Síguenos

Cultura

Museo Regional inaugura exposición de cerámicas y vidrios de mediados del siglo XIX

Publicado

el

Piezas de la muestra fueron analizadas en el marco de un estudio arqueológico, el cual comparó elementos encontrados en excavaciones realizadas en la Estación Intermodal de Quinta Normal y en Freire con Membrillar. Fruto de aquello, los investigadores lanzarán un libro en noviembre.
 
Marcela Catalán
 
En el segundo piso de la Casa del Pilar, el Museo Regional inauguró una exposición de cerámicas y vidrios que habrían sido utilizados entre mediados del siglo XIX y principios de la centuria pasada. La muestra considera piezas que fueron observadas en el contexto de un estudio arqueológico, el cual compara elementos que fueron encontrados en excavaciones en la Estación Intermodal de Quinta Normal -Región Metropolitana- y en Avenida Freire con Membrillar -en Rancagua-.
La investigación pretendió confrontar los objetos hallados y así poder establecer a qué grupos sociales pertenecieron, entre otros antecedentes. La exhibición estará abierta hasta fines de este mes en el mencionado recinto y el proyecto concluirá con el lanzamiento de un libro, con los detalles de su desarrollo. Éste será presentado alrededor del 15 de noviembre.
“Estudio comparativo de utensilios de cerámica y vidrio de procedencia colonial y republicana”, es el título de la indagatoria, ejecutada gracias a la adjudicación de un Fondart Regional. La iniciativa fue efectuada por los arqueólogos Mario Henríquez -director del citado museo-, Claudia Prado y Gia Lazzari.
En palabras del primero, “la idea era comprobar si el material encontrado correspondía a gente de situación económica similar en ambos sectores”. Lo anterior, considerando que los dos sitios se emplazaban en “los suburbios de sus ciudades”. Es decir, en áreas “casi rurales”.
En cuanto a los objetos hallados, Henríquez revela que examinaron “piezas de loza, de gres y de vidrio”. Es así como se pueden apreciar “vajillas de mesa, adornos y diferentes ornamentos”, los cuales habrían sido empleados entre mediados del siglo XIX y las primeras décadas de la centuria pasada. “Para los dos lugares, las fechas son similares”, agrega. También debieron analizar botellas de vino y de cerveza.
A su juicio, estos artículos les permitieron establecer “indicadores sociales”. Y es que según explica, “algunos no eran de fácil acceso”, constituyéndose en productos suntuarios. Entre estos pueden situarse las lozas importadas, pues antes tenían un alto costo monetario. Por el contrario, las botellas poseían un “uso común y corriente”, más popular.
“Por una parte, nos encontramos con una gran cantidad de loza importada. Pero en línea con la realidad de esa época, la mayoría (de la población) pertenecía a familias obreras. De este modo, de acuerdo con la documentación, concluimos que no todos podían adquirir esto, porque su compra correspondía al 14 por ciento del sueldo de un obrero normal, padre de familia. A partir de eso, consideramos esto como algo suntuoso”, detalla Gia Lazzari.
En ese sentido, argumenta que antecedentes como los especificados ayudan a que los profesionales de su área puedan establecer “qué contexto socioeconómico estamos enfrentando”.
No obstante, Henríquez aclara que, pese a las diferencias indicadas, todos estos productos guardan un valor patrimonial. Aquello, porque su observación permite inferir su historia y la de quienes los emplearon, guardando un significado para la sociedad que los analiza.
Ahora bien, para que el público pueda comprender el contexto en que los elementos fueron fabricados y utilizados, la exposición incluye gráficas que revelan dichos antecedentes. A su vez, también hay dos tótem donde indagar en estos datos.
¿Pero por qué examinar materiales de las dos ubicaciones señaladas y no de otros emplazamientos? En línea con Lazzari, lo anterior se debe a que los artículos fueron encontrados en el marco de los trabajos de mejoramiento de Avenida Freire y durante las obras en la Estación Intermodal Quinta Normal.
“La Ley de Monumentos Nacionales determina que se debe hacer un estudio de impacto ambiental, lo que incluye uno de tipo arqueológico. Los objetos resultantes de eso debían dar con el depósito de un museo de la Dibam, arribando a éste. Pero además de los análisis solicitados por reglamento, no había una investigación en profundidad sobre el tema. Nosotros aprovechamos eso, que teníamos (elementos de) sitios cronológicamente similares, por lo que quisimos hacer una indagatoria comparativa”, remata.
 

Anuncio Publicitario

Cultura

Con gran puesta en escena, escuela de Danzas Árabes “Samaira” finalizó semestre

Publicado

el


-En la muestra participaron 56 alumnas entre adultas, jóvenes y pequeñitas, las que con variadas presentaciones que muestran la cultura, folclore, música y danzas, pusieron en escena el Medio Oriente y su coquetería.



