Síguenos

Columnas

Gratuidad con Fin de Lucro

Publicado

el

Fernando León del Pedregal, Rector CFT Finning y Gerente de Capacitación Finning Sudamérica

 

Una majadera consigna ideológica se ha instalado en el imaginario colectivo del país; ¡Fin al Lucro!. Esta frase conlleva innumerables interpretaciones, pero la más recurrente dice relación con la idea de que no sería moralmente aceptable que se lucre, entendiendo por ello la obtención de un beneficio económico, por la prestación de servicios que serían un derecho social, como salud, pensiones y educación. Y es en este último punto en que me gustaría profundizar.
En innumerables estudios se ha demostrado que la Educación Superior, incluyendo la universitaria y técnica profesional, es uno de los vehículos de movilidad social más poderosos con el que cuentan las familias vulnerables, y también de clase media, para que sus hijos alcancen mayores niveles de bienestar cultural, económico y social. Chile históricamente ha tenido un exitoso modelo educacional basado en prestadores, tanto estatales como privados, el que se amplió en la década del 80’ hacia la Educación Superior, permitiendo el nacimiento de universidades privadas sin fin de lucro e institutos profesionales y centros de formación técnica. Este modelo se ha mantenido inalterable hasta la actualidad, hoy sólo el 15% de los alumnos de Educación Superior en Chile están matriculados en instituciones estatales y un mayoritario 85% de las familias han escogido instituciones privadas. En conclusión, el Estado de Chile cumple un rol subsidiario de la Educación Superior, y no un rol activo de ella.
Chile gasta en promedio el 2,4% de su PIB en educación, un número bastante alto comparado con los de los países OCDE, los que en promedio gastan sólo el 1,7%. La educación en nuestro país y en el mundo nunca ha sido gratis, su costo lo asume la población, elemento constitutivo del Estado, a través del pago de impuestos o de aportes directos de las familias.

Actualmente sólo un 40% de los alumnos de colegios municipales (estatales) logra obtener más de 475 puntos en la PSU, para acceder a universidades estatales o privadas, con lo cual la mayoría de los alumnos más vulnerables de Chile deben optar por estudios técnico profesionales en institutos y centros técnicos, que como ya dijimos pueden ser con o sin fines de lucro. De hecho casi la totalidad de los Centros de Formación Técnica (CFT) están constituidos actualmente como sociedades con fin de lucro. Por todo lo anterior, resulta lamentable y casi incomprensible que la gratuidad en la Educación Superior en Chile haya sido propuesta en 2016 sólo para universidades tradicionales y centros sin fines de lucro, ya que en ellas no estudian los hijos de las familias más vulnerables de nuestro país.
Finning es una empresa multinacional privada canadiense, el mayor representante de equipos y servicios Caterpillar a nivel global, que continuando con su tradición y preocupación por la formación técnica de personal altamente calificado, decidió invertir cerca de US$ 20 millones de dólares en la construcción de CFT con fines de lucro inaugurado en 2013 que hoy cuenta con más de un centenar de alumnos vulnerables en sus avanzadas aulas y talleres de Antofagasta y Santiago. Son jóvenes cuyas familias han depositado sus sueños y esfuerzos en una empresa privada que les entrega formación para la vida. Actualmente la totalidad de los estudiantes del CFT Finning cuentan con becas de estudios que cubren entre el 60% y el 100% de sus matrículas y aranceles.
Entendiendo la realidad, y la coyuntura, que vive la Educación Superior en Chile, hemos determinado entregar Gratuidad Total a todos nuestros alumnos desde 2016, concurriendo para ello con recursos 100% privados, generados por una empresa con fin de lucro. Tal vez seremos el primer CFT privado con fin de lucro que otorgará la gratuidad total, y lo hacemos convencidos que las familias más carenciadas de nuestro país son las primeras que merecen acceder a estudios superiores de excelencia, sin costo alguno para ellas.
Convocamos a otras grandes empresas privadas y gremios a seguir este ejemplo de “Gratuidad con Fin de Lucro”, ya que creemos firmemente que la provisión privada de Educación Superior Técnica es la mejor forma de lograr una profunda conexión entre el mundo educacional y la realidad de la empresa privada, por medio de una formación dual pertinente, generando alta empleabilidad. El lucro u obtención de beneficio privado no se logra en el proceso educativo, sino posteriormente en el desempeño profesional y calificado de técnicos de primer nivel, que aportan su productividad al negocio principal de las empresas.

Anuncio Publicitario

Columnas

Alertas Ciudadanas

Publicado

el

Desde la entrada en vigencia de la nueva ley del Consumidor en marzo de 2019, el SERNAC dispuso la herramienta de “alertas ciudadanas” para detectar conductas de las empresas que pueden afectar los derechos de todos los consumidores, más allá de los casos particulares que se abordan con un reclamo.

Con esa información podemos detectar malas prácticas y tomar diversas acciones, como fiscalizar, abrir procedimientos Voluntarios Colectivos, interponer denuncias o demandas, u oficiar a las empresas para el ajuste de alguna práctica.

Lo entendemos como una verdadera fiscalización ciudadana donde las personas reportan a nuestro Servicio cualquier situación que afecte los derechos del consumidor. Por tanto, es una acción que apunta al bien común, porque los ciudadanos nos alertan para que hagamos algo que ayude a todos y no sólo a su caso particular como cuando se ingresa un reclamo.

Hasta la fecha, los consumidores han ingresado 2.159 alertas ciudadanas aludiendo a malas prácticas cometidas por 914 empresas a lo largo del país.

Al analizar los motivos de estas alertas, un 32% se refiere a incumplimientos de las condiciones ofrecidas por las empresas; seguida de casos relacionados con información y publicidad (26,5%); y, en tercer lugar, malas prácticas respecto de cobranzas extrajudiciales (6,5%).

De ellos, el mercado del retail concentra el mayor número de alertas ciudadanas, seguidas del financiero y las telecomunicaciones.

Entre los ejemplos que han derivado en acciones concretas se encuentra la alerta de ciudadana que reportó al SERNAC que una silla de retención infantil comercializada por la tienda Baby Infanti había sido alterada luego de obtener su acreditación.

Además, presentaba publicidad que podía inducir a error a los consumidores. Por lo que se decidió denunciar la situación ante los tribunales de justicia, solicitando, además del retiro del mercado del producto, las más altas multas contempladas en la normativa.

También se recibieron alertas respecto a dudas con los precios de las farmacias lo que derivó en que el SERNAC desarrollara un cotizador para que transparentar la información de los medicamentos y que los consumidores pudieran elegir la mejor opción.

En síntesis, las alertas ciudadanas son una forma efectiva para escuchar las necesidades de los ciudadanos pues a través de ellas nos dicen en qué están fallando las empresas en distintos mercados. Es una manera en que los ciudadanos toman un rol más activo para exigir sus derechos.

Los consumidores pueden adjuntar fotos, pantallazos, videos o cualquier medio de prueba para que quede registro de la conducta que se busca reportar, por ejemplo, una oferta que no es tal, o un cartel que desinforma del derecho a garantía.

Para ingresar una alerta ciudadana los consumidores pueden hacerlo a través de www.sernac.cl, llamando al 800 700 100 o en las oficinas de atención del SERNAC.

EFRAÍN CONTRERAS
DIRECTOR REGIONAL (S) DEL SERNAC. REGIÓN de El Libertador B.O’Higgins

Continuar Leyendo

Columnas

Aumentar los estándares en la publicidad

Publicado

el

Tras el malestar generado por la difusión de una serie de piezas publicitarias por parte de una empresa en la venta de calcetines escolares, se anunció por parte de las autoridades el inicio de una mesa técnica, cuyo objetivo será fortalecer los estándares publicitarios y evitar que este tipo de situaciones se repitan a futuro.

Esta iniciativa, en la que participará el Ministerio de la Mujer y Equidad de Género, el Ministerio de Desarrollo Social y Familia, el SERNAC y el Consejo de Autorregulación y Ética Publicitaria (CONAR), tendrá como objetivo revisar la regulación internacional y analizar la necesidad de un ajuste normativo en Chile, además de fortalecer la autoregulación.

A nuestro juicio, si bien la autoregulación publicitaria es una buena iniciativa, este caso demuestra que no es suficiente, pues los tiempos han cambiado y se requiere fortalecer los estándares para evitar que se vulneren los derechos de los consumidores, especialmente de aquellos grupos que resultan ser más vulnerables como son los niños y jóvenes.

Actualmente la Ley del Consumidor regula una serie de temáticas relacionadas, por ejemplo, la publicidad engañosa, pero lo ocurrido con las piezas publicitarias difundidas no tienen una regulación específica en dicha normativa.

La publicidad es un vehículo legítimo para que las empresas promuevan sus productos, pero no puede ser un medio que promueva discriminación en ningún sentido.

No es aceptable que la publicidad muestre a niños en pose de adultos; a mujeres en roles que promueven el sexismo, a adultos mayores indefensos, promuevan la violencia o la discriminación por raza, orientación sexual, etcétera.

En definitiva, la publicidad que promueve estereotipos negativos genera prejuicios que perjudican principalmente a grupos vulnerables y minorías, afectando el sano desarrollo de la sociedad y no sólo la relación entre consumidores y empresas.

El tema es más riesgoso cuando son los niños quienes se exponen a la publicidad, pues no saben distinguir entre la realidad y la ficción.

En este sentido, las marcas hoy deben ser todavía más cuidadosas. Deben entender que sus mensajes no son inofensivos y crean realidad.

La publicidad debe ser el vehículo para que las empresas informen de las características, condiciones y bondades de sus productos. Por otro lado, los mensajes publicitarios deben decir la verdad, ser claros y no promover conductas discriminatorias.

Como SERNAC queremos proponer estándares más exigentes y analizar si eso requiere cambios en nuestra legislación. Otros países lo han entendido así y nuestro país no puede quedar atrás.

La invitación que realiza el SERNAC a los consumidores es a que en caso de detectar conductas que afecten sus derechos a realizar las denuncias a través del canal «Alertas Ciudadanas», lo que posibilitará al Servicio realizar las acciones que correspondan.


EFRAÍN CONTRERAS, DIRECTOR REGIONAL (S) DEL SERNAC
REGIÓN DE EL LIBERTADOR B. OH´HIGGINS

Continuar Leyendo

Columnas

Chile como potencia alimentaria y la importancia del nuevo Ministerio

Publicado

el

Por: Noemí Zúñiga, Gerente del CET Agroindustrial

“Convertir al país en una potencia agroalimentaria”, así fue como el Presidente Piñera explicó la creación del nuevo Ministerio de Agricultura, Alimentos y Desarrollo Rural, que busca introducir mayor competencia en el sector agrícola, y una modernización de la cartera.

Se trata de una iniciativa que fortalecerá no solo al sector rural, y entregará mayores herramientas para poder convertirse en un sector pujante de la economía, sino que también consolidará a los sectores que se nutren de la agricultura, como la agroindustria.

La industria de los alimentos ha crecido fuertemente en Chile en los últimos años. Es cosa de ver las cifras. En 2014, se exportaban casi 767 mil toneladas de alimentos procesados, con una equivalencia de US$ 1.707 millones. En 2018, en tanto, se exportaron más de 800 mil toneladas de este tipo de productos a países extranjeros, evidenciando un crecimiento de 4,4% respecto de hace 4 años.

El potencial agroindustrial que tiene el país, mueve al CET Agro a generar las mayores y mejores oportunidades para generar una industria con valor agregado y que supere año a año sus límites.

Desde el CET Agroindustrial, creemos que la idea es poder aprovechar los recursos que tiene el país, usarlos de manera responsable y sustentable, y de esta forma ir generando un sector que va en línea con las necesidades y demandas de los consumidores. Así, el desarrollo de la agroindustria es un resultado natural que debe, mediante incentivos públicos y privados, convertirse en el futuro cercano en una real alternativa de desarrollo.

En el CET creemos que hay que seguir consolidando a Chile como una potencia alimentaria, debemos seguir alcanzando nuevos mercados, mayor tecnificación de nuestros procesos, mayor optimización de los mismos, incorporando los requerimientos técnicos que demandan los mercados, desarrollar nuevos productos, nuevos ingredientes, y mucho más.

El sector agrícola está viviendo momentos difíciles con una sequía que está afectando diferentes dimensiones de la industria. Sin embargo, el fuerte desarrollo del mundo rural es una de las formas que puede continuar fortaleciendo la agricultura de nuestro país y mantenernos como potencia agroalimentaria. Desde el CET valoramos la creación de este nuevo Ministerio y seguiremos apoyando las distintas iniciativas que vayan en total beneficio de todas las industrias agrícolas, en especial la agroindustrial.

Continuar Leyendo

Síguenos en Facebook

Lo más visto