Home » Deportes » O’Higgins “orquestó” su debut goleador:Una mezcla ideal: magia con experiencia
- Miguel Ángel González y Enzo Gutiérrez fueron los más destacados en una banda que antes de los diez minutos tenía asegurado el triunfo.

O’Higgins “orquestó” su debut goleador:Una mezcla ideal: magia con experiencia

Alexis Apablaza Campos
Fotos: Marco Lara

Quizás fue el frío, o la amenaza de lluvia. El punto es que se sabía que el puntapié inicial del torneo de Clausura Primera A 2011 no tendría demasiados presentes. Los fieles de siempre, junto a uno que otro valiente motivado por el debut de los refuerzos celestes para el segundo semestre. ¿Y a quién más querían ver? Al Mágico… quienes asistieron exclusivamente para eso no quedaron defraudados.
Una lectura simple y a primera vista con el resultado final en mano permite decir que Miguel Ángel González tuvo un duelo magistral con la camiseta celeste, un debut que da para ilusionar, que podría ser comparable incluso con algunos de los grandes argentinos que llegaron a O’Higgins en los 90 a ese puesto como Sergio “Mago” Merlini o Raúl Roque Alfaro.
Una segunda revisión podría decir también que el héroe de la jornada fue el de siempre: Enzo Gutiérrez. El trasandino marcó en dos ocasiones, y a diferencia del Mágico que bajó su nivel por algunos pasajes, el ex Boca Juniors fue el más parejo durante todo el partido y aportó con grandes diferencias.
Un tercer análisis es más integrador: O’Higgins literalmente exhibió un ritmo y unos acordes en ofensiva dignos de una orquesta. La idea de Ivo Basay, que en cancha debió ser plasmada por Daniel Morón, era la de mantener la línea de cuatro en defensa, pero solo contar con un volante central (Fernando De La Fuente), luego dos volantes de salida acompañando al Mágico en la creación (Boris Sagredo y Enzo Gutiérrez).
Visto así, lógicamente que no se puede hablar de un partido de individualidades, sino que de piezas que permitieron el engranaje de otras, y al mismo tiempo generaron un colectivo que ni siquiera requirió diez minutos de partido para sentenciarlo.
Párrafo aparte merece lo poco que pudo hacer Unión San Felipe, el cuadro dirigido por Nelson Cossio -que volvió a El Teniente luego de aquella tarde de agosto del 2005 cuando renunció al banco celeste dejándolo en uno de los peores momentos de su historia- llegó muy mermado por las bajas y con refuerzos que por primera vez jugaban juntos.

PAGANDO LAS CULPAS
A los 8′ y luego de una serie de ocasiones claras desperdiciadas, Guillermo Suárez centró por derecha. Sebastián Pinto -que nunca pudo conectarse en el partido- no alcanzó a darle, pero sí lo hizo Enzo Gutiérrez por el segundo palo, dándole justicia al marcador. Esto quedó más claro a los 12′, cuando un tiro libre de Miguel Ángel González sorprendió a Nery Veloso que la esperaba en el palo contrario, por lo que al intentar sacar la pelota terminó ingresando con ella dentro del pórtico.
Solo después de los 20′ hubo una tibia reacción de Unión San Felipe, siendo la más clara del partido un disparo de media distancia de Diego Sepúlveda que pasó sobre el horizontal de Luis Marín… y dejamos de contar.
Cuando el partido parecía decantar y el Mágico había guardado en el bolsillo aquella su varita, a los 67′ tenía el balón en medio campo, ve libre a Gutiérrez por la izquierda y le envía un pase a tres dedos que el atacante recibe para meterse con toda tranquilidad al área y en el momento de quedar mano a mano con Veloso le hace un sombrero que se coloca genialmente en el ángulo contrario. Literalmente la orquesta había ejecutado una estrofa magistral de buen fútbol, y con eso le bastó para cerrar fácilmente la historia ante un rival que, como diríamos en zona huasa, “no le hizo collera”.
Para recordar algunas anécdotas del partido: un hincha sanfelipeño que llegó con un pito y fue advertido por el locutor del estadio de parte del cuarto árbitro a la primera, y a la segunda le llegó una amenaza: “está plenamente identificado”. Con una advertencia para todo el recinto, el pobre ni se atrevió a utilizarlo, aunque su propósito de distraer los ataques de O’Higgins no fue muy efectivo.
Lo segundo fue más lamentable. Tras un choque con el golero Veloso, el defensor Enzo Vera terminó con convulsiones y debió ser rápidamente llevado a un centro asistencial, una vez que fue sacado de la cancha el cuerpo médico del Capo solidarizó con el zaguero y lo atendió debido a que los aconcagüinos no cuentan con tal staff de profesionales.
Un triunfo que podría hacer olvidar aquel nefasto primer semestre como local, uno que hizo recordar aquellas jornadas en que ir a El Teniente. Atrás quedaron las cuatro fechas sin ganar, y la ocasión para seguir pagando las culpas y luchando en lo más alto será el próximo domingo a las 16 ante Santiago Morning.

Comentarios