Home » Reportajes » Multitudinario adiós a Javier Lagos
- El presidente del CCAA del Instituto Inglés fue despedido por familiares, compañeros, profesores, apoderados, amigos y delegaciones de distintos colegios de Rancagua y Machalí.En las afueras del Templo, también eran muchas las personas que de alguna forma se las arreglaban para escuchar la homilía de despedida del joven estudiante.

Multitudinario adiós a Javier Lagos

Cerca de las 14 horas salió el cortejo rumbo al Cementerio Parque Jardín Las Flores de Machalí.Todos querían ser parte de la despedida de un joven que tal como se dijo en el Templo, “hoy debe estar cantando en el cielo”. Por: Tania Arce Saavedra

Foto: Belén Uribe

Con un  multitudinario adiós, fue despedido Javier Lagos Espina, quien hasta el pasado miércoles se desempeñaba como presidente del Centro de Alumnos del Instituto Inglés de Rancagua.

La misa, que fue celebrada en la Parroquia del Divino Maestro, estuvo marcada por hermosos recuerdos, de un joven que se caracterizó por su entusiasmo, alegría, solidaridad y humanidad.

Eran las 11 de la mañana, y cuando aún faltaba una hora para el oficio religioso, el Templo no daba abasto. Más de un millar de personas esperaban el féretro de este infortunado deportista, que el pasado miércoles encontró la muerte tras golpear su cabeza con una piedra, en el Centro Invernal Chapa Verde.

El “Javi”, el “presi”, “negro”, primo o simplemente Javier Ignacio. Eran las formas en que sus pares, amigos, compañeros y familiares se referían a este estudiante de 17 años, que dio todo por sus sueños, principios e ideales.

“No eras un gran futbolista… pero eras un jugador imprescindible. A lo mejor tampoco eras el mejor cantante, pero sin ti,  tu grupo desafinaba”  con estas palabras el  padre Aldo Coda, se refirió a este joven, a quien el sacerdote conocía desde niño, en su calidad de amigo de la familia.

 En la homilía, el religioso usó las bienaventuranzas, para  describir a quien ya contempla en plenitud al Creador. “Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios”.

En las afueras del Templo, también eran muchas las personas que de alguna forma se las arreglaban para escuchar la homilía de despedida del joven estudiante. En medio del dolor, las sonrisas también afloraron de los rostros aún incrédulos de sus compañeros y amigos. Sus travesuras, sus anécdotas y parte de lo que fue su trabajo como Presidente del Centro de Alumnos de su colegio fueron recordadas con gracia por quienes compartieron con él las aulas.

“Te queremos dar gracias por tu paso por nuestras vidas” eran parte de las palabras dedicadas a Javier. A nombre de la generación 2011 del establecimiento, fue el alumno José Pedro Tarud quien le despidió.

Alegre, juguetón, entusiasta y trasparente. “Bien aventurado”. Faltó espacio y tiempo para recordar a este niño, que llegó a Rancagua “hablando como español”.

Fueron insuficientes los adjetivos para este joven líder.  “Pudiste haber sido un poco más pesado para no echarte tanto de menos” dijeron sus amigos. “La dejaste difícil presi, pero vamos a hacer todo como te hubiese gustado” advirtieron sus compañeros del Centro de alumnos.

Así, con hermosas canciones, y recordando la oración que Jesús  enseñó a los apóstoles, fue despedido el hijo, el nieto, el sobrino,  el amigo, el hermano y el primo. Solo quedaba resignarse ante tan grande dolor. Es que muchos de quienes estaban en el lugar, simplemente no se resignaban a lo sucedido. Fue el capellán del colegio, sacerdote Ernesto Castro, quien trajo palabras de aliento y consuelo a los presentes.

Con la asistencia  de autoridades; delegaciones de colegios amigos; médicos y funcionarios del Hospital Regional, y de otros centros asistenciales; el vicario de la Pastoral Social y Director de Cáritas Chile, padre Rodrigo Tupper; y muchos padres y apoderados, se dio el adiós al hijo del doctor  Javier Lagos. 

Cerca de las 14 horas salió el cortejo rumbo al Cementerio Parque Jardín Las Flores de Machalí. Una gran congestión se produjo en el lugar. Y no era para menos. Todos querían ser parte de la despedida de un joven que tal como se dijo en el Templo, “hoy debe estar cantando en el cielo”.

 

Alumnas del Colegio La Cruz, quisieron despedir a quien fuera el presidente del CCAA del Instituto Inglés. La directiva del Centro de Alumnos del Instituto Regional IRE, también se hizo presente en la despedida del joven estudiante. Centros de Alumnos también despidieron a Javier

 

La partida  de Javier Lagos (hijo) no solo causó dolor y consternación en el colegio que le vio crecer: el Instituto Inglés. En su calidad de presidente del Centro de Alumnos del citado establecimiento, la muerte del joven estudiante no quedó indiferente ante toda la comunidad educativa de Rancagua y Machalí.

Es así como a su despedida asistieron alumnos y directivos docentes de distintos colegio de ambas comunas. Villa María College, Trinity, Colegio La Cruz, IRE, Colegio Coya, La Merced e Instituto Sagrado Corazón entre otros se hicieron presentes en los funerales de Javier Ignacio.

“No tuvimos la oportunidad de conocerlo, pero fue impactante la noticia. Nos afectó mucho, sobre todo por las circunstancias” afirmaba Juan Insunsa, quien asistió en representación del CCAA del Instituto Regional IRE.

Así, con estandartes y arreglos florales, quienes también ocupan liderazgos estudiantiles, solidarizaron con el dolor de sus compañeros del colegio de Avenida Cachapoal 349.

Comentarios