Síguenos

Columnas

EDITORIAL: ¡Qué vuelvan los bombos!

Publicado

el

Todo indica que este jueves podría volver el bombo a El Teniente, en lo que sería todo un hito ya que O´Higgins se convertiría en el primer club de primera división en volver a jugar con bombo en la galería. Y decimos podría porque pese a que O’Higgins realizó la petición a tiempo, y todo indica que la respuesta desde la intendencia sería positiva, al cierre de esta edición no existía una respuesta oficial. Pero esperamos que si no es este jueves, prontamente vuelvan los bombos y la fiesta a los estadios.
El tema de la violencia en los estadios es una problemática que vive nuestro país desde hace aproximadamente tres décadas. Las “barras bravas”, importadas desde el otro lado de la cordillera y a su vez desde Inglaterra, han sido parte importante en este nuevo paradigma de los hinchas del fútbol donde parece que todas las barras son “bravas” y no se hace diferencias entre los delincuentes que muchas veces actúan en las barras santiaguinas y el padre que lleva a su hijo al estadio. La prohibición de portar lienzos y bombos, fue una medida que cayó mal entre los barristas de Chile, que semana a semana intentan darle color a los partidos que juegue su equipo; hinchas como los de O’Higgins, deben pagar culpas de otros.
Cada encuentro deportivo, cada ciudad y cada barra responden a situaciones, historias, sicología social distintas por lo que es impensable que lo que sea correcto para Santiago, se pueda replicar en regiones. Falta desde las autoridades una mirada más desde las ciencias sociales al fenómeno del fútbol y no tanto desde el solo criterio represor donde la libertad de muchos se ve alterada por la violencia y el sinsentido de muy pocos, y es que la sensación de impunidad con que esos pocos actúan es abismante.
Precisamente uno de los reclamos es la falta de la aplicación de inteligencia policial para detener a los culpables y no por unos pocos hacer pagar a la gran mayoría de inocentes. Por ejemplo, tal como lo hemos dicho en columnas anteriores, existen cientos de imágenes de quienes causan graves desórdenes, sin embargo estas personas no son detenidas posteriormente, cuando ya no estén “resguardadas” por la barras, es decir días después de terminado el encuentro.
Sobre los bombos se argumenta que “han sido prohibidos en el medio de las tribunas del estadio debido al simbolismo que representan al interior de las barras, y de las luchas de poder”, este argumento puede ser cierto en grandes barras de Santiago, pero no tiene ningún asidero en barras familiares como la de O´Higgins, donde el bombo es parte del aliento al equipo acompañando a los canticos de las barras.
Si bien el ingreso del bombo significa que O´Higgins debe asumir una serie de medidas de seguridad, no deja de ser una buena noticia y una manera de premiar a barras que normalmente solo se dedican a alentar y como la autorización se entrega partido a partido se transforma en un incentivo positivo para mantener un buen comportamiento, más allá del enfoque represor que parece imperar en el plan “Estadio Seguro”.
Luis Fernando González
Sub Director

Columnas

El papel de la ciberseguridad en la Transformación Digital

Publicado

el


Cuando escuchamos sobre el concepto de Transformación Digital pensamos inmediatamente en la oportunidad de innovar y en la posibilidad de hacer crecer nuestra organización. Sin embargo, en este proceso la seguridad juega un rol protagónico y se debe tomar en cuenta si no se quiere fracasar en el intento.

Sin duda, la irrupción de los últimos progresos tecnológicos ha predispuesto la aparición de nuevos retos y oportunidades para las organizaciones. En un entorno cada vez más conectado, y con toda esta vorágine de avances tecnológicos, queda claro que la ciberseguridad tiene un papel protagonista y crucial en la nueva era digital.

Hasta hace muy poco la ciberseguridad de las empresas se basaba en la securización y protección mediante la integración de diversas soluciones de seguridad. Sin embargo, la evolución de los ciberataques y el robo o fuga de datos se han convertido en un real problema para los negocios, traduciéndose en que existan pérdidas de miles de millones de dólares anuales asociados a cibercrimen. La ciberseguridad está en el centro de esta tormenta que las empresas deben manejar.

El negocio digital se mueve a un ritmo mucho más acelerado que las empresas tradicionales, y los enfoques de seguridad convencionales diseñados para el control, ya no funcionarán en la nueva era de la innovación digital. Idealmente las empresas requieren pasar de ser reactivas a ser proactivas, incorporando plataformas y soluciones que les permita tener visibilidad de los riesgos y adelantarse a posibles ataques.

Si tuviéramos que hablar de las tecnologías que están ayudando en este ámbito, debemos destacar la Inteligencia Artificial que apunta precisamente a predecir los riesgos. Por otra parte, considerar que la madurez se va alcanzando en la medida que se conjugue en el tiempo, factores como la visión estratégica de la compañía, la capacidad de administrar el riesgo, el desarrollo de las personas unido a los procesos y las adopciones de las diferentes tecnologías que logren las compañías.

Según los pronósticos que hemos desarrollado en IDC, de aquí al 2020, el 35% de las grandes empresas contará con un liderazgo que les permitirá transformar su estructura TI para hacer frente a la Transformación Digital. La Transformación Digital hoy conlleva una serie de desafíos que requieren de “inversión” por parte de las empresas, sobre todo si se considera que la ciberseguridad debe ser parte íntegra de la estrategia de una compañía.

