Síguenos

Cultura

ChilEtno: Músicos nacionales y extranjeros compartirán en encuentro folclórico

Publicado

el

Los participantes asistirán a un campamento desde el 14 al 24 de febrero, donde intercambiarán experiencias sobre el repertorio más tradicional de sus respectivos países. Al final se formará una orquesta que dará conciertos al público, luego de aprender diferentes melodías a oído. La Región de O’Higgins recibirá a las diversas delegaciones.

Marcela Catalán

Durante diez días y en la Región de O’Higgins, músicos nacionales y extranjeros comparten en un campamento para intercambiar sus conocimientos sobre el folclore de sus respectivos países de origen, con el fin de que aplicar ese aprendizaje en sus correspondientes carreras. Una experiencia donde descubren otras culturas y se abren a nuevos sonidos. Ésa es la premisa del II Encuentro Internacional de Música Folk ChilEtno, a realizarse entre el 14 y el 24 de febrero en esta parte del país, evento que culminará con la conformación de una orquesta. Para cerrar con broche de oro, los artistas que se sumen darán conciertos en Rancagua (21), Chépica (22), Chimbarongo (23) y San Fernando (24), estando en evaluación la posibilidad de dar una función adicional en otra ciudad.

Serán 20 los intérpretes foráneos que se integrarán a esta cita, quienes provendrán de Suecia, Escocia, Alemania, Bélgica, Estados Unidos y República Checa, además de 40 chilenos. Estos últimos podían postular desde el 21 de diciembre pasado.

Respecto a cómo fue el proceso de clasificación de los visitantes extranjeros, Ernesto Calderón, creador de esta iniciativa y líder artístico de su versión 2016, explica que estos fueron escogidos a través de las redes de contacto que establecieron cuando participaron en campamentos de este tipo en otras naciones. “Es gente que hace mucho tiempo tenía la ilusión de venir y conocer nuestra cultura. Se les envía una invitación, porque queremos asegurar cierto perfil de asistentes. Aparte, los cupos son limitados”, agrega.

En ese sentido, el también director de Ensamble Transatlántico de Folk Chileno, detalla que, tanto los viajeros como los músicos nacionales, deben tocar instrumentos melódicos o de cuerdas, “como violín, viola, violonchelo, o acordeón o instrumentos de viento, como flauta, clarinete o bronces, ya que el objetivo es conformar una orquesta”. Igualmente, deben tener entre 18 y 30 años, y dominar el idioma inglés -aunque sea de modo básico-. En ambos casos, lo ideal es que conozcan el folclore de sus latitudes. “Pero no es excluyente, ya que pueden venir del mundo clásico y estar interesados en trabajar bajo este formato, donde todo se aprende de oído”, desliza.

En la ocasión, enseñarán a interpretar alrededor de 15 a 20 temas. Además, se pretende difundir el sistema de ritmo con señas. “Es un procedimiento de improvisación generado en Argentina y que ya aplicamos en el primer ChilEtno, que también ha sido llevado a cabo en otros campamentos. Consiste en que la orquesta ejecute piezas improvisadas y a tiempo real. Es una manera de crear arreglos con los temas a trabajar. Supongamos que vamos a dedicarnos a una melodía de un minuto. A través de esto, la podemos ir cambiando y sonará distinto en cada concierto”, adelanta Calderón.

De ahí que el evento cuente con monitores especializados en aquello, para enseñarle a los participantes cómo funciona. Es así como habrá un director de cuerdas y otro para la sesión rítmica, a quienes pueden acudir si es que tienen dudas.

GRATIFICANTES EXPERIENCIAS

Calderón ha asistido a campamentos de este tipo en Escocia y Bulgaria, siendo líder artístico en Croacia y Bélgica. Ahora compartirá esta experiencia con Gianela D’Agostini, cantante de Ensamble Transatlántico de Folk Chileno, que también ha participado en citas de Eslovenia y Francia.

