Síguenos

Columnas

Todos somos Bonvallet

Publicado

el

Monje, fakir y guerrero. Motivador sin filtro por excelencia y con ganas de incomodar a cuanto establishment existe, independiente de color político u otros, eran parte del sello de un personaje que tuvo mucho de eso, pero también de chileno. Fiel a su estilo, un 18 de septiembre de 2015, será recordado como el día en que el gurú, ese personaje creado en la mente de un loco lindo, dio su último respiro: por la prensa nos enterábamos del fallecimiento, producto de suicidio, de Eduardo Guillermo Bonvallet Godoy quien pudo, y de paso ayudando a otros, sortear cuanta adversidad se cruzó por su camino pero hubo una que fue siempre su compañera hasta el final de sus días: la depresión. Una enfermedad que no mide estratos sociales, poder adquisitivo, nivel educacional u otros porque, simplemente y una vez manifestada, impacta no sólo en la vida de quien lleva consigo ese yugo sino también en su entorno familiar, sus amigos y seres queridos. Y para lograr la profundidad del presente escrito, entre cada párrafo, intercalaré fragmentos de la canción “everybody hurts” (o en español “todo el mundo hiere”) que tanto gustaba al gurú y que servía de fondo para sus monólogos más profundos.
“When your day is long and the night, the night is yours alone, when you’re sure you’ve had enough of this life, well hang on. Don’t let yourself go, ‘cause everybody cries and everybody hurts sometimes” (Cuando tu día es largo y la noche, la noche es tuya solamente. Cuando estás seguro de que has tenido suficiente de esta vida, resiste. No te dejes ir, porque todos lloran y todos hacen daño algunas veces).
Fíjese que la Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que en todo el mundo unos 350 millones de personas tienen depresión y, que para el año 2030, esta condición será la que más gastos por discapacidad y pérdida de años de vida generará, superando a los accidentes, las guerras, el cáncer o los infartos. En el caso de Chile, y según la última Encuesta Nacional de Salud (ENS), el 17,2% de la población tiene depresión, una prevalencia más alta que el promedio mundial, de un 15%. A esto se suma el alto índice de suicidios, que en casos extremos es consecuencia de esta patología y que ha aumentado un 60% en los últimos 10 años, según un informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), que agrupa a 34 países , incluido Chile. En tanto, y según cifras del Ministerio de Salud nacional, el año 2010 la tasa de suicidios por cada 100 mil habitantes era de 11,7%.
“Sometimes everything is wrong. Now it’s time to sing along. When your day is night alone, hold on if you feel like letting go, if you think you’ve had too much of this life, well hang on” (A veces todo sale mal. Ahora es hora de cantar. Cuando tu día es una noche solitaria, resiste si te sientes como soltándote, si piensas que has recibido muchos golpes de esta vida, resiste).
Complementando los datos, y desde una perspectiva teórica, el sociólogo francés Émile Durkheim establece el suicidio como un fenómeno social rompiendo, de paso, la tendencia tradicional de considerarlo como un fenómeno estrictamente individual y por ende sólo como objeto de la psicología o de la moral. Para ello Durkheim establece categorías (egoísta, altruista, anómico y fatalista) en base a la definición de que “Se llama suicidio a todo caso de muerte que resulte directa o indirectamente de un acto positivo o negativo, ejecutado por la propia víctima, a sabiendas de que habría de producir este resultado”. Al respecto, desde ya le extiendo la más cordial invitación a adentrarse en esta teoría social para ahondar en su comprensión y, de paso, aprender a enfrentarla.
“Don’t throw your hand. Oh, no. Don’t throw your hand. If you feel like you’re alone, no, no, no, you are not alone” (No lances tu mano. Oh, no. No lances tu mano. Si sientes que estás solo, no, no, no, no estás solo)
Cuando propongo en el título de esta columna que “Todos somos Bonvallet” lo que trato de refrendar es que ninguno de nosotros está ajeno a ser víctima de esta enfermedad. Porque por más que uno enfrente la vida con optimismo, con mentalidad de triunfo y regalando una sonrisa día a día no debemos olvidar que somos seres humanos y, como tales, estamos expuestos a situaciones que afectan, valga la redundancia, a seres humanos. Como bien expongo en párrafos anteriores, Chile es un país con altos índices en la materia y las preguntas que caben entonces son: Sí estamos en conocimiento de esta información, ¿Qué estamos haciendo como país, desde las políticas públicas, para su prevención? ¿Qué situaciones o acciones nos están llevando a tener una ciudadanía propensa a estados depresivos? ¿Nuestro sistema de salud reúne las competencias, tanto humanas como técnicas, para responder a las urgencias de una población inserta en un mundo de inmediatez, largas horas de trabajo, escaso tiempo para el ocio y altos índices de endeudamiento? Cierto, el fallecimiento de Bonvallet coloca nuevamente el tema en la palestra pero, ¿Qué pasa con aquellos compatriotas que no gozan del reconocimiento público, de espacios de notoriedad para sacar la voz y expresar, entre otros, que simplemente no tienen ganas de nada?
“If you’re on your own in this life, the days and nights are long, when you think you’ve had too much of this life to hang on” (Si vas por tu cuenta, en esta vida, los días y las noches son largos. Cuando piensas que has recibido muchos golpes de esta vida como para aguantar)
Ciertamente el hecho no pasó inadvertido en una semana marcada no sólo por nuestros festejos patrios sino también por un nuevo terremoto que causó estragos en las vidas de las chilenas y chilenos. En este sentido, pareciera que la tónica de nuestro país fuera pasar de la alegría a la tristeza. Basta con salir a las calles y constatar que mientras unos sonríen otros no lo están pasando nada de bien. No obstante lo anterior seguimos en pie, batallando y dando la pelea por más empinada que sea la colina. Eso es parte de nuestra identidad, de lo que nos define como chilenos, pero también un síntoma de que algo como sociedad nos está pasando y no tenemos ni tiempo ni ganas de seguir esperando porque la alegría, más temprano que tarde, llegue a todos y cada uno de los habitantes de esta larga y angosta faja de tierra. Mientras, chilenas y chilenos, resistan, no bajen los brazos, busquen ayuda si la necesitan y continúen luchando por su felicidad.
“Well, everybody hurts sometimes everybody cries. Everybody hurts, sometimes. Everybody hurts, sometimes. So, hold on, hold on” (Bueno, todos hacemos daño algunas veces. Todos lloramos. Todos hacemos daño algunas veces. Todos hacemos daño algunas veces. Así que resiste, resiste, resiste)
Rodrigo Durán Guzmán
Twitter: @rodugu

