Síguenos

Sociedad

Siquiatra Claudio Reszczynki: “El duelo no se resuelve por el olvido”

-Implica dolor y también aceptación. Es un mecanismo de respuesta frente a una pérdida.El médico psiquiatra Claudio Reszczynski explicó las etapas del duelo.

Publicado

el

El médico psiquiatra Claudio Reszczynski explicó las etapas del duelo.Por: Flor Vásquez

La tragedia de “Juan Fernández” y la muerte de 21 personas –entre ellas el popular animador Felipe Camiroaga y el empresario Felipe Cubillos- provocó incredulidad, consternación y un sentimiento nacional de pérdida y dolor. Apareció en toda su dolorosa y definitiva dimensión la muerte, a veces repentina, otras más esperada, pero siempre generando tristezas, ausencias y vacíos.

A propósito de ello, conversamos con el doctor Claudio Reszczynki, siquiatra del Hospital Regional, sobre la muerte y el duelo.   

Explicó que el accidente aéreo en que murieron 21 personas causó un impacto público, pero que son los más cercanos a las víctimas quienes están viviendo el duelo y sufriendo. Agregó que el duelo implica dolor frente a una pérdida significativa. “Lo más frecuente es el duelo por  la muerte de una persona cercana, un familiar, un amigo (a), pero también hay duelo por la separación de la pareja, el alejamiento o partida de un ser querido, la pérdida de una función física”, señaló.

Acotó que “el duelo es un mecanismo de respuesta frente a una pérdida, es algo natural, Estamos sujetos a vivir una existencia de transitoriedad, sabemos que en algún momento se va a morir alguien cercano, que nosotros vamos a morir. La muerte es una pérdida y causa dolor. Entonces, el duelo no es un mecanismo patológico, sino que es un mecanismo de respuesta humana, lógica y normal, cuando se da dentro de ciertos parámetros y límites”.

Añadió que el duelo normal tiene ciertas etapas. “Lo primero es  la etapa de shock: frente a la situación, a la muerte de un ser querido, la persona queda choqueada, como anulada emocionalmente. En algunas personas se produce una etapa de negación, no quieren ver la realidad, se niegan emocionalmente a admitirlo. En un primer momento, la negación es un mecanismo de defensa normal y muy frecuente”.

En una segunda etapa, hay aceptación, pero es habitual que la persona que vive el duelo tenga emociones en que se mezcla la pena con la rabia, y muchas veces con la culpa; es muy frecuente: piensa por qué no le dije eso, si hubiese hecho esto quizás…., no alcancé a hablarle. Puede surgir rabia consigo mismo, rabia con el (la) fallecido, ‘me abandonó’. Son emociones normales, pero algunas personas podrían requerir de un terapeuta que las acompañen y ayuden para ir comprendiendo lo humano de todo eso y a integrar mejor todas sus emociones”.

Subrayó que el dolor de la pérdida misma es muy fuerte, sobre todo cuando se ha tenido una relación muy dependiente, emocionalmente, con quien falleció.

VIVIR EL DUELO

-¿Piensa que el duelo y el dolor por la muerte de un hijo es más intenso que el que provocan otras pérdidas?

-En general he visto que sí: la muerte de un hijo, sobre todo para las mamás,  es lo que más fuerte y desgarrador que he visto, pasan años y no logran sobrellevar la pérdida. Sin embargo, no hay reglas, la respuesta tiene que ver con lo significativa que ha sido esa persona para uno; y también con los aspectos y características personales de cada cual.

 

– ¿Cree que la muerte de una persona que ha estado enferma durante un largo tiempo, encuentra a los deudos más preparados?

