Home » Sociedad » Liceo Francisco Tello González celebró sus 70 años
- El establecimiento educacional para adultos festejó sus siete décadas recordando la figura del hombre que le dio su nombre. Ramón Baeza recibiendo su reconocimiento por más de cuarenta años trabajando en el Liceo Francisco Tello.

Liceo Francisco Tello González celebró sus 70 años

Ramón Baeza recibiendo su reconocimiento por más de cuarenta años trabajando en el Liceo Francisco Tello. Por: Francisco Espinoza
Foto: Nico Carrasco

El liceo para adultos Francisco Tello González celebró el martes pasado su aniversario número 70 en el salón auditorium de la Municipalidad de Rancagua. La ceremonia estuvo marcada por el reconocimiento y evocación de la figura del hombre cuyo nombre bautiza este establecimiento.
En el evento estuvieron presentes Jaqueline Ramos, directora de la división de educación de la Cormun, Guillermo Barrios, director del establecimiento, profesores, alumnos y familiares de Francisco Tello González, entre ellos dos de sus cuatro hijos, Ilda y Frida, y uno de sus nietos, René Francisco Tello. “Este reconocimiento a mi abuelo llega en un momento en el que es importante destacar la labor de los educadores”, dijo este último.
El liceo nació en 1941 con la finalidad de completar los estudios de un grupo de personas. Las instalaciones del Liceo Oscas Castro fueron la sede para esta misión. En 1965, las clases se trasladaron al edificio que actualmente albergan las clases del liceo Francisco Tello en Estado 212. Bajo el nombre de Centro Educacional de Adultos funcionó hasta el año 1991, cuando cambió al nombre que lleva hasta ahora.
“El espíritu de don Francisco está en cada rincón, en cada educador. Esta era su escuela”, declaró Guillermo Barrios.
“La gente antigua de Rancagua sabe lo que era la “Universidad Tello”. Era la escuela número tres que estaba aquí y se destacaba por su labor”, agregó su nieto. “Mi abuelo se dedico a educar a gente adulta, a pobres, a la clase trabajadora. Él, desde 1920, estuvo dedicado a eso y salió adelante con pocos medios, su vigor y ganas de hacer las cosas bien. Incluso en esa época les hizo clases de inglés a los mineros de la Braden Cooper”, complementó.
En el aniversario número 70, también se destacó la figura de Tello González en otros ámbitos de la vida rancagüina. “Por más de sesenta años fue voluntario de bomberos. Recibió todas las condecoraciones posibles. Para los desfiles del dos de octubre, la gente miraba sorprendido a ese hombre bajito que desfilaba con el pecho lleno de medallas”, dijo su nieto.

Premios y reconocimientos
En la ceremonia efectuada en el salón auditorium de la municipalidad, fueron distinguidos los empleados con más años al interior del colegio. El más aplaudido fue Ramón Baeza, auxiliar con cuarenta años trabajando en el liceo. “Llegué a acá a los 25 años. Venía del campo y me quedé para no salir más. Yo habló con las personas que vienen a estudiar acá. Yo veo el mundo con otra mentalidad, porque vengo del campo, y trato de pasarles algo a ellos. Pero ya me jubilo el próximo año”, dijo Baeza.
Una vez finalizada la cita en la municipalidad, los asistentes se dirigieron hasta el edificio del liceo para destapar una placa en honor de Francisco Tello González, el hombre que todavía ilumina a e inspira a los profesores del colegio para adultos.

Comentarios