Síguenos

Actualidad

Y O’Higgins sigue cayendo: En el norte simplemente “se achanchó”

– Lo ganaba en dos ocasiones, pero Álvaro Ramos lo emparejó en ambas. José Cantillana decidió hacer cambios para quedarse con el empate y esperar con diez hombres, pero defendió mal, y lo terminó perdiendo ante un Deportes Iquique que llevaba siete fechas sin conocer triunfos.

Publicado

el

Por: Alexis Apablaza Campos

De antemano se decía: si O’Higgins estaba mal, Deportes Iquique estaba peor. ¿Sorprende así una nueva caída rancagüina? Imposible. El nefasto rendimiento de este equipo hace que curiosamente de ser el mejor visitante en el Apertura se pasó a ser el peor en el Clausura. Las derrotas suman y siguen, las expulsiones también; cambian los esquemas, pero los puntos no llegan.
¿Vale la pena sacar cuentas de cuántos puntos se han perdido en las últimas fechas o de hablar de porcentajes de rendimiento paupérrimos? El problema es que, tal como lo venimos diciendo desde las últimas fechas, hablar de este equipo es sin duda un fuerte acto de masoquismo.
El punto es que Deportes Iquique estaba tan mal, terminó tan golpeado al final del primer tiempo en el que fue fácilmente superado por los rancagüinos, que en la I Región daban por hecho que José Cantillana, al ser oriundo de la zona, quiso darle “una manito” al plantel que armó a principios de temporada, pero que se vio obligado a dejar semanas más tarde.
El cambio de propuesta, el cuarto desde que está José Cantillana en el banco, lanzó a los visitantes aprovechando la movilidad en ataque de Esteban Carvajal y de Boris Sagredo, esta génesis de ataque facilitaba los apoyos desde las bandas por Yerson Opazo y Mauricio Arias, y así nutrían a la dupla de ataque de Juan Gonzalo Lorca y Sebastián Pinto.
Esta dinámica complicó mucho a la zaga local, y terminó teniendo su justo premio a los 20′, cuando luego de un tiro libre Sagredo centró, Juan Luis González habilitó desde el segundo palo a Pinto que de cabeza dejó atrás los 200 minutos que tenía O’Higgins sin convertir. Cada vez que este equipo quería, podía seguirle haciendo daño a los locales, prueba de ello fue la ocasión que Carvajal desperdició mano a mano ante el golero Rodrigo Naranjo.
Todo parecía muy bueno para ser cierto: a los 36′ Luis Casanova fue amonestado, y tres minutos después recibió la roja directa. Al disputar un balón con Víctor Hugo Sarabia y terminar perdiéndolo, el volante le da un golpe directo, y la visita se quedó con diez: octava expulsión en las últimas ocho fechas. ¿Ahí se pudrió todo?

A GUARECERSE
Iniciando la segunda parte, la disposición de Cantillana fue la de esperar al rival, y arroparse. Ese riesgo implicó el regalarle la pelota a los Dragones, e incluso dejarlos llegar hasta tres cuartos de cancha propios, y los pecados se pagan, más cuando se tiene un equipo con vocación más ofensiva que defensiva: a los 50′, Álvaro “La Chancha” Ramos en medio de la tole tole, aprovecha que la defensa la saca de la raya para recibirla totalmente solo y empatar.
Fue cosa de segundos para que O’Higgins reaccionara: Pinto habilita a Lorca totalmente libre, al darse la media vuelta envía un zapatazo bajo y pegado al palo, demostrando que había ganas de quedarse con los tres puntos. El problema es que todavía quedaban 39 minutos, y el renunciar al ataque fue un pecado capital.
Las salidas de Sagredo, Carvajal y Lorca demostraron directamente que desde el banco se quería conservar el resultado, y vuelta a lo mismo: darle los espacios al rival, abandonando incluso el dominio del mediocampo. Parecía que valía la pena esperar, pero… “La Chancha” Ramos no los iba a dejar volver a la VI Región con una sonrisa.
A los 70′ Víctor Hugo Sarabia envía un disparo suave, sin destino, directo hacia el lateral; la defensa de O’Higgins confía en que saldrá, pero Ramos -con ese olfato goleador- le pega como viene antes de que toque la línea, el balón rebota en el centro en un zaguero y con eso la visita empata.
Con eso el local empezó a pegar, y la visita solo a guarecerse. Decir que el último gol fue celeste, en esta ocasión, no da para alegrías porque O’Higgins jugó de amarillo. A los 88′ Michael Ríos centró, y por el medio un cabezazo de Donoso totalmente libre para batir al Beto.
Por más que al final del partido las excusas por la derrota se centraran en el cometido de René De La Rosa, nada quita de que el partido se haya perdido desde la lectura táctica. No es novedad decir que O’Higgins paga sus pecados, y muy caro. Si se renuncia a atacar se debe defender bien, si el empate fue por un rebote y la caída por una aparición libre en el área, nada tiene que ver el pito en ello.
Y ahora, ¿quién podrá ayudarlos a salvar la tarea ante Colo Colo?

Anuncio Publicitario

Actualidad

O’Higgins festeja en Santa Laura con solitario gol de Acevedo

Publicado

el

Con estos tres puntos el conjunto que dirige Marco Antonio Figueroa alcanza momentáneamente el tercer puesto de la tabla.

Por: Ricardo Obando.

Un trabajo triunfo por 0-1 consiguió la noche de este viernes O’Higgins de Rancagua.
En el estadio Santa Laura, los celestes se impusieron gracias al gol de Albert Acevedo (43’), quien les ganó a todos por arriba para capturar un centro desde la banda derecha.
Con estos tres puntos, O’Higgins dormirá como tercero en la tabla con 30 unidades detrás de Universidad Católica y Colo-Colo.
En la próxima fecha, los pupilos de Marco Antonio Figueroa recibirán a Huachipato en el estadio El Teniente. (FOTO: Ricardo Obando).

