Home » Actualidad » Caso Teatro Regional: El informe de Contraloría sobre presuntas irregularidades cometidas por Corporación Cultural de Rancagua

Caso Teatro Regional: El informe de Contraloría sobre presuntas irregularidades cometidas por Corporación Cultural de Rancagua

Ente fiscalizador objetó montos y llamó al municipio y al Gore a exigir restitución de dineros. Además el organismo constató gastos rendidos de forma duplicada. También acusó otros que no se ajustan a los fines de las “subvenciones otorgadas” e insuficientemente acreditados, aunque aceptó algunas respuestas a observaciones planteadas con anterioridad.

 

 

 

Marcela Catalán

 

 

 

En enero de 2017 los concejales de Rancagua Patricio Henríquez (PS), Silvia Santelices (PS), Carlos Arellano (DC) y Danilo Jorquera (PC) acudieron a Contraloría, con el fin de entregar antecedentes para que el organismo iniciara una investigación por presuntas irregularidades ocurridas en el Teatro Regional. Esto, en el contexto de los más de tres años de Marcelo Vidal como su director y gerente general. La indagación abarcó desde el 9 de julio de 2013 y el 31 de diciembre de 2016.

En el marco de lo anterior es que el ente fiscalizador entregó su informe final el 29 de diciembre pasado. En línea con el mismo documento, Contraloría realizó una “auditoría y examen a los recursos transferidos por la Municipalidad de Rancagua y el Gobierno Regional de O’Higgins (Gore) a la Corporación de la Cultura y las Artes de Rancagua”. Las tareas también se abocaron a “la inversión de los citados montos”.

En cuanto a los principales resultados, el organismo asegura que “se constató la aprobación y rendición de gastos anteriores a la fecha del acto administrativo que aprobó la transferencia, por lo que la Municipalidad y al Gore deberán descontar los montos objetados, los que ascienden a $113.883.415 y $42.749.851, respectivamente, y exigir su restitución”, dice el escrito.

El informe también señala que hubo dineros “rendidos a la Municipalidad de Rancagua de forma duplicada, debiendo dicho municipio exigir la restitución de recursos por la suma de $6.197.804, así como aclarar el monto de $6.151.350”.

Contraloría igualmente constató “rendiciones que incluyen gastos, los cuales no se ajustan a los fines de las subvenciones otorgadas”, y otros acreditados de modo insuficiente. “La corporación deberá proporcionar los antecedentes que permitan acreditar su correspondencia o su regularización, lo que será verificado en la etapa de seguimiento”.

Asimismo la auditoría apunta a la existencia de montos con “cargo a los ingresos propios de la corporación”, referidos a “pagos efectuados a la sociedad en la que participa el ex gerente general” (Marcelo Vidal), remuneraciones “por servicios no acreditados a Sara María Marcus, socia de Antumbra Producciones Ltda”, y también a Ida Gutiérrez. Además el ente observa “fondos en administración pendientes de rendición por parte del ex gerente general, rendiciones de fondo fijo” realizadas por Vidal, y gastos acreditados de manera insuficiente. Por todo aquello, el organismo fiscalizador advierte que remitirá todas estas informaciones al Ministerio Público, para los fines que resulten procedentes.

El examen también verificó que “la Municipalidad de Rancagua aprobó las rendiciones de las subvenciones otorgadas los años 2013 y 2014 sin exigir el comprobante de ingreso. Por ello, “deberá ajustar dicho procedimiento a las disposiciones que regulan los procedimientos de rendición de cuentas de esta entidad de control”.

 

 

HECHOS DESTACADOS Y EJEMPLOS DE OBSERVACIONES

El documento menciona que la Dirección de Control de la Municipalidad de Rancagua realizó en octubre de 2014 y enero de 2017 un examen “selectivo de los aportes” del ente edilicio, otorgados entre julio de 2013 y julio de 2014, “a los recursos transferidos en 2016, respectivamente”. Pese a ello, indica que no se evidenció “control de los recursos transferidos en agosto de 2014 y septiembre de 2015. Estos ascendieron a $1.036.791.000.

También se señala que el municipio aprobó “la totalidad de los gastos respaldados con boletas de honorarios”, sin pedir los “contratos e informes técnicos que avalaran la prestación del servicio”. Sobre este punto, la alcaldía habría respondido que instruirán a las unidades municipales “encargadas de su revisión de gastos, para que recopilen antecedentes, preparen talleres, modifiquen la ordenanza municipal y efectúen cualquier acción que permita cumplir”, con la rendición de las dineros otorgados por subvenciones, para dar cuenta de que estos fueron destinados a los fines previstos.

Contraloría mantuvo su observación, “sin perjuicio” de que concreten las acciones propuestas. Aparte, exhortó al ente edilicio al “fortalecimiento de los controles implementados”, para “evitar la reiteración de situaciones como la advertida”.

Cabe mencionar que también habría habido rendiciones “fuera de plazo”, las cuales no fueron exigidas por el municipio. Al respecto, éste contestó que “instruyó a su Unidad de Administración y Finanzas para cumplir dicha tarea, agregando que un manual, que se encuentra para la aprobación del directorio de la corporación, establecerá las fechas límites “para la rendición de todos los fondos públicos” administrados por la institución cultural.

Igualmente se indica que la alcaldía no remitió “los comprobantes de subvenciones otorgadas en 2013 y 2014”. La observación fue mantenida por tratarse de “hechos consumados”, aunque el organismo edilicio señaló que realizaron los certificados para esos años, añadiendo que estos “se han generado correctamente” en adelante.

En cuanto al rol del Gore, el ente fiscalizador también constató gastos rendidos por la corporación, “con boletas de honorarios”, los cuales carecen de contratos e informes técnicos que avalen la ejecución del servicio”. Pese a ello, igual recibieron la venia del gobierno. Este último no se habría pronunciado sobre la materia, por lo que persiste la observación.

En vista de aquello, el Gore es conminado a “fortalecer los procedimientos de revisión y control” de los gastos presentados por la entidad cultural, para que hechos de ese tipo no vuelvan a repetirse.

También se constata que el gobierno visó rendiciones el 4 de febrero y 29 de diciembre de 2015, de $25.247.185 y $17.502.666, por “boletas de honorarios y facturas de prestaciones efectuadas con anterioridad a la aprobación del convenio de transferencia (ver anexos 9 y 10). Éste fue suscrito el 10 de junio de 2014 por $160 millones, traspasables en dos cuotas.

La corporación respondió que “los desembolsos eran necesarios, dado que correspondían a solicitudes y exigencias que hacen los artistas contratados, compromisos de difusión y promoción adquiridos con los mismos, servicios básicos y mantención del edificio, honorarios de artistas, equipo de apoyo administrativo, y gestión de eventos, entre otros”.

A su turno, Contraloría argumentó que dada la no aportación “de nuevos antecedentes”, como tampoco un pronunciamiento “sobre la fecha en que los referidos gastos se originaron, el alcance se mantiene, debiendo regularizar las rendiciones de cuentas presentadas al Gore (…), descontando los montos objetados en el presente numeral, los que totalizan $42.749.851, y proceder a su restitución”.

Además el informe da cuenta de “rendiciones” al Gore, las cuales “incluyen gastos que no se ajustan a los fines de los recursos transferidos”. Un ejemplo de lo anterior sería la entregada el 29 de diciembre de 2015, por $80 millones. Esta fue aprobada por el gobierno el 14 de enero de 2016, donde se indican gastos “por concepto de transporte, y de alimentación y/o alojamiento, por $16.597.280 y $11.432.565, respectivamente”. Sin embargo, para dichos ítems, “el proyecto consideraba $3 millones y $2 millones”.

En relación a este punto, la corporación habría respondido que “los montos rendidos superan el presupuesto inicial solicitado y que ello se debió corregir mediante una reitemización del presupuesto”. Ésta “no consta en sus registros”.

 

 

 

GASTOS RENDIDOS DE FORMA DUPLICADA

La revisión advierte que “un total de diez documentos, que suman $12.359.154, fueron rendidos en dos oportunidades por la corporación. No obstante, igual fueron visados por el municipio (anexo 8). La contrarespuesta fue que “los primeros ocho casos” indicados, que totalizan $6.197.804, efectivamente incurrieron en ello, adelantando que “la materia será abordada en la siguiente reunión de directorio para definir la fecha de devolución de recursos al municipio”.
Sobre los dos casos restantes, se informa que se encuentran en proceso de aclaración, en tanto que la rendición de 2016 no está aprobada”. Es así como se mantiene la observación, por lo cual el organismo cultural debe regularizar la situación y devolver $6.197.804, además de dar cuenta de la revisión de los otros hechos.

 

Comentarios