Home » Reportajes » Sindicalistas acusan a empresa contratista de ocultar accidentes laborales
- La empresa Zublin International GMBH fue acusada de silenciar accidentes laborales, haciendo que los trabajadores que sufrieran algún percance fueran atendidos de forma particular, sin quedar registro de lo ocurrido, saltando cualquier tipo de investigación e indemnización.

Sindicalistas acusan a empresa contratista de ocultar accidentes laborales

M. José Castro Ortiz

“La empresa Zublin siempre ha manejado cosas, los accidentes tratan de ocultarlos”, indicó Bernabé Droguett, presidente de Interempresas y sindicalista, quien aseguró que varias veces esta empresa contratista del mineral El Teniente ha desviado casos de accidentes, con el propósito de bajar su tasa de accidentabilidad, ya que supuestamente se le habría llamado la atención debido al gran número de trabajadores que resultan heridos durante las faenas, dando un ultimátum, si seguían los mismos problemas el contrato se acabaría.
Droguett contó que a pesar de que él no representa a este sindicato en particular, los casos de varios trabajadores han llegado a sus manos, agregando que “he pedido investigaciones por los trabajadores, que es lo que corresponde como dirigente, pero siempre se han negado, he pedido cartas a los supervisores, a gerencia, a la administración, pero no pasa nada”.
El presidente de Interempresas declaró que Zublin caería en estas malas prácticas para asegurar su permanencia en Codelco, para lo que habrían contratado a una ex funcionaria de la Asociación Chilena de Seguridad, que gracias a su experiencia sería la indicada para ocultar los casos de incidentes laborales. “Estas empresas que hacen malas prácticas tienen que irse, porque nosotros queremos que nuestros trabajadores trabajen seguros”, explicó Luis Núñez, dirigente sindical.
Uno de los casos destacados por estos dirigentes sindicales es el de Ricardo Ramírez, ex trabajador de Zublin, quien en octubre del 2010 se habría enterrado un pedazo de fierro de malla en un dedo, y después de 12 horas habría recibido atención médica en Rancagua, “no me llevaron ni a la Posta ni nada, después me dijeron que tenía que bajar para que me atendieran”, declaró el afectado. Según el hombre la ex trabajadora de la ACHS lo fue a buscar a su casa después de una larga espera, y lo llevó al Hospital del Trabajador, en donde fue atendido tras sufrir varias horas.
La mujer le habría explicado a Ramírez que la empresa pagaría su atención en forma particular, porque supuestamente habían unos problemas, lo que le pareció bastante extraño a este trabajador. En el hospital fue atendido por una doctora que le extendió una licencia, pero al rato esta misma le informó al trabajador que quedaba nulo el papel, esto se debería a que la mujer que lo llevó al lugar le habría dicho a la médico que invalidara el documento, para no dejar ningún tipo de registro de lo ocurrido.
“Pasé cinco meses en la casa, la empresa me pagaba, pero no la Mutual, porque nunca pasaron el accidente como algo laboral”, contó Ramírez, admitiendo que no hizo ninguna denuncia porque temía ser despedido, por lo que aceptó este arreglo, debido a que en Zublin le habrían asegurado su futuro laboral, escenario que cambió rotundamente cuando fue despedido al mes de haber sido dado de alta. “Yo oculté este accidente por mi familia”, reconoció el trabajador.
Estos denunciantes además tocaron el tema de las horas extras, las que tampoco estarían siendo debidamente pagadas por la empresa, “trabajan sobretiempo y les ponen otros incentivos, y no pagan lo que la Ley Laboral dice, no respetan el pago de horas extraordinarias”, explicó el dirigente Bernabé Droguett. Sobre el tema de los accidentes laborales concluyeron que “nosotros no queremos hacer denuncias en la Inspección del Trabajo, estas ya no son denuncias, esto tiene que ser visto por los tribunales, para que sancionen a Zublin”.

La otra cara de la moneda

Respecto a las acusaciones anteriores, en la empresa denunciada no reconocieron ninguna, desmintiendo cada una de ellas, “Bernabé Droguett pertenece a otro sindicato y lo único que ha hecho es hacernos la vida imposible como empresa en todos los ámbitos, no sé de dónde saca ese tipo de informaciones, esa no es nuestra política, eso es absolutamente falso”, declaró Roberto Jorquera, subgerente de Recursos Humanos de Zublin International.
Jorquera tampoco reconoció el ultimátum del que habló Droguett, indicando que “este caballero siempre anda haciendo acusaciones en contra de nuestra empresa, y nunca se ha comprobado nada que le de la razón a él. Ha ido a la Inspección del Trabajo con nosotros, a tribunales, ha tenido una serie de situaciones en donde él ha intentado acusarnos y no se ha comprobado nada”.
“No tenemos ningún reclamo de esta naturaleza, ni de horas extraordinarias, ni nada en lo absoluto. Bernabé Droguett no es un dirigente que represente a nuestros trabajadores, no es la voz de los trabajadores de nuestra empresa. Nunca hemos tenido problemas con los trabajadores de nuestro sindicato, no existen este tipo de acusaciones”, explicó el subgerente, haciendo hincapié en que Droguett tendría un problema personal con la Zublin, y que ninguno de sus más de 1.600 trabajadores han sido afectados por los problemas que se denuncian.
En Zublin International aseguraron que esperarán a ver el camino que seguirán las denuncias de estos dirigentes sindicales, pero destacaron que se encuentran tranquilos, debido a que en ocasiones anteriores no han sido indicados como culpables de ninguna falta, ya que tendrían una buena y responsable relación con sus trabajadores.

Comentarios