– Es posible, pero igual hay dolor. En todos los casos es bueno expresar la pena y vivir el duelo. Suele ocurrir que los amigos empiezan a evitar el tema pensando que mientras menos se acuerde a la persona, va a estar mejor, como si la tristeza fuera algo malo. Sin embargo, el problema va por dentro y una persona que se encierra, que no comparte su pena, finalmente revienta por algún lado. Es importante no reprimir la expresión emocional normal, es bueno compartirla con las personas significativas de la familia y con los amigos. En otras palabras: a diferencia de lo que cree mucha gente, un duelo no se resuelve por el olvido; se  resuelve por el recuerdo y por la comprensión.

– ¿Qué otra etapa tiene el duelo?

-Si la persona expresó sus emociones, compartió su pena, viene una etapa de aceptación, en la cual se llega a comprender que justamente esta situación, la muerte, es parte de lo transitorio de la existencia. El duelo se resuelve por el recuerdo, la persona integra todo lo que ha significado en su vida ese ser querido que murió, lo incorpora dentro de sí misma, sabe lo que ha significado y comparte el recuerdo con otros. Ese es un duelo normal; hay personas que viven duelos patológicos.

 

-¿Cuándo se habla de duelos patológicos?

-Hay criterios de extensión respecto del tiempo de duración, no es tan estricto, pero se cree que un duelo que dura más de dos a tres años  se vuelve una cosa patológica, porque la persona no ha podido integrar esta pérdida. Parte de la madurez de la personalidad es integrar este aspecto transitorio de la vida y sobrellevar las pérdidas; comprender que a pesar de ello hay que seguir viviendo. En los duelos patológicos, las personas no logran resolverlos por los canales normales. Y eso genera muchos problemas.

 

– ¿Ayuda la religión a aceptar la muerte y superar la pérdida?

– Cada persona tiene sus propios aspectos valóricos, morales y religiosos. Lo que yo he visto es que la compañía de las personas significativas y/o la pertenencia a un grupo religioso, el que sea, obviamente que les ayuda.

 

– ¿Son importantes los rituales fúnebres?

– En nuestra cultura es importante enterrar a los muertos; es un ritual necesario de aceptación, darles sepultura, saber que ahí están sus restos. En relación a este accidente aéreo en el archipiélago Juan Fernández, el país se ha visto impactado por la muerte de 21 personas. Y también hemos visto grandes esfuerzos por encontrar sus restos. Porque al no tener sus restos, se transforman en desaparecidos, no se les puede dar entierro; eso genera una situación distinta, que los deudos o personas cercanas no pueden resolver fácilmente. El aspecto emocional para la familia es muy fuerte, el no poderlo  enterrar. En ocasiones surgen fantasías, que quizás esté vivo; no pueden vivir el proceso de aceptar su muerte y eso es complicado, se prolonga en el tiempo. Atendí una mamá que perdió un hijo de 10 años, se lo llevó el mar y nunca apareció su cuerpo. Durante varios años, esta madre iba a  la playa, con la esperanza de que su hijo apareciera; fue una situación muy dolorosa. Finalmente, con ayuda terapéutica, aceptó la pérdida de su hijo y aprendió a seguir viviendo con ese dolor.

 

– ¿Cree que es conveniente que los niños asistan a las ceremonias fúnebres?

– Depende. Creo que los niños a cierta edad comprenden el conflicto aunque no sea explícito; hay un mensaje no verbal, los niños reaccionan frente  a las emociones, al ambiente, aunque no sepan explícitamente de qué se trata. Yo personalmente creo que hay que buscar el momento adecuado, un niño tiene que saber, es parte del desarrollo comprender los problemas de la vida y ver que se pueden superar. Si se tiene al niño en una burbuja puede ser peor.

 

Expresar el dolor es importante para tener un duelo normal.– ¿Es necesario pensar en la muerte de vez en cuando?

– Creo que es un proceso personal; sabemos que la muerte es inevitable, pero no podemos estar pensando en la muerte; hay que vivir la vida, y llegado el momento entender y aceptar la muerte.

