Home » Deportes » Presidente de Colchagua CD, sobre la crisis en Segunda División: “Si esto no lo ordenamos, nosotros no vamos a seguir en este deambular de improvisaciones”

Presidente de Colchagua CD, sobre la crisis en Segunda División: “Si esto no lo ordenamos, nosotros no vamos a seguir en este deambular de improvisaciones”

La categoría no vive momentos felices. Hay clubes que no están dispuestos a seguir compitiendo si no se ordenan diversos aspectos tanto administrativos como económicos. Es más, ya hay uno que pidió “receso” para este 2018.

Ricardo Obando

El comienzo del nuevo año trajo consigo una serie de complicaciones para la Segunda División, categoría que depende administrativamente de la Asociación Nacional de Fútbol Profesional (ANFP), pero que tiene a diversas instituciones peligrando en su participación 2018 debido a la falta de apoyo, especialmente económico por parte del ente rector del balompié nacional.

Desde el mismo Sindicato de Futbolistas (SIFUP) manifestaron al cierre de la semana pasada que la serie está viviendo una crisis, y que cerca de 250 profesionales podrían quedar sin trabajo debido a lo complejo de los problemas que afectan a estas escuadras.

Colchagua CD, elenco que cumplirá este año cuatro temporadas consecutivas en el torneo, tiene claro que el panorama es sumamente complicado. Es más, su presidente, el empresario local Jorge Salazar, apunta a que lo que se dialogará esta semana en la casona de Quilín será clave para el futuro de todos los actores.

Según recordó, en conversación con El Rancagüino, “a tres fechas de terminar el campeonato (Transición 2017), el directorio de la ANFP asignó a tres presidentes (Huachipato, Valdivia y Universidad de Concepción) y un ejecutivo. Con ellos y gente del SIFUP, en varias sesiones de trabajo, nos reunimos para tratar el tema para ver cómo podemos mejorar esta división. Cómo por ejemplo la organización del campeonato, que estén las bases, de pedir algún tipo de ayuda económica, y eso se dejó estar, quedó ahí”.

Ahí, expuso, le dejaron en claro al representante del sindicato que “que esta división se está debilitando mucho, que a esta división se le exige mucho, y que lo más probable de no haber un cambio sustancial en la política de la división, muchos clubes, entre ellos Colchagua, Malleco, San Antonio Unido y Santa Cruz, estamos dispuestos a tirar la esponja”.

Es más, sostuvo que el conjunto que representa a la ciudad de Angol ya presentó al directorio de la ANFP una misiva ratificando su petición de receso por una temporada, ya que no cuentan con los dineros necesarios para seguir participando.

Junto con ello, Salazar apuntó que ya estando en enero, “no es serio no tener las bases todavía, nosotros queremos empezar a entrenar ya, y desde el SIFUP nos dicen que no nos hagamos ilusiones de que el torneo comenzará antes de la última semana de febrero”.

En ese aspecto, comentó, “las bases fueron diseñadas el año pasado, con jugadores de máximo 23 años y cuatro jugadores sub-25, yo pelearé para que se respete. Se firmó un convenio ANFP y SIFUP, esa era la regla. Ahora están diciendo que van a liberar edad y en monto. Dicen que eso lo verán el jueves o el viernes”.

Para Jorge Salazar, quién está ligado a Colchagua desde fines de los años ’90 liderando además el proceso para devolver a esta institución al fútbol profesional, “la suma de inquietud económica, la falta de protocolos administrativos serios y la falta de normas y bases claras, hacen que cuatro clubes al menos, estén diciéndole al sistema que, si esto no lo ordenamos, nosotros no vamos a seguir en este deambular de improvisaciones”.

Es por ello que, hoy por la tarde, concurrirá hasta la sede del fútbol chileno para una cita con Arturo Salah y su directorio, para analizar el momento que se vive en la categoría, y para hacerles ver que el escenario que plantean las instituciones que citó, podría empeorar con el paso del tiempo.

Del resto de los equipos de Segunda División, Salazar explica que hay dos o tres líneas más de pensamientos, por eso, dijo “creemos que es muy difícil unificar criterios, porque siempre los intereses son distintos. Vamos a ver cómo reacciona la industria de la Segunda División con estos nuevos antecedentes. Nuestra intención no es quebrar la división ni separarla, es decir que hagamos las cosas bien hechas”.

De esta manera, dijo, se puede ganar mucho en lo que a ordenamiento de la serie se refiere, porque “nada de lo que estamos haciendo es para los cuatro o cinco, lo que resulte es para todos, lo que se gane es para todos y lo que se pierde es para todos”.

EN 2017 CUMPLIERON

Institucionalmente, los sanfernandinos son destacados como un club serio y ordenado. Sobre esa base, Jorge Salazar analizó lo que fue para ellos el pasado 2017.

En ese sentido, explicó que “si uno tiene que graficar, o hacer un análisis serio de lo que se planificó versus lo que se ejecutó, te diría que yo y los dirigentes estamos conformes”.

Para Colchagua, manifestó, “el gran proyecto de 2017 como club deportivo era echar a andar las series cadetes contra el tiempo, y a la vez, con más recursos económicos, mantener el club sin sobresaltos (en la Segunda División”.

Respecto al fútbol formativo, recordó que “yo fui a más de cinco reuniones son Arturo Salah, con Sebastián Moreno, hasta que nos dijeron que nos iban a visitar en San Fernando para ver las posibilidades. Vinieron, y nos dijeron en 20 días más parten jugando. Tuvimos que hacer una carrera maratónica para traer a los niños, el club pagó todos los pases. En ropa para los niños gastamos 8 a 10 millones de pesos, y estamos conformes, porque las series menores funcionan y además ganamos varios partidos”.

Desde ese punto de vista, agregó, “el proyecto 2017 se concretó a cabalidad, y además fue bien evaluado desde la ANFP”.

Ahora bien, en lo que respecta al primer equipo, sentenció que “queríamos estar en los cinco primeros lugares, pero no lo logramos, culminamos sextos. Ahí estamos en deuda, pero es parte de esto”.

Además, señaló que institucionalmente “hubo dos errores administrativos serios, y eso significó que estuvimos cuestionados por inscribir a dos jugadores mal. Eso nos va a hacer replanificar todos nuestros protocolos”.

Aquel caso, se puso en tela de juicio por denuncias de elencos descendidos una vez terminado el Transición 2017, exigiendo la resta de puntos y la consiguiente pérdida de categoría. “Cuando presentamos todos esos papales a la ANFP, ellos