Anuncio Publicitario

Columnas

Alertas Ciudadanas

Publicado

el

Desde la entrada en vigencia de la nueva ley del Consumidor en marzo de 2019, el SERNAC dispuso la herramienta de “alertas ciudadanas” para detectar conductas de las empresas que pueden afectar los derechos de todos los consumidores, más allá de los casos particulares que se abordan con un reclamo.

Con esa información podemos detectar malas prácticas y tomar diversas acciones, como fiscalizar, abrir procedimientos Voluntarios Colectivos, interponer denuncias o demandas, u oficiar a las empresas para el ajuste de alguna práctica.

Lo entendemos como una verdadera fiscalización ciudadana donde las personas reportan a nuestro Servicio cualquier situación que afecte los derechos del consumidor. Por tanto, es una acción que apunta al bien común, porque los ciudadanos nos alertan para que hagamos algo que ayude a todos y no sólo a su caso particular como cuando se ingresa un reclamo.

Hasta la fecha, los consumidores han ingresado 2.159 alertas ciudadanas aludiendo a malas prácticas cometidas por 914 empresas a lo largo del país.

Al analizar los motivos de estas alertas, un 32% se refiere a incumplimientos de las condiciones ofrecidas por las empresas; seguida de casos relacionados con información y publicidad (26,5%); y, en tercer lugar, malas prácticas respecto de cobranzas extrajudiciales (6,5%).

De ellos, el mercado del retail concentra el mayor número de alertas ciudadanas, seguidas del financiero y las telecomunicaciones.

Entre los ejemplos que han derivado en acciones concretas se encuentra la alerta de ciudadana que reportó al SERNAC que una silla de retención infantil comercializada por la tienda Baby Infanti había sido alterada luego de obtener su acreditación.

Además, presentaba publicidad que podía inducir a error a los consumidores. Por lo que se decidió denunciar la situación ante los tribunales de justicia, solicitando, además del retiro del mercado del producto, las más altas multas contempladas en la normativa.

También se recibieron alertas respecto a dudas con los precios de las farmacias lo que derivó en que el SERNAC desarrollara un cotizador para que transparentar la información de los medicamentos y que los consumidores pudieran elegir la mejor opción.

En síntesis, las alertas ciudadanas son una forma efectiva para escuchar las necesidades de los ciudadanos pues a través de ellas nos dicen en qué están fallando las empresas en distintos mercados. Es una manera en que los ciudadanos toman un rol más activo para exigir sus derechos.

Los consumidores pueden adjuntar fotos, pantallazos, videos o cualquier medio de prueba para que quede registro de la conducta que se busca reportar, por ejemplo, una oferta que no es tal, o un cartel que desinforma del derecho a garantía.

Para ingresar una alerta ciudadana los consumidores pueden hacerlo a través de www.sernac.cl, llamando al 800 700 100 o en las oficinas de atención del SERNAC.

EFRAÍN CONTRERAS
DIRECTOR REGIONAL (S) DEL SERNAC. REGIÓN de El Libertador B.O’Higgins

Continuar Leyendo

Columnas

Aumentar los estándares en la publicidad

Publicado

el

Tras el malestar generado por la difusión de una serie de piezas publicitarias por parte de una empresa en la venta de calcetines escolares, se anunció por parte de las autoridades el inicio de una mesa técnica, cuyo objetivo será fortalecer los estándares publicitarios y evitar que este tipo de situaciones se repitan a futuro.