 

Cómo hablar a los niños de la muerte

Cuando las familias se ven enfrentadas a responder  preguntas y dialogar junto a sus hijos las ideas y creencias que tenemos ante la muerte, surgen las mismas interrogantes: cómo contarlo, dónde, en qué momento, quién es la persona más indicada, cómo contenemos después al niño o niña, preguntas que muchas veces no sabemos cómo responder.

Loretto Torres, psicóloga infanto-juvenil, afirma que es distinto enfrentar la pérdida afectiva de alguien querido, a quien conocemos y que es parte de nuestra vida, a hablar  de la muerte en relación a los sucesos que observamos en los medios de comunicación. “El dolor de la pérdida es mayor en la medida en que aquellas personas que perdemos son parte de nuestra familia. También hay que considerar si fue algo esperado, por ejemplo, luego de una enfermedad, o un suceso imprevisto que irrumpe en nuestras vidas como una crisis”, comenta la especialista.

Agrega que la muerte “es  parte del vivir y debemos abordar este tema con ellos, a medida que consultan en lo cotidiano. En algunas situaciones sucede que no hemos realizado este diálogo con ellos cuando, sin darnos cuenta, estamos enfrentado el fallecimiento de un ser querido, lo que complejiza el abordaje del tema”.

Explica que “elaborar el dolor y la pena pasa por reconocer nuestras emociones y  dar espacio para conversar con claridad con los más pequeños. Si no hay claridad, es importante manifestar que para el adulto es incierto. Nadie espera en estas ocasiones que los adultos estén enteros, sin mostrar su pena.  La elaboración del duelo y la pena no significa olvidar, sino aprender a vivir con el otro en mi interior a través de los recuerdos, de aquello que nos gustaba compartir, de lo que hacíamos juntos”.

Algunas veces, los adultos consideran que los niños no están preparados para asistir a los ritos propios de la despedida de nuestros seres queridos. Si bien cada caso es particular, la especialista infanto juvenil afirma que es recomendable que ellos también acudan a estos espacios. “Los ritos del velorio y del funeral nos permiten estar presente, acompañados por quienes compartieron el cariño hacia la persona y hacia uno, y además nos permite concretizar la despedida, que es importante tanto para los adultos como para los niños. Por tanto, si es posible, es necesario que estén presentes independientemente de su edad. No hay trauma de la muerte, si es vivida con la esperanza de la despedida hacia un reencuentro”.

Anuncio Publicitario

Sociedad

En organización comunitaria Cihol: Alumnos del Colegio Ñikemn y Jardín Pehuén plantaron arbole para ayudar al planeta

Publicado

el

Por

  • Los pequeños ya saben sobre la crisis que vive el planeta y junto a sus padres quisieron aportar en generar una ayuda a revertir la emergencia climática que vivimos

Fotos Marco Lara

Los niños de centros educativos Montessori,  Colegio Ñikemn y Jardín Pehuén, fueron junto a sus padres a la comunidad Cihol, ubicada en Lo Conty en Gultro. En el lugar los niños, sus padres, las guías del centro educativo plantaron diversos arbolitos,  disfrutaron de la naturaleza del lugar y aprendieron  sobre el cuidado del medio ambiente.

La sostenedora del colegio y jardín, Carolina Jofré Goede señalo que la iniciativa busca que los más pequeños tomen conciencia de la importancia de revertir la crisis ambiental del planeta, así los niños tengan conciencia de que sus actos afectan a todos y por ello que deben realizar acciones que contribuyan a construir una mejor convivencia entre sus pares el medioambiente.

Cihol es un centro con un gran entorno natural que queda ubicado a unos quince minutos de distancia en automóvil desde el centro de Rancagua, su dueño Víctor López Del Pino, ha convertido la parcela en un espacio para la recreación, espiritualidad y disfrute de la naturaleza.

