Home » Reportajes » Una mirada crítica a la ciudad
- Daniel Manzur realiza un duro análisis del crecimiento en el centro de Rancagua. El ingeniero civil propone más participación en la elaboración del plano regulador y una reestructuración del departamento urbanístico del municipio. El concejal Pedro Hernández aseguro que pronto se concretarán dos proyectos importantes en terrenos del paseo Estado.

Una mirada crítica a la ciudad

El concejal Pedro Hernández aseguro que pronto se concretarán dos proyectos importantes en terrenos del paseo Estado.Daniel Manzur, ingeniero civil de la Universidad Católica, recorre todos los días las calles de Rancagua. Y ,en base a su experiencia como profesional y habitante de la comuna, realiza una serie de críticas al plano regulador y a una serie de decisiones urbanísticas tomadas por la municipalidad en el centro de la ciudad, específicamente.
Una de las apreciaciones de Manzur tiene que ver con la exigencia de construir portales en los edificios de la calle Estado. Para él, este tipo de requerimientos alejan la inversión del centro de la ciudad. “El plano regulador no ha funcionado como una herramienta que permita el crecimiento armónico de Rancagua. Restricciones, por ejemplo, como la de los portales en Estado, alejan a los inversionistas. De hecho gran parte de las inversiones que deberíamos tener acá se han ido para otros lugares. Se han formado nuevos centros y ha sido un crecimiento entrópico, desordenado”, asegura Manzur.
En la Municipalidad defienden esta normativa. Pedro Hernández, concejal miembro de la comisión territorial, asegura que se trata de una disposición que “embellece y le proporciona identidad a la ciudad”. Sin embargo, reconoce que este tipo exigencia podría alejar del centro nuevos proyectos. “Necesitamos traer inversionistas a nuestras ciudad. Los portales son lindos y hermosean la ciudad, pero requiere un mayor gasto por parte de los inversionistas o comerciantes nuevos. Algunos se han ido a comunas aledañas, pero nosotros debemos dar importancia a nuestra capital regional. Estamos llanos a modificar esta exigencia”, agrega el concejal.
Dentro del centro de Rancagua, los paseos peatonales de Germán Riesco y Estado también reciben los duros juicios de Daniel Manzur. Para él, estos no tienen razón de ser. “¿Con qué índices se tomó la determinación de hacer un paseo peatonal en Germán Riesco, por ejemplo, o alguien dijo yo me imagino una ciudad con paseo peatonal ahí?”, se pregunta. “Tienen que haber expertos que digan cuáles han sido los parámetros de índice de renovación urbana, habitantes por metro, nivel de congestión urbana, etc”, agrega. Manzur argumenta que estos paseos no tiene demanda, estrangulan el flujo vehicular, son fuente de delincuencia y no cuentan con la mantención adecuada.
Hernández defiende la instalación de estos paseos, aduciendo que existieron los estudios correspondientes para determinar su construcción. “Se han hecho todos los pasos previos antes de ejecutar el proyecto. Se contrataron asesores urbanistas y se presentó un pre proyecto. Y recién ahí definimos hacerlos. Estos paseos han sido muy bien recibidos por la comunidad”, explica el concejal. “En este momento hay dos inversionistas grandes interesados en comprar terrenos en la calle Estado. Y, además, una multitienda construirá un mall en Estado, entre Cuevas y Mujica, el cual incorpora los portales de esa calle. Los paseos peatonales los transformaremos en semipeatonales con primacía del peatón al modo de la ciudad de La Serena.”, suma Hernández.
Ante estas consideraciones, Manzur propone varias alternativas para mejorar el plano regulador del centro de Rancagua. En primera instancia expone la necesidad de realizar un diagnóstico de la situación actual. “Es necesario aunar los criterios extraídos de una encuesta de percepción ciudadana y una recopilación de indicadores técnicos y objetivos, como son los índices de renovación urbana, habitantes por metro cuadrado, superficies de áreas verdes por metro cuadro y niveles de congestión vehicular y peatonal”, explica el ingeniero de la Universidad Católica.
Desde la Municipalidad, a través del concejal Hernández, aclaran que “el plano regulador tiene bastante participación ciudadana, porque así la legislación lo exige”. Los procedimientos relacionados con el plano regular exigen que los habitantes de una comuna sólo tengan “conocimiento” de este.
Y, tal vez, la propuesta más “incómoda” de Manzur, como él mismo la califica, es la reducción del departamento de urbanística de la Municipalidad e integrar a expertos externos a la planificación de la ciudad. “El conocimiento para hacer un buen plano regulador de Rancagua no está en Rancagua. Los departamentos urbanísticos de la Universidad Católica y Universidad de Chile saben qué funciona y no en esta materia”, explica. Con esto, dice él, se aprovecha la experiencia adquirida en planificaciones exitosas en otras ciudades del país.
En la Municipalidad descartan por completo aceptar esta propuesta. Pedro Hernández afirma que el departamento de urbanística “está compuesto por profesionales del más alto nivel, con más de 25 años de experiencia”. El concejal explica que esta unidad convoca a las otras divisiones municipales para colaborar en conjunto las propuestas del mejoramiento del regulador comunal.
Daniel Manzur, quien dice ser sólo un ciudadano que quiere aportar a la ciudad, asegura que su visión tiene muchas opciones de no ser escuchada por las autoridades. “A ningún alcalde le va a interesar hacerse cargo de esto, porque son proyectos a largo plazo”, afirma.

Comentarios