Síguenos

Columnas

EDITORIAL: Los compromisos presidenciales no deben ser financiados por la región

Publicado

el

El Servicio de Salud de O´Higgins está solicitando 5 mil millones de pesos al Consejo Regional, fondos que serían necesarios para implementar el sistema informático del nuevo Hospital Regional, sin tener todos los antecedentes no podemos objetivamente evaluar si un sistema informático cuesta tal cantidad de dinero, pero si podemos asegurar que no corresponde que esos montos salgan del erario regional.

 

El mismo director del Servicio de Salud Fernando Troncoso nos entrega argumentos en este sentido, cuando en medio de la polémica que sostuvo con el CORE a raíz del nombre del hospital regional y la molestia de los consejeros que señalaron no haber sido considerados, en reiteradas ocasiones Troncoso señaló que esta era una obra del MINSAL por lo que no necesitaba autorización del CORE, por lo que lógicamente debiese ser el MINSAL el que financie la obra completa. Por lo tanto el presupuesto para el sistema informático debiese salir del presupuesto nacional y no de los escasos fondos de la región.
Sí bien el Hospital Regional es una ansiada obra, que ya lleva reiterados retrasos y donde aún no se conoce una fecha concreta para el traslado, no es responsabilidad de los consejeros si por falta de presupuesto la obra se atrasa aún más, es responsabilidad de quienes no consideraron en el presupuesto de la obra esta importante partida presupuestaria. Se aduce que la responsabilidad vendría de la administración anterior, pero esta razón que puede ser cierta, a dos años de terminado el gobierno de Sebastián Piñera no parece ser un excusa valida, más aún cuando ya en dos presupuestos de la nación no han sido considerados estos montos. Un compromiso presidencial, como lo es la construcción del nuevo Hospital Regional, no debería ser financiado con fondos regionales, más aún cuando la lucha hoy se centra en que las regiones puedan tomar sus propias determinaciones.
Es que 5 mil millones de pesos no es un aporte menor, más aun considerando que para la Universidad Regional el presupuesto del 2016 solo considera un aporte de poco más de mil millones de pesos, seguramente otro compromiso presidencial que deberá ser financiado con los siempre escasos fondos regionales. Para poner en contexto la gran cantidad de fondos solicitados, con ese monto se podrían construir 5 estadios como el del Patricio Mekis (cancha 1) o 161 multicanchas en diversas poblaciones de nuestra región.
Nuestros parlamentarios tienen el deber de velar en el congreso que estos fondos sean finalmente considerados en el presupuesto de la nación.

 

 

Luis Fernando González Vallejos

Sub Director

Anuncio Publicitario

Columnas

EDITORIAL: Incertidumbre

Publicado

el

Desde una oficina solitaria, ya que prácticamente todos los funcionarios del diario están haciendo teletrabajo, escribo estas líneas en medio de la incertidumbre que seguramente todos sentimos ante el avance del Coronavirus.
Incertidumbre porque no sabemos que va a pasar, porque con temor vemos la posibilidad de que nosotros o alguno de nuestros seres queridos se enferme. También pese a que todos entendemos que la salud es lo primero también nos preocupa el futuro, la economía tanto a niveles macroeconómicos como en nuestras finanzas personales se verá resentida. Las ventas bajan o no existen al mismo tiempo que no todos podemos quedarnos en la casa. Tiene que seguir funcionando la luz, el agua, produciéndose alimentos, barriéndose las calles, recogiendo la basura y necesitamos tener información de lo que está pasando.
Con todas las dificultades que esta situación conlleva, donde nosotros mismos como pyme vemos con preocupación el problema económico, queremos ver con optimismo el futuro. Que esta situación sirva para mejorar como sociedad, valorar los espacios de reunión que hoy se ven limitados. Cuando sea posible volver a juntarnos, que la obligada desconexión nos permita de verdad darnos cuenta de lo necesario del cara a cara que nunca puede ser completamente remplazado por una red social.
Al mismo tiempo que pese a la incertidumbre reafirmamos nuestro compromiso con entregar diariamente la mejor información posible.

Luis Fernando González V
Sub Director

Continuar Leyendo

Columnas

OPINION: Navegando en los impactos de COVID-19 en la cadena de suministro

Publicado

el

Por Pablo Morales, Socio de Deloitte

Como un típico evento de cisne negro, el COVID-19 tomó al mundo por completa sorpresa, iniciándose en China y escalando rápidamente al mundo occidental. De este modo, cuando la fábrica del mundo y el transporte global se impactan, las cadenas de suministro globales se ven afectadas.


Habiendo partido el contagio el 31 de diciembre de 2019 en Wuhan – China, el impacto de inmediato fue relevante, siendo esta ciudad muy importante para las cadenas de suministro globales, dado que ha sido por décadas base para empresas de manufactura, high tech y farmacéuticas.


Si bien China pareciera estar lentamente volviendo a la normalidad, el efecto global no parece ser conocido y tampoco las ramificaciones en posibles futuros focos de disrupción en la cadena de las empresas globales y locales. Al afectarse la oferta y la demanda, la supply chain de las empresas se ve impactada.