Continuar Leyendo

Sociedad

Desde el 2017, el parque rehabilita a fauna silvestre y marina: Parque Safari reinserta en la naturaleza 1 de cada 3 animales silvestres rescatados

Publicado

el

Por

El Centro de Rehabilitación de Fauna Silvestre Parque Safari recibió a más de 750 animales silvestres, reinsertando un 33% a la naturaleza desde 2017. Su labor de conservación en la Región de O’Higgins, se realiza en conjunto con el SAG y SERNAPESCA, siendo fundamental para impulsar un cambio respecto a la conciencia sobre el cuidado de la naturaleza y los animales.

El Parque Safari comenzó a funcionar en el 2006 como un espacio familiar de educación y recreación al aire libre dirigido a la familia y los niños. Al poco andar, según relatan sus fundadores, la gente de la región comenzó a llevar algunos animales exóticos porque muchos de ellos estaban en malas condiciones o en lugares inadecuados para vivir.

Gonzalo Sánchez, gerente de proyectos del parque, recordó que la labor de rehabilitación que realizan actualmente fue una necesidad que surgió de forma espontánea, “ya que las personas traían a las especies que habían atropellado, encontrado o simplemente querían dejar de tenerlas como mascotas y necesitaban un lugar donde darle una mejor calidad de vida”, precisó.

“A medida que pasó el tiempo, nos dimos cuenta que las autoridades si bien podía incautar, necesitaban un lugar donde albergar a las especies. Algunas veces, cuando incautan loros, no tienen un lugar donde puedan ser acogidas y la autoridad no tiene recursos para mantenerlos,” aseguró el gerente.

De esta manera, se fraguó una labor que se cristalizó hace poco más de 2 años cuando comenzó a funcionar el Centro de Rehabilitación del Parque Safari, único en la región de O’Higgins, cumpliendo actualmente un importante trabajo de reinserción en el medio natural en colaboración con el Servicio Agrícola y Ganadero (SAG) y el Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (SERNAPESCA).

Alonso Silva, director Departamento de Manejo y Salud Animal del Parque Safari, quien dirige el centro, aseguró que “todos los animales heridos de la fauna silvestre tenían que ser trasladados a la Región Metropolitana, alterando el proceso de rehabilitación por el traslado y el tiempo. Por eso comenzamos a funcionar como centro de rehabilitación en enero de 2017, han ingresado más de 750 pacientes hasta la fecha, con un porcentaje de reinserción en el medio silvestre de un 33%, aproximadamente.”

Según el especialista, los ejemplares que más recibe este parque rancagüino, son aves rapaces diurnas, peucos, aguiluchos, águilas y mayoritariamente aves rapaces nocturnas como lechuzas. Además, la gente lleva gran cantidad de loros nativos, anteriormente mantenidos como mascotas, porque hoy la tenencia de animales silvestres es ilegal. “Por lo tanto, la gente hace entregas voluntarias de estos animales al SAG y pasan por un proceso de rehabilitación para devolverlos al medio ambiente”, aclaró el médico veterinario.

Trabajo colaborativo público privado

En Chile, la entidad pública que está a cargo de movimiento de fauna silvestre es el SAG y de la fauna marina es el SERNAPESCA. Estos servicios trabajan actualmente de forma colaborativa con Parque Safari, en el rescate y rehabilitación de animales, constituyendo un gran avance en términos de la protección de la fauna de la región.

La directora regional del SAG Región de O’Higgins, Paola Conca Prieto, confirmó que a inicios de 2017 y a través de un proceso de inscripción, se habilitó conforme al marco normativo vigente al Parque Safari como Centro de Rehabilitación de Fauna Silvestre. “Esta figura ha permitido generar una instancia colaborativa con el Servicio para la atención de denuncias relativas a fauna silvestre, que a veces culminan con la recepción de animales heridos o improntados.”

“De esta manera, Parque Safari contribuye con la atención clínica, diagnóstica y tratamientos, para lograr la rehabilitación de estos ejemplares. Así mismo, una vez que los animales se encuentran recuperados, el SAG realiza coordinadamente con el centro la etapa de liberación en ambientes seguros dentro de los ecosistemas de la región” afirmó la autoridad regional.