El viernes recién pasado, el Aula Magna del Colegio Coya se llenó de magia, color y danza con la belleza y galantería de las alumnas de la Escuela de Danzas Árabes “Samaira” quienes realizaron su muestra semestral para coronar su primera etapa del año.


En la exhibición participaron 56 alumnas entre adultas, jóvenes y pequeñitas, las que con variadas presentaciones que muestran la cultura, folclore, música y danzas, pusieron en escena el Medio Oriente y su coquetería.


Un gran espectáculo dirigido por Laura Salinas “Samaira”, donde se reflejó todo el profesionalismo y calidad de enseñanza, que quedó demostrado en un auditorio lleno que agradeció la presentación con un cerrado aplauso al finalizar la muestra.


En la cita, su directora Laura Salinas, “Samaira”, señaló que se ha culminado con éxito el trabajo semestral realizado en los diez cursos que cuenta la escuela, la cual se está consolidando como una de las más importantes del país en esta disciplina.


Cabe destacar que el espectáculo lo realiza la escuela de danzas cada año, entidad que cuenta actualmente con más de 70 alumnas.

Continuar Leyendo

Cultura

Mural más grande de Chile ya está iluminado con alta tecnología

Publicado

el


La obra de arte pintada en los silos del Molino Koke por Miguel Chacoff y Philippe Carrera, Arte Urbano en las Alturas, desde ahora podrá ser disfrutada de día y noche.

Por allá por el año 2017 comenzó uno de los proyectos artísticos más ambiciosos que se hayan realizado durante el último tiempo en Rancagua: el mural de los silos del Molino Koke. “Arte Urbano en las Alturas”, de los artistas urbanos Philippe Carrera y Miguel Chacoff, es el nombre de la obra que una vez finalizada abarcará un total de 4 mil 600 metros cuadrados sobre un telón poco usual: los grises silos y edificios del molino del sector poniente de la capital regional.


Arte Urbano en las Alturas es un panorama imperdible para los rancagüinos y visitantes de la ciudad, por lo que la Municipalidad de Rancagua, en un convenio con la empresa Schréder (Bélgica), instalaron once focos de alta tecnología LED para iluminar la obra urbana durante las noches. La inauguración se realizó durante la noche de este miércoles 21 de agosto, a un costado del mural, y fue encabezada por el alcalde de Rancagua, Eduardo Soto; los concejales Ricardo Guzmán y Jaime Canales; la seremi de Cultura, Lucía Muñoz; y el representante de la empresa, Ricardo Lucchesi.


“Este mural, al día de hoy, en su etapa 1 y 2, es el más grande del país; y cuando se cumplan las etapas 3 y 4, será el más grande de Latinoamérica. Esto es un complemento al área verde que hicimos, y luego de ello, logramos que la empresa belga, Schréder, hiciera el aporte de la iluminación, que es de piso y le da iluminación a esta magnífica obra de arte que es el mural Arte Urbano en las Alturas. Están todos invitados a venir al Parque Koke, a este antiguo molino de 1892, y que hoy es el telón del mural más grande de Chile, realizado por dos jóvenes artistas rancagüinos”, señaló el alcalde Eduardo Soto una vez finalizada la actividad.


Cabe destacar que la iluminación fue realizada por la empresa belga, Schréder -con trabajos de iluminación en París, Río de Janeiro, el Vaticano y el Coliseo de Roma, entre otros- y consta de once focos LED SculpFlood 60, que están bajo tierra y que iluminan el mural que representa la flora y fauna de nuestra precordillera, mezclado con la vida urbana reflejada en un abuelo y su nieta.


“Primero que todo, agradecido de la Municipalidad porque hacer una iluminación tan grande no es tan fácil. El aporte cultural está y la ciudad se potencia con esta obra, estamos a 500 metros del casco histórico de la ciudad, tenemos la obra más grande de Chile y ahora está 24 horas abierta para la gente; tenemos un museo de arte urbano. Esto es un aporte nacional al arte urbano. Por un lado me siento orgullo y por otro me siento agradecido de poder haber hecho esto”, indicó uno de los muralistas, Miguel Chacoff.


Su compañero, Philippe Carrera, recordó que la obra aún no está completa y solicitó ayuda para poder completarla. “Estamos esperando los resultados del Fondart. El año pasado postulamos y no se financió, pero volvimos a concursar este año al financiamiento. Estamos esperando poder terminarlo para que sea el mural más grande de Latinoamérica y hacer un reconocimiento masivo. Esperamos que nos puedan ayudar, los vecinos están muy comprometidos y lo bueno es que ahora pueden verlo las 24 horas del día”, finalizó Carrera.