Sin embargo, algunas empresas están mejor preparadas que otras. Estas empresas han desarrollado e implementado estrategias de continuidad del negocio y gestión de riesgos de la cadena de suministro. También han diversificado sus cadenas de suministro desde una perspectiva geográfica para reducir los riesgos del lado de la oferta de cualquier país o región. Tienen productos clave o componentes estratégicos de múltiples fuentes para reducir su dependencia de proveedores, y han considerado una estrategia de inventario que amortigüe interrupciones en la cadena de suministro.
En el artículo “COVID-19 Managing supply chain risk and disruption”, Jim Kilpatrick, Líder Global de Supply Chain de Deloitte, entrega las siguientes recomendaciones para afrontar y prevenir los impactos en las empresas y distingue entre las empresas que se abastecen en geografías afectadas y las que venden en aquellos lugares.


A las empresas que se abastecen de geografías impactadas se les recomienda: mitigar riesgos en proveedores Tier 1; iluminar su Cadena de Suministro extendida; entender y activar Fuentes de abastecimiento alternativas; actualizar Política de Inventario y parámetros; dar visibilidad al inbound de materiales y materias primas; foco en agilidad en planificación de la producción; Evaluar alternativas para el Outbound de logística y asegurar capacidad; prepararse para posibles cierres de plantas; planificar fuerza de trabajo y planear escenarios globales.


En tanto, a las empresas que venden a geografías impactadas se les sugiere: dimensionar el impacto en la demanda; afinar sincronización entre Demanda-Suministro (S&OP); repararse para posibles shifts en canales y evaluar alternativas para logística inbound; abrir canales de comunicación con clientes clave; alinear con clientes las capacidades para cumplir promesas de cumplimiento; prepararse para la recuperación (Rebound) y también planear escenarios globales.
De este modo, esta crisis ha recalcado la importancia del concepto de una Supply Chain resiliente, capaz de mitigar sus riesgos y recuperarse rápidamente de las disrupciones. De esta forma, logrando los atributos de visibilidad, flexibilidad, colaboración a lo largo de la cadena y control.

Continuar Leyendo

Columnas

OPINION: El fin no justifica los medios

Publicado

el


Desde el estallido social del 18 octubre ha sido posible apreciar con preocupación un progresivo deterioro del respeto que las personas deben a la autoridad y las normas que regulan la vida en sociedad en Chile, generado por escándalos de corrupción en que se han visto envuelto no sólo una parte de nuestra clase política, sino también otros actores relevantes.


La situación antes descrita, paradójicamente ha generado una percepción de frustración y desamparo en la ciudadanía, pues, a pesar de que en los últimos treinta años Chile ha alcanzado niveles de prosperidad y desarrollo no visto en periodos previos de nuestra historia, la población siente que los beneficios de tal progreso sólo han llegado a un grupo limitado de personas.
Sin lugar a dudas, el problema previamente expuesto ya significa un desafío muy relevante para cualquier democracia en tiempos normales, pero con una crisis como la que estamos viviendo producto de la pandemia del COVID 19, puede implicar un esfuerzo mucho más importante para sustentabilidad de la convivencia nacional.


Es en estos tiempos complejos cuando se necesita más que nunca que las personas confíen en sus autoridades y en la legitimidad de las normas que los regulan: Es por ello, que resulta tremendamente preocupante que, en algunas localidades, se pretenda imponer de facto por los ciudadanos, medidas tales como, la prohibición de ingreso; como también cuarentenas y otras restricciones a las libertades personales que algunos alcaldes han pretendido instaurar en sus comunas, cuya constitucionalidad es -por decir lo menos- discutible.


No cabe duda de que todas esas medidas son bien intencionadas y obedecen a lo que el buen sentido común les dicta a muchas personas: e, incluso, desde el punto de técnico, podrían estar justificadas y ser la respuesta a una percepción de inactividad del gobierno central. Sin embargo, nada de ello puede justificar que en pos de una causa justa una autoridad o persona pueda atribuirse, ni aun a pretexto de circunstancias extraordinarias, una facultad que la Constitución o las leyes dictadas conforme ella no le han concedido.


En un Estado de Derecho, es fundamental que tanto los ciudadanos como las autoridades se sometan al principio de la legalidad en todas sus actuaciones para garantizar la estabilidad democrática y el respeto de los derechos fundamentales, ya que se si revisamos la historia, en el nombre de causas nobles se han cometido las mayores atrocidades.


En consecuencia, en momentos tan complejos como el que estamos viviendo debemos cuidar con mayor celo los valores del respeto de las normas y de las autoridades legítimamente establecidas, pues ciertamente el logro de cualquier objetivo por más legítimo que sea, no puede obtenerse por cualquier medio. La sobrevivencia de nuestra democracia depende de ello.

Boris Fiegelist Venturelli
Director de la Carrera de Derecho Universidad Andrés Bello, sede Concepción

Continuar Leyendo

Síguenos en Facebook

Lo más visto

C1

C2