Continuar Leyendo

Actualidad

Lanzan libro con cartas escritas por Óscar Castro a su amor de juventud

Publicado

el

La publicación fue realizada a través de Ediciones UC. El volumen contiene alrededor de 70 misivas, redactadas por el poeta cuando tenía 23 años. Las epístolas datan de 1933.

Marcela Catalán

Este jueves y en dependencias de la Casa de la Cultura de Rancagua, se realizó el lanzamiento del libro ‘Óscar Castro. Cartas Inéditas’. La publicación ve la luz a través de Ediciones UC, en el contexto de un convenio con el municipio local. La obra contiene alrededor de 70 misivas, redactadas por el poeta cuando tenía 23 años y dirigidas a Estela Sepúlveda, de quien estuvo profundamente enamorado. Los textos datan de 1933 y también dan cuenta sobre el literato de aquella época, su diario vivir, entre otros aspectos.

El volumen fue presentado por Luis Agoni, profesor de Castellano y doctor en Estudios Americanos de la Universidad de Santiago de Chile, quien ha investigado sobre el vate. De acuerdo con el experto, el autor quedó prendado de la joven luego de que ella visitara la capital regional en marzo de 1933, con el fin de vacacionar. “Como él era bibliotecario, ella pasaba por fuera, se conocieron e hicieron amigos”.

De tal modo empezaron a intercambiar correspondencia, aunque el especialista comenta que la destinataria de los mensajes jamás dio indicios de sentir lo mismo. “Nunca le dijo que sí o no, pero se escribían (…) Él le pregunta ‘¿qué soy yo para usted?’ Ella siempre le respondía ‘no se lo voy a decir’ (…) En todas las cartas él expresaba su amor. Ella las guardó cuidadosamente, les puso una cinta muy bonita, a pesar de que se casó. Su hermano menor encontró este paquete, lo abrió y se percató de su valor”.

Sobre la importancia de una obra de esta índole, Agoni explica que las misivas de un autor “son por sí mismas muy interesantes, porque iluminan su vida y revelan sus inquietudes, sentimientos, emociones y vicisitudes. En este caso, demuestran que él ya era un poeta, uno que estaba empezando. Se nota en cómo emplea los recursos poéticos para dirigirse a la dama”. En su presentación, el experto agregó que Castro prescindía de referencias eróticas al cuerpo de la mujer, incurriendo en “una idealización extrema de la amada (…) La percibe plena de cualidades espirituales que él valora al máximo”.

El profesor señala que las epístolas dan luces de la relación del autor con Rancagua. “Era una persona muy sensible, que leía mucho y hacía poesía, enviándola a revistas. Aquí se sentía aburrido, falto de espacio vital y cultural. Lo que más deseaba era viajar y salir afuera, pero luego se enfermó y no pudo. Como máximo iba a Santiago o Pichilemu”, relata.

Además de las cartas, el libro contiene un prólogo de Patricio Lizama, profesor de Letras de la Universidad Católica y doctor en Literatura. De acuerdo con María Angélica Zegers, dicha sección “guía al lector en cuanto a cosas en las cuales debería fijarse”.

Respecto a las misivas, detalla que “recorren un año de la vida de Óscar Castro. Lamentablemente no tenemos las respuestas de Estela, porque él pidió quemar su correspondencia no sólo (dirigida) a ella, sino que a diferentes personas (…) Son cartas que hoy a cualquier joven le pueden parecer fuera de lugar, (ya que emplean) un lenguaje que no se usa. Incluso pueden ser consideradas como cursis, pero los invito a leerlas, porque el sentimiento que producen es atemporal”.

A su juicio, las epístolas “ tienen sentimiento, pasión y de verdad enternecen, porque también dan cuenta de la vida en Rancagua a principios del siglo XX. Además el libro posee muchos elementos anecdóticos acerca de la cotidianidad. A pesar de que no fueron hechas para ser publicadas, son una obra literaria. Eso siempre representa una tensión para la familia y el editor. Pero como dijo Luis Agoni, cuando alguien pasa ser a parte del patrimonio cultural del país, uno se da ciertas licencias. Porque es tan bonito, da valor a la cultura del país. Dar a conocer estas cartas, es más importante incluso”.

Horacio Sepúlveda es sobrino de Estela. En sus palabras, la enamorada del poeta le encargó a su padre que las misivas “se fueran a la tumba con ella, pero él prefirió cederlas al municipio (…) No vislumbramos la importancia que podían tener, pero creo que el más visionario fue Roberto Sepúlveda; percibió su relevancia y buscó el modo de donarlas a quien las atesorara por lo que son. Se trata de un aporte valiosísimo, ya que son textos de los cuales los cercanos al poeta no tenían noción”, remata.

Continuar Leyendo

Actualidad

Falleció antigua profesora del Instituto Sagrado Corazón

Publicado

el

Durante la madrugada de hoy, en su casa falleció la antigua profesora del colegio Instituto Sagrado Corazón de Rancagua Violeta Pino . Ella por largos años enseñó a las alumnas de la congregación y terminó su vida laboral como bibliotecaria del establecimiento.

Sus restos están siendo velados en la capilla nuestra Señora de la Valvanera ubicada en av El Parque 309 en Rancagua , este viernes a las 15 horas en la misma capilla se realizará una misa por su eterno descanso. Posteriormente su funeral se realizará en cementerio Parque Jardín Las Flores en Machali.

Continuar Leyendo

Síguenos en Facebook

Lo más visto

Oficial Carlos María O'Carrol 518, Rancagua, Chile - Mesa Central: +56 72 276 6080