Home » Destacada » Ahora sí: O’Higgins le dio finiquito a Basay

Ahora sí: O’Higgins le dio finiquito a Basay

– El cuadro celeste arrolló a Colo Colo los 90 minutos. Pinto marcó en dos ocasiones, y la ventaja pudo ser bastante más abultada, en un partido en que sólo se habló de fútbol y nada fuera de la cancha. Se aseguró la permanencia en Primera A para el 2012, y ahora se busca el milagro de los play offs.

Alexis Apablaza Campos
Fotos: Marco Lara / Héctor Vargas

No fue mucho público el que llegó a El Teniente, considerando la trascendencia de este tipo de partidos: 7.199 espectadores.Quizás había más expectación previa en la prensa capitalina que en la local. Si la Trinchera Celeste había dicho en todos los tonos posibles que nada le haría a Ivo Basay, ¿por qué se generó tanto temor a que al técnico albo le hicieran algo por su incorrecta forma de salir desde Rancagua? Comenzamos esta crónica alabando a la hinchada que fue todo un ejemplo de dignidad.
Si en O’Higgins querían una revancha contra el Hueso por su forma de salir del club, y tildarlo como las “Tres Pilitas de Huano”, qué mejor que conseguirla en la cancha. Cuando la segunda sala del Tribunal de Disciplina decidió no quitarles los tres puntos a los albos, no faltó el fanático del Capo de Provincia que dijo que no importaba porque los perdería en Rancagua. ¡Cuánta razón tenía!
Desde el minuto 1 hasta el 90, O’Higgins fue un dominador total, claro y certero. Un cambio de última hora: Juan Luis González, por un cuadro gripal, cedió su puesto a Esteban Carvajal. Así el equipo se reordenó completo en el medio: Fernando De La Fuente como único volante central, dos para la salida (Carvajal por derecha y Sagredo por izquierda, que se enganchaba hacia el centro) y tres nominales en ataque (Guillermo Suárez, Sebastián Pinto y Juan Gonzalo Lorca).
Andamiaje clave para noquear a la última línea de Colo Colo. Christian Vilches y Nelson Cabrera todavía deben estar buscando a la delantera celeste que simplemente les pasó por encima. ¡Cuántos manos a manos fueron fallados por la delantera celeste en los primeros minutos! Pinto, Lorca y Suárez tuvieron los suyos, siendo el más claro uno que en el que Willy aprovecha un grosero error del capitán albo que no le da un balón, y al quedar mano a mano con Prieto, su disparo roza el segundo palo y se va desviado.
Grítalo si eres celeste, el momento en que el "Tanque" pone la segunda cifraPero la tarde pintaba para alegrías, y efectivamente O’Higgins las generó. A los 30′ un centro por izquierda de Mauricio Arias cruza toda el área, Yerson Opazo lo devuelve desde la derecha, y en esta ocasión Pinto le da de cabeza al frente el primer palo, colocándola cruzada hacia el segundo ante un Prieto que solo le hace vista. Los abrazos y la euforia en Rancagua se desataron a todo dar.
El marcador era justo, y la venganza se consumaba.

NIVELES IMPECABLES
Todo era tan rápido, tan vertical que quizás demore más contárselo que los minutos en que efectivamente ocurrió. Intentando ser exactos, 180 segundos más tarde Lorca aparece por derecha -intercambiando sus roles en ataque, de lo poco que aprendieron de Ivo Basay y que quedó con el tiempo-, para centrar antes de llegar a línea de fondo. El balón bajo y rasante cruzó todo el segundo palo…
Prieto no la pudo controlar, pero por el segundo aparecieron tanto Suárez como Pinto, el Tanque fue el que le dio y su compañero el primero en abrazarlo por decretar el 2 a 0. Con 9 tantos, el delantero es el segundo goleador del Clausura, y el héroe de una jornada en la que Rancagua se aseguró un año más en la Primera A.
Prueba de la desesperación de los albos fue la expulsión de Roberto Gutiérrez, quien en el segundo minuto de descuento reclamó a Enrique Osses de mala forma por no sancionar una falta. Con Colo Colo con 10 y un O’Higgins a la contra, la segunda mitad decayó groseramente en su nivel.
La decisión de José Cantillana de dejar a fuera a Pinto y a Lorca, quienes habrían pedido cambio por las molestias estomacales que presentaron durante la semana, hicieron que el local -aún muy ampliamente superior- llegara a tres cuartos de cancha rival con comodidad, pero sin encontrar a quién habilitar en ofensiva. Algunas apariciones de quienes ingresarían después, Samuel Teuber y Sebastián Céspedes, pero que no encontraron el arco, cuando estaba todo para seguir haciendo más daño.

Colo Colo, por su parte, totalmente dormido. Carlos Muñoz ingresó como centrodelantero, pero nunca tuvo una clara, los albos abusaron de los centros aéreos para un jugador de baja estatura. ¿Mauro Olivi? Ni siquiera demostró el porqué estuvo en cancha, y el resto para olvidar… un paseo celeste por donde se le mire.
¿Figuras? Niveles impecables de todo el equipo. El ex volante celeste Guido Coppa dijo ayer en su columna que para derrotar a los albos “no había que tener puntos bajos, y estar concentrados los 90 minutos”. Su cumplió su máxima, los hinchas celestes se abrazan, e incluso da para soñar con play offs…

Comentarios