Bernardita Ahumada, encargada regional de la Unidad de Rescate, Rehabilitación y Conservación de Especies Protegidas de SERNAPESCA, señaló que “el trabajo en conjunto con el parque es fundamental para llevar a cabo nuestra misión, ya que aumentaron bastante los varamientos de especies marinas que protegemos y es importante tener su colaboración para rehabilitarlos y llevarlos nuevamente a su medio”.

“Por eso, me interesa destacar que el equipo humano de Parque Safari tiene siempre la voluntad de recibir animales y aconsejarnos si necesario tratarlo en el medio o esperar. O bien, qué hacer durante el traslado para que lleguen en las mejores condiciones y así sea efectiva la rehabilitación. Este año hemos entregado 6 animales, entre pingüinos, lobos marinos y tortugas. La mayoría los encontramos en muy malas condiciones”, afirmó la experta del servicio público.

La importancia de la conservación de animales

En el marco de cumplir el rol que tienen los zoológicos a nivel mundial, lo más importante para Parque Safari es participar en la conservación de la fauna local de la región de O’Higgins. “Nosotros cumplimos una labor muy importante para la fauna local, y la idea es mantener un equilibrio ecológico, cuyo mayor daño es por parte del ser humano, y así amortiguar el perjuicio a los nichos de las poblaciones de fauna silvestre”, señaló el médico veterinario Silva.

Además, el impacto del parque en la región se refiere al fomento del cuidado de la fauna local a través de la educación. Según lo comentó el gerente de proyectos de Parque Safari, “es necesario entregar a los animales una mejor calidad de vida, pero junto a su rehabilitación, está el mensaje hacia la sociedad sobre la importancia de la conservación de animales.”

“Efectivamente, todavía somos un país en gran parte rural, tenemos tradiciones culturales arraigadas en el campo y la vida de cerro. Lamentablemente esa cultura viene de la mano con la cacería, por lo tanto, gran parte de la población no tiene la conciencia animal que tienen algunos. El cuidado de la naturaleza y la fauna es una cultura que está aumentando de a poco y nosotros, como parque y centro de rehabilitación, nos preocupamos de impulsar ese cambio”, remató Sánchez.

Continuar Leyendo

Sociedad

En Rancagua : Con misa a la chilena Parroquia Santa Gemita comenzó septiembre

Publicado

el

  • En las afueras de la parroquia, los asistentes compartieron y disfrutaron de stand de comidas típicas además de juegos y diversión con lo que vivieron una tarde de domingo llena de tradiciones y al son de las cuecas.

Gisella Abarca

Fotos Nico Carrasco

Este domingo 8 de septiembre, los aires de fiestas patrias llegaron hasta la Parroquia Santa Gemita de Rancagua, y es que su comunidad católica se preparó para dar el vamos a este mes de  de la patria al medio día con una misa a la chilena que congregó a familias completas.

En la cita religiosa, el párroco Carlos Naranjo llamó a los asistentes a ser parte de estas fiestas con respeto y en familia, con el fin de compartir y disfrutar de estas fiestas con sus más cercanos.

Luego de finalizado el oficio religioso, comenzó a sentirse los aires dicieocheros con música y exquisitos olores al pie de la parrilla, los que fueron bien acogidos y como preámbulo para continuar con las actividades preparadas para la jornada.

De este modo, en las afueras de la parroquia, los asistentes compartieron y disfrutaron de la buena música y del tibio sol, así como de stand de comidas típicas además de juegos y diversión con lo que vivieron una tarde de domingo llena de tradiciones y al son de las cuecas.

Continuar Leyendo

Síguenos en Facebook

Lo más visto

Oficial Carlos María O'Carrol 518, Rancagua, Chile - Mesa Central: +56 72 276 6080