esto era el sueño de los peuminos desde que dejó de pasar el tren. La noticia fue una gran noticia, nos sentimos orgullosos de ser peuminos y queremos que sean los propios habitantes los que trabajen en este proyecto”, finalizó Carreño que aprovechó de agradecer al coordinador del Consejo Regional de Monumentos Nacionales.

Anuncio Publicitario

Cachapoal Norte

En Graneros presentan libro “Bendita seas, la gracia de tu dolor”

Publicado

el

Durante el desarrollo del Día Internacional de la Mujer, el pasado 08 de marzo, un colectivo de 12 mujeres escritoras, presentó a la comunidad el libro “Bendita Seas”, texto de 141 páginas, que recoge relatos femeninos alusivos a torturas, desapariciones y femicidios.


“El libro centra su atención en los dolores femeninos. Historias que dicen relación con el menoscabo que sufrimos a diario por la sociedad, sólo por el hecho de ser mujeres. Fue muy motivante su construcción, pues, en sólo dos meses, por el impulso de las autoras, ya lo teníamos listo”, señala Ivonne Díaz, una de las escritoras.


Una de las imágenes que más llamó la atención durante el lanzamiento, que se desarrolló en la plaza de armas de Graneros, fue la portada del texto, “donde una mujer desnuda bajo una parra y tapada con el manto de Jesús, emula a Eva. Con este simbolismo quisimos exponer el rechazo que sentimos en diversos aspectos de la vida”, comenta Díaz.


Para el alcalde de Graneros, Claudio Segovia, esta creación narrativa, “representa un reflejo del momento que vivimos como país. A veces es crudo constatar que muchas veces nos hemos equivocado en el camino y es tiempo de resolver esas desigualdades, que van desde lo laboral y económico, hasta la seguridad pública. Agradecemos a las autoras que eligieron a nuestro pueblo para presentar Bendita Seas”, expresó el edil.


Por último es necesario mencionar, que el libro ya se encuentra disponible durante toda la semana en la sala de exposiciones del municipio granerino para quienes deseen adquirirlo.

Continuar Leyendo

Cultura

Payadores del país se darán cita este fin de semana en Mostazal

Publicado

el

Con entrada liberada y en dependencias de la Escuela El Rincón, se realizará este fin de semana la XVIII° versión del encuentro de payadores, el más antiguo del país, y que rescata una de más mayores tradiciones folclóricas del país.


La invitación la realiza el alcalde Sergio Medel quien asegura que “tendremos un fin de semana especial, en un encuentro íntimo con las payas, todos invitados, los esperamos hoy viernes y mañana sábado en la Escuela El Rincón, de la misma localidad, acá en Mostazal”.

Continuar Leyendo

Cultura

“My Way”: Apuestan por la economía circular con bolsos y mochilas hechos con materiales reciclados

Publicado

el

-Juliana Mierez, su creadora, cuenta que la idea de esta línea surgió a raíz de la problemática de la contaminación ambiental. “Se nos ocurrió hacer un producto que fuese fuerte, resistente y que no solamente sirviese para ir al mercado sino también que sea multifacético”, puntualizó.

Bolsas para alimento de mascotas, textiles en descarte combinados con yute orgánico y un toque de diseño dan vida a “My Way Eco Bag”.  Una línea de bolsos y mochilas creados por Juliana Mierez, con materiales reciclados y que apuntan hacia una economía circular. Esta emprendedora de nacionalidad argentina y radicada en Machalí cuenta que, en 2016 surgió la iniciativa a raíz de la problemática producida por la contaminación ambiental y por la entrada en vigencia de la Ley 21.100 que prohíbe la entrega de bolsas plásticas en el comercio.

“Se nos ocurrió la idea de un producto que fuese fuerte, resistente y que no solamente sirviese para ir al mercado sino también que sea multifacético, que lo puedas llevar a la playa, a la universidad, de shopping, que sea totalmente atemporal y que también lo puedan usar hombres y mujeres. Es ahí donde surge la idea de hacer este bolso, de confeccionar nuestro market bag. Puede contener aproximadamente 30 kilogramos, es fuerte, resistente, durable, liviano y sobre todo súper fácil de llevar”, explica.

Mierez relata que ella es una autodidacta y que aprendió el oficio de la costura, el corte y la confección observando desde pequeña el trabajo que su madre desarrollaba en su taller. A medida que su proyecto fue tomando forma tomó la decisión de postular a Sercotec para poder comprar máquinas de coser y comenzar a elaborar el market bag. Junto con ello, tomó un curso por dos años para perfeccionar la técnica de costura.

“El yute es una de las telas principales hoy en día para la confección de bolsas en el exterior. Aquí se ven, pero solamente en bolsas estampadas con logos empresariales, bolsas de promoción. Yo lo quise llevar un poquitito más allá y sobre todo sabiendo que eran súper fuertes y resistentes dije: ‘bueno vamos a ver”, cuenta.

Además obtuvo el apoyo del dueño de un local de repuestos de autos quien se acercó a ella ofreciéndole material que ellos antes tiraban a la basura y que podría ser reutilizado en la elaboración de sus productos. “Nosotros ya hemos reutilizado más de 350 bolsas de contención que son bastante gigantes. De ésas nos salen aproximadamente tres bolsos”, sostiene.

ECONOMÍA CIRCULAR

“Comenzamos hace muy poco a trabajar las mochilas las que son confeccionadas con descartes textiles que nos dona la planta de reciclaje de Lo Valledor. Están elaboradas por dentro con pantalones, con parkas, con diferentes tipos de textiles. Por fuera están confeccionadas con los chalecos de seguridad. Siempre combinándola con nuestro yute orgánico que es nuestra principal tela en nuestros bolsos”, comenta Mierez.

“El Salto”, “Paz” y “1,2 millón” son algunas de las frases contenidas en tres diseños con los que Juliana Mierez quiso plasmar la situación país originada el 18 de octubre. “También tuvimos una baja muy grande de ventas, entonces teníamos que sacar algo que sea emergente, algo que sea rápido y que represente estos momentos históricos que estamos viviendo por eso salieron tres bolsos significativos con frases significativas. Que son más pequeños, de un precio muy accesible para el público”, planteó.

Por otro lado, trabajan actualmente en conjunto con “Artisan Roast”, tostaduría de café de especialidad, con quienes están confeccionando bolsos que por dentro van forrados con los envases de café y por fuera están hechos de sacos. “Así que está aplicada la economía circular directa y ahora vamos a hacer unos bananos para ellos, portanotebook con la misma idea”, comenta.

A futuro la creadora de “My Way Eco Bag” espera seguir creciendo con su emprendimiento y así poder contratar a mujeres jefas de hogar de la comuna de Machalí. “Esa es la idea del taller. Poder trabajar con personas que estén a cargo de sus familias”. Tal como lo hace actualmente con Yessica Vidal quien se encarga de limpiar las telas y dejar todo listo para que éstas sean posteriormente utilizadas.

“La experiencia es bastante buena. El salir de la casa, el comenzar la mañana, de venir a trabajar acá, compartir con Juliana. Somos amigas, compañeras y el comentar el día de nuestra vida mientras trabajamos nos hace bastante bien. Nos hace muy feliz. Vivimos una acumulación de emociones porque también somos mamás. Entre conversa y conversa nos apoyamos, nos alentamos y nos aconsejamos”, remata.  

Continuar Leyendo

Síguenos en Facebook

Lo más visto

C1

C2