Esta iniciativa, en la que participará el Ministerio de la Mujer y Equidad de Género, el Ministerio de Desarrollo Social y Familia, el SERNAC y el Consejo de Autorregulación y Ética Publicitaria (CONAR), tendrá como objetivo revisar la regulación internacional y analizar la necesidad de un ajuste normativo en Chile, además de fortalecer la autoregulación.

A nuestro juicio, si bien la autoregulación publicitaria es una buena iniciativa, este caso demuestra que no es suficiente, pues los tiempos han cambiado y se requiere fortalecer los estándares para evitar que se vulneren los derechos de los consumidores, especialmente de aquellos grupos que resultan ser más vulnerables como son los niños y jóvenes.

Actualmente la Ley del Consumidor regula una serie de temáticas relacionadas, por ejemplo, la publicidad engañosa, pero lo ocurrido con las piezas publicitarias difundidas no tienen una regulación específica en dicha normativa.

La publicidad es un vehículo legítimo para que las empresas promuevan sus productos, pero no puede ser un medio que promueva discriminación en ningún sentido.

No es aceptable que la publicidad muestre a niños en pose de adultos; a mujeres en roles que promueven el sexismo, a adultos mayores indefensos, promuevan la violencia o la discriminación por raza, orientación sexual, etcétera.

En definitiva, la publicidad que promueve estereotipos negativos genera prejuicios que perjudican principalmente a grupos vulnerables y minorías, afectando el sano desarrollo de la sociedad y no sólo la relación entre consumidores y empresas.

El tema es más riesgoso cuando son los niños quienes se exponen a la publicidad, pues no saben distinguir entre la realidad y la ficción.

En este sentido, las marcas hoy deben ser todavía más cuidadosas. Deben entender que sus mensajes no son inofensivos y crean realidad.

La publicidad debe ser el vehículo para que las empresas informen de las características, condiciones y bondades de sus productos. Por otro lado, los mensajes publicitarios deben decir la verdad, ser claros y no promover conductas discriminatorias.

Como SERNAC queremos proponer estándares más exigentes y analizar si eso requiere cambios en nuestra legislación. Otros países lo han entendido así y nuestro país no puede quedar atrás.

La invitación que realiza el SERNAC a los consumidores es a que en caso de detectar conductas que afecten sus derechos a realizar las denuncias a través del canal «Alertas Ciudadanas», lo que posibilitará al Servicio realizar las acciones que correspondan.


EFRAÍN CONTRERAS, DIRECTOR REGIONAL (S) DEL SERNAC
REGIÓN DE EL LIBERTADOR B. OH´HIGGINS

Continuar Leyendo

Columnas

Chile como potencia alimentaria y la importancia del nuevo Ministerio

Publicado

el

Por: Noemí Zúñiga, Gerente del CET Agroindustrial

“Convertir al país en una potencia agroalimentaria”, así fue como el Presidente Piñera explicó la creación del nuevo Ministerio de Agricultura, Alimentos y Desarrollo Rural, que busca introducir mayor competencia en el sector agrícola, y una modernización de la cartera.

Se trata de una iniciativa que fortalecerá no solo al sector rural, y entregará mayores herramientas para poder convertirse en un sector pujante de la economía, sino que también consolidará a los sectores que se nutren de la agricultura, como la agroindustria.

La industria de los alimentos ha crecido fuertemente en Chile en los últimos años. Es cosa de ver las cifras. En 2014, se exportaban casi 767 mil toneladas de alimentos procesados, con una equivalencia de US$ 1.707 millones. En 2018, en tanto, se exportaron más de 800 mil toneladas de este tipo de productos a países extranjeros, evidenciando un crecimiento de 4,4% respecto de hace 4 años.

El potencial agroindustrial que tiene el país, mueve al CET Agro a generar las mayores y mejores oportunidades para generar una industria con valor agregado y que supere año a año sus límites.

Desde el CET Agroindustrial, creemos que la idea es poder aprovechar los recursos que tiene el país, usarlos de manera responsable y sustentable, y de esta forma ir generando un sector que va en línea con las necesidades y demandas de los consumidores. Así, el desarrollo de la agroindustria es un resultado natural que debe, mediante incentivos públicos y privados, convertirse en el futuro cercano en una real alternativa de desarrollo.

En el CET creemos que hay que seguir consolidando a Chile como una potencia alimentaria, debemos seguir alcanzando nuevos mercados, mayor tecnificación de nuestros procesos, mayor optimización de los mismos, incorporando los requerimientos técnicos que demandan los mercados, desarrollar nuevos productos, nuevos ingredientes, y mucho más.

El sector agrícola está viviendo momentos difíciles con una sequía que está afectando diferentes dimensiones de la industria. Sin embargo, el fuerte desarrollo del mundo rural es una de las formas que puede continuar fortaleciendo la agricultura de nuestro país y mantenernos como potencia agroalimentaria. Desde el CET valoramos la creación de este nuevo Ministerio y seguiremos apoyando las distintas iniciativas que vayan en total beneficio de todas las industrias agrícolas, en especial la agroindustrial.

Continuar Leyendo

Síguenos en Facebook

Lo más visto