Así que es de esperar que toda organización que inicie su viaje hacia la Transformación Digital sea consciente de que la ciberseguridad debe ser siempre uno de los objetivos más importantes. El camino hacia la comprensión y preparación total respecto a la ciberseguridad podrá ser un tanto lento y difícil, pero al mismo tiempo la adaptación de ella será más llevadera mientras antes comprendamos que es inevitable, considerando factores para garantizar la seguridad tanto tecnológicos como otros que apunten al ecosistema de una organización y también a sus colaboradores y clientes.

Patricio Soto, Gerente de Investigación IDC Chile

Continuar Leyendo

Columnas

Ordenanzas municipales: un problema político e institucional

Publicado

el

El posicionamiento que han adquirido los alcaldes de ciertas comunas, muchas veces ha sido a costa de adoptar medidas que escapan del ámbito de su competencia. Esto provoca un problema jurídico, pues la Constitución solo faculta a las municipalidades a ejercer las potestades que la ley expresamente les ha conferido. Sin embargo, también subyace a este fenómeno un problema político significativo.

Por decirlo en términos sencillo, ciertos alcaldes han ido adoptando la costumbre de inmiscuirse en decisiones que deben ser resultas en sede legislativa, pretendiendo jugar el rol de parlamentarios. Esto genera una tensión importante entre los municipios y el Congreso, quien reclama una intromisión indebida en su ámbito de trabajo.

Pero, además, el fenómeno de las ordenanzas va a comenzar a generar una tensión social no menor, pues si cada Municipalidad tiene su propia regulación, ya no está claro las normas que debo cumplir al cruzar la calle y pisar suelo de otra comuna. En este sentido, es inadmisible que una persona en una comuna pueda realizar ciertas conductas que el legislador no ha sancionado (es decir, considera lícitas), pero que, al trasladarse a otra, sea multado por realizar las mismas conductas (como ocurre con la ordenanza de acoso callejero de Las Condes).

En este marco, cabe recordar la idea constitucional de que Chile es un país unitario. Reflejo de esto, es que las competencias que se la ley les otorga a los municipios se restringen al ámbito local y a asuntos como el aseo y ornato. Dictar ordenanzas que escapan de estos asuntos, genera un grave problema institucional, que a todos debiera preocuparnos.

Cristóbal Aguilera Medina
Académico Facultad de Derecho
Universidad Finis Terrae

Continuar Leyendo

Columnas

Una Casa de Todos para Santa Cruz

Publicado

el


Luego de años en que organizaciones y gremios artísticos impulsaron y trabajaron en el proyecto que culminó con la aprobación en el Congreso Nacional de la nueva ley de Fomento a las Artes Escénicas, el Consejo Nacional de las Artes Escénicas y el nuevo Fondo Nacional de Fomento y Desarrollo, es momento propicio y urgente para abrir la discusión pública que nos lleve a levantar de una buena vez un espacio cultural para nuestro Santa Cruz. ¡Hoy es el tiempo de unir fuerzas y trabajar por la creación de la Casa de Todos!.


Porque así como una vivienda es el primer paso de muchas y muchos para construir un hogar, asimismo una Casa de Todos en Santa Cruz sería el primer hito para construir un gran espacio común, público y de acceso amplio para el fomento artístico y cultural de todos los vecinos y vecinas.


El fomento de la cultura en nuestra comuna ha sido relegado por décadas y lamentablemente en los últimos años ha quedado demostrado que el Alcalde y concejales esquivan el apoyo para el desarrollo y promoción de actividades culturales para todos.


Actualmente son iniciativas privadas en Santa Cruz, como el caso del Espacio Cultural LaChupalla, quienes han debido compensar la necesidad insatisfecha y abandonada por las autoridades locales. Este espacio ha potenciado con esfuerzo y dedicación una cartelera de actividades de alta calidad que transita desde la danza, teatro, música, poesía, así como la realización de talleres formativos. La comunidad valora estas instancias y responde con interés participando en ellos. Es necesario pero nunca suficiente, porque además es imperativo contar con el rol público que conlleva todo mundo cultural.


Una casa común debe ser concebida para estar abierta a todas las necesidades artísticas y expresiones culturales, artes escénicas en general y el fomento en la formación artística para niños jóvenes y adultos. Lo anterior, sumado a un proceso de formación de audiencias, representa un desafío ambicioso a la vez imperante para la comunidad santacruzana.


La realidad de una Casa de Todos para la cultura y las artes en nuestra comuna debe nacer en un esfuerzo colectivo promovido desde las fuerzas vivas, vecinales, gremios, centros de estudiantes, organizaciones sociales, representantes del comercio y corporaciones culturales que movilice una agenda común para encontrar respuestas en las autoridades y representantes locales, provinciales y regionales.


Ante la evidente falta de espacios públicos en Santa Cruz, base para la construcción de una vida en comunidad, la Casa de Todos también se apropiaría de un rol básico y central para el desarrollo de una ciudad abierta que respeta las expresiones culturales tradicionales y que abra espacios a nuevas tendencias y movimientos artísticos.


El talento y motivaciones por desarrollar actividades culturales están distribuidos de manera transversal en todas las generaciones actuales en Santa Cruz. Es hora de hacernos cargo para canalizar tantos espacios de participación y asociatividad que hoy esperan ser atendidos.
Construyamos juntos la Casa de Todos para Santa Cruz.

Juan Pablo Arriaza Zalá

Continuar Leyendo
Anuncio Publicitario
Anuncio Publicitario
Anuncio Publicitario

Síguenos en Facebook

Lo más visto

Oficial Carlos María O'Carrol 518, Rancagua, Chile - Mesa Central: +56 72 232 7400