Continuar Leyendo

Actualidad

Lanzan libro con cartas escritas por Óscar Castro a su amor de juventud

Publicado

el

La publicación fue realizada a través de Ediciones UC. El volumen contiene alrededor de 70 misivas, redactadas por el poeta cuando tenía 23 años. Las epístolas datan de 1933.

Marcela Catalán

Este jueves y en dependencias de la Casa de la Cultura de Rancagua, se realizó el lanzamiento del libro ‘Óscar Castro. Cartas Inéditas’. La publicación ve la luz a través de Ediciones UC, en el contexto de un convenio con el municipio local. La obra contiene alrededor de 70 misivas, redactadas por el poeta cuando tenía 23 años y dirigidas a Estela Sepúlveda, de quien estuvo profundamente enamorado. Los textos datan de 1933 y también dan cuenta sobre el literato de aquella época, su diario vivir, entre otros aspectos.

El volumen fue presentado por Luis Agoni, profesor de Castellano y doctor en Estudios Americanos de la Universidad de Santiago de Chile, quien ha investigado sobre el vate. De acuerdo con el experto, el autor quedó prendado de la joven luego de que ella visitara la capital regional en marzo de 1933, con el fin de vacacionar. “Como él era bibliotecario, ella pasaba por fuera, se conocieron e hicieron amigos”.

De tal modo empezaron a intercambiar correspondencia, aunque el especialista comenta que la destinataria de los mensajes jamás dio indicios de sentir lo mismo. “Nunca le dijo que sí o no, pero se escribían (…) Él le pregunta ‘¿qué soy yo para usted?’ Ella siempre le respondía ‘no se lo voy a decir’ (…) En todas las cartas él expresaba su amor. Ella las guardó cuidadosamente, les puso una cinta muy bonita, a pesar de que se casó. Su hermano menor encontró este paquete, lo abrió y se percató de su valor”.

Sobre la importancia de una obra de esta índole, Agoni explica que las misivas de un autor “son por sí mismas muy interesantes, porque iluminan su vida y revelan sus inquietudes, sentimientos, emociones y vicisitudes. En este caso, demuestran que él ya era un poeta, uno que estaba empezando. Se nota en cómo emplea los recursos poéticos para dirigirse a la dama”. En su presentación, el experto agregó que Castro prescindía de referencias eróticas al cuerpo de la mujer, incurriendo en “una idealización extrema de la amada (…) La percibe plena de cualidades espirituales que él valora al máximo”.

El profesor señala que las epístolas dan luces de la relación del autor con Rancagua. “Era una persona muy sensible, que leía mucho y hacía poesía, enviándola a revistas. Aquí se sentía aburrido, falto de espacio vital y cultural. Lo que más deseaba era viajar y salir afuera, pero luego se enfermó y no pudo. Como máximo iba a Santiago o Pichilemu”, relata.

Además de las cartas, el libro contiene un prólogo de Patricio Lizama, profesor de Letras de la Universidad Católica y doctor en Literatura. De acuerdo con María Angélica Zegers, dicha sección “guía al lector en cuanto a cosas en las cuales debería fijarse”.

Respecto a las misivas, detalla que “recorren un año de la vida de Óscar Castro. Lamentablemente no tenemos las respuestas de Estela, porque él pidió quemar su correspondencia no sólo (dirigida) a ella, sino que a diferentes personas (…) Son cartas que hoy a cualquier joven le pueden parecer fuera de lugar, (ya que emplean) un lenguaje que no se usa. Incluso pueden ser consideradas como cursis, pero los invito a leerlas, porque el sentimiento que producen es atemporal”.

A su juicio, las epístolas “ tienen sentimiento, pasión y de verdad enternecen, porque también dan cuenta de la vida en Rancagua a principios del siglo XX. Además el libro posee muchos elementos anecdóticos acerca de la cotidianidad. A pesar de que no fueron hechas para ser publicadas, son una obra literaria. Eso siempre representa una tensión para la familia y el editor. Pero como dijo Luis Agoni, cuando alguien pasa ser a parte del patrimonio cultural del país, uno se da ciertas licencias. Porque es tan bonito, da valor a la cultura del país. Dar a conocer estas cartas, es más importante incluso”.

Horacio Sepúlveda es sobrino de Estela. En sus palabras, la enamorada del poeta le encargó a su padre que las misivas “se fueran a la tumba con ella, pero él prefirió cederlas al municipio (…) No vislumbramos la importancia que podían tener, pero creo que el más visionario fue Roberto Sepúlveda; percibió su relevancia y buscó el modo de donarlas a quien las atesorara por lo que son. Se trata de un aporte valiosísimo, ya que son textos de los cuales los cercanos al poeta no tenían noción”, remata.

Continuar Leyendo

Síguenos en Facebook

Lo más visto

Oficial Carlos María O'Carrol 518, Rancagua, Chile - Mesa Central: +56 72 276 6080