“Hace unos diez años me interesé mucho en la música de Irlanda y Escocia y después de un viaje que hice a esos países, me involucré más y empecé a ir a estos encuentros. En la orquesta donde soy director, combinamos instrumentos clásicos con otros tradicionales. Es algo que antes no se me hubiese ocurrido realizar bajo este formato, porque los músicos no tienen partitura. Es como ver a un grupo folclórico grande y espontáneo. Estas situaciones me inspiraron mucho, debido a los arreglos que se hacen. A veces se alejan de lo tradicional, aunque se mantienen apegados a la raíz”, cuenta él.

A pesar de ello, asegura que se proponen cosas nuevas, “como mezclas con el mundo popular, el pop, rock y el jazz”. Por eso, agrega que todo aquello lo llevó a replantearse el modo en que componía. Para graficar cuánto han calado estos viajes en su persona, relata que escribió una cumbia con letra en croata.

“Todo lo que hemos visto afuera y aprendido en cuanto a música, hemos tratado de aplicarlo en nuestro país. Estas experiencias nos han servido para crear acá nuevas instancias, como ChilEtno o el Festival Internacional de Música Inmigrante. Sin duda que asistir a estos campamentos ha influido en nuestra forma de plantear el evento, como también en la misma música que se muestra allí”, señala D’Agostini.

Hilda Ekstedt (Suecia) y Luisa Brown (Escocia) son dos de las intérpretes extranjeras que se sumarán a este encuentro. La primera toca saxofón y estudia en la Academia de Música y Drama de la Universidad de Gotemburgo. La segunda es violinista, licenciada en Música y Medios en la Universidad de Newcastle (Inglaterra), aparte de haber concurrido a etno campamentos en Suecia, Eslovenia y Francia. Ella será monitora en la fila de cuerdas, de la cita nacional.

“Yo toco en una banda en Gotemburgo, donde interpretamos música de América Latina y Chile. Por eso estoy aquí, porque tengo interés en esto. Cuando Ernesto y Gianela estuvieron en Europa con el Ensamble Transatlántico de Folk Chileno, tocando en mi universidad, fue muy bonito”, revela Hilda. En sus palabras, fue gracias a esta orquesta que aprendió a tocar folclore de estas latitudes en su saxofón. Igualmente, explica que conoce a Violeta Parra y Víctor Jara, además de ejecutar temas de Elizabeth Morris con su propia banda.

Por su lado, Brown revela que no ha oído muchos sonidos de este sector del continente. Sin embargo, comenta que hace dos años se ha abierto a escuchar propuestas que provienen de fuera de Europa. “Antes, sólo interpretaba música de Escocia y después viví en Suecia, donde aprendí más. Ahora estoy en Chile, donde hay música nueva para mí. Estos campamentos son como grandes fiestas. La primera vez que fui a uno, no podía entender cómo podría conocer a tanta gente. Estableces relaciones con muchas personas y aprendes mucho de oído. No podía creer que fuera posible algo así”, remata.

Anuncio Publicitario

Cultura

Novela de escritora local está ambientada en hogar del Sename

Publicado

el

“Fernando no ríe” cuenta la historia de un niño vulnerado en sus derechos más básicos. La trama ocurre en Rancagua y está basada en hechos reales.

Marcela Catalán

Ayer en el auditorio del campus Rancagua de la Universidad de O’Higgins (Alameda N°611), la autora Marcela Pozo (1965) lanzó su novela “Fernando no ríe”. El libro es publicado a través de editorial Étnika y que fue presentado por Edmundo Moure, ex presidente de la Sociedad de Escritores de Chile.

El protagonista que da nombre a esta historia es un niño, cuya progenitora lo tuvo en su adolescencia. En vista de la situación sus padres la abandonan, destinando al pequeño a ser rechazado por ella. De tal modo truncan su vida, destinándolo a la calle. En ese contexto el pequeño termina en un hogar del Sename.

La autora nació en Santiago y se estableció en Rancagua en 1994, según explica, debido a su matrimonio. La novelista asegura que el libro está basado en hechos verídicos. “A Fernando lo vi en la calle desde chiquitito, hasta que de repente me di cuenta de que tenía la edad de mis hijos. Yo pasaba por el mismo lugar y siempre estaba allí, hasta hoy. Él se formó solo, sin afectos o gestos. No tiene nada, es como un ente”, revela. En la actualidad, alcanzó la mayoría de edad.

De acuerdo con Marina Marchant, seudónimo de Marcela Pozo, en la obra el protagonista ingresa a un hogar del Sename a los seis años. “Por primera vez conoce a personas, porque antes no se relacionó con nadie. Sólo pedía en la calle, llegando a su casa, con una madre adicta”. En palabras de la escritora, en el recinto comparte con “hijos de traficantes, delincuentes”, pero también con tres mujeres “que están ahí por vocación de servicio”. Se trata de la directora, la asistente social y la psicóloga.

La novelista explica que su marido tuvo un centro de formación técnica en Rancagua, cuyos alumnos pasaban tiempo con integrantes de un hogar de Carabineros que apadrinaron como institución. Afirma que dicha experiencia le permitió tener contacto con niños. Sus historias la inspiraron a construir otros personajes de su publicación.

Según confiesa, escribir este libro le produjo “mucha emoción. Fue súper duro hacerlo, porque empiezas a leer y piensas cómo alguien puede sufrir tanto. Pero en la realidad pudo sufrir mucho más (…) A él no lo quieren, no lo aceptan. También está la mirada de quienes observan a estos niños de la calle, la de ellos, dando cuenta de qué sienten cuando ven pasar a alguien como yo, en auto con mis hijos”. Pozo subraya que su objetivo es sensibilizar a los lectores sobre esta problemática.

La autora adelanta que se encuentra trabajando en dos proyectos narrativos, uno de ellos acerca del poder y el dinero.

Continuar Leyendo

Cultura

Teatro Regional llevará el nombre del gran Lucho Gatica

Publicado

el


El Concejo Municipal aprobó por unanimidad que el principal recinto artístico de la ciudad cambie su nombre al del Rey del Bolero.

Por unanimidad el Concejo Municipal de Rancagua aprobó este martes 6 de agosto el cambio de nombre del Teatro Regional de Rancagua, por uno en honor del destacado cantante rancagüino Luis Gatica, más conocido como “Lucho” o el “Rey del Bolero”; con esto, desde muy pronto el principal escenario artístico de la Región de O´Higgins pasará a llamarse: Teatro Regional Lucho Gatica.
La propuesta fue presentada ayer a los concejales quienes acordaron aprobar por unanimidad el cambio de nombre del teatro que ya tiene entre sus pasillos una escultura de Lucho y de su hermano Arturo, que también fue un importante cantautor.


“Lucho Gatica significa mucho para Rancagua. Sin duda alguna es la figura artística del mundo popular más importante a nivel internacional que haya nacido en nuestra ciudad. Además, siempre destacó en cada una de sus intervenciones el orgullo de ser rancagüino. El año pasado, logramos con motivo del natalicio 90 entregar unas esculturas de los hermanos Gatica. Creo que es conveniente que después de su lamentable partida, poder designar al más importante escenario artístico, como es el Teatro Regional, que llevara el nombre de Teatro Regional Lucho Gatica. En los próximos días haremos una ceremonia alusiva”, señaló el alcalde de Rancagua, Eduardo Soto.
Luis Enrique, “Lucho” como fue conocido toda su vida artística, nació en Rancagua el 11 de agosto de 1928. Estudiante del Instituto O’Higgins, mostró desde pequeño sus dotes artísticos, por lo que, tras grabar su primer álbum, se trasladó a Santiago para completar sus estudios y comenzar su carrera como cantante de boleros. Debido a su talento fue nombrado “La Voz de Terciopelo” y prontamente comenzó a extender su carrera a nivel internacional, llegando a ser considerado como “El Rey del Bolero”. Lucho es hermano del también rancagüino Arturo Gatica, que también brilló como cantante a nivel nacional. El Rey del Bolero falleció el 13 de noviembre del 2018 en México.

Continuar Leyendo

Cultura

Sección educativa de Sanfic llega en agosto a Rancagua con cuatro películas internacionales

Publicado

el

En el marco de dicho programa, en el Teatro Regional exhibirán las cintas “Adama” y “Supa Modo”. En el Centro Cultural Oriente proyectarán “Amelie Corriendo”, mientras que en la Casa de la Cultura mostrarán “Viento del Este”.


Marcela Catalán

En su aniversario número 15, Sanfic (Santiago Festival Internacional de Cine) presenta por primera vez en la región su programa Sanfic Educa. Éste fomenta el acceso y aprendizaje del lenguaje audiovisual entre niños, niñas y jóvenes, a través de talleres, material pedagógico y la exhibición de películas que promueven habilidades como la curiosidad, creatividad y reflexión. Dichas cintas “plantean temáticas con profundo sentido humano y social”, explican desde Fundación CorpArtes, entidad organizadora del evento. Éste es producido por Storyboard Media.

En ese contexto es que el público rancagüino podrá ver en agosto cuatro largometrajes extranjeros, los que serán proyectados con subtítulos. La entrada es liberada.

El director del Teatro Regional, Eduardo Díaz, comenta que el martes 20 de agosto, a las 10 de la mañana, presentarán en Millán N°342 un filme para 728 estudiantes de diversos colegios de O’Higgins, los cuales seleccionaron en vista de los trabajos colaborativos realizados antes. En la ocasión los alumnos verán “Adama”, dirigida por Simon Rouby. El protagonista que da nombre a esta cinta es un niño de 12 años, quien vive en una aldea remota de África Oriental. Su hermano desaparece una noche, por lo que desafía la prohibición de edad y sale a buscarlo. El viaje lo lleva más allá de los mares del norte hasta la Europa de 1916, viéndose en medio de la Primera Guerra Mundial.

Ese día, en el mismo lugar a las 19:30 horas, mostrarán la producción alemana-keniana “Supa Modo”. Para verla, el 13 de agosto el recinto repartirá dos invitaciones por persona. Los interesados también pueden obtener las suyas a través de la APP #RANCAGUADIGITAL.

Del realizador Likarion Wainaina, la película cuenta la historia de Jo, una pequeña de nueve años que ama el cine de acción y sueña convertirse en una súper mujer, deseando grabar una cinta donde tenga el rol estelar. Su imaginación le ayuda a olvidar que tiene una enfermedad incurable. Sin embargo para su hermana esto no es suficiente, por lo que la anima a creer en sus poderes mágicas, incitando al pueblo a cumplir sus anhelos.

“Este tipo de alianzas nos dan la posibilidad de acceder a lo más importante de la creación audiovisual, tanto nacional como internacional”, explica Eduardo Díaz, destacando que en este contexto el público local podrá apreciar grandes obras del séptimo arte.

Igualmente llegarán producciones a otros espacios de la ciudad. Es así como al Centro Cultural Oriente arribará la película alemana “Amelie Corriendo”. La cita es el 23 de agosto, a las 11 horas en Juan Martínez de Rozas N°01040. Amelie (Mia Kasalo) es una adolescente con asma. Tras un grave ataque, sus padres la envían a una clínica especializada en el sur de Italia. La terapia la agobia, por lo que escapa a la montaña acompañada por su amigo Bart (Samuel Girardi). Juntos intentan alcanzar la cima, pues allí podrá ser curada según una antigua tradición.

También disfrutarán de Sanfic Educa en la Casa de la Cultura de Rancagua, ubicada en Avenida Cachapoal N°90. En ese contexto es que exhibirán la alemana “Viento del Este”, de la directora Katja von Garnier, el viernes 30 de agosto a las 19 horas.

Mika (Hanna Binke) tiene 14 años y reprobó el curso, por lo que no le permiten pasar las vacaciones con su amiga Fanny. En cambio debe quedarse con su severa abuela en el campo, donde el celular no tiene cobertura, aunque cerca hay una granja ecuestre. Allí trabaja Sam, un simpático mozo, además de estar el indomable potro Viento del Este. Entre el caballo y la adolescente nace una excepcional amistad, vínculo que transforma las vidas de ambos.

Continuar Leyendo

Síguenos en Facebook

Lo más visto

Oficial Carlos María O'Carrol 518, Rancagua, Chile - Mesa Central: +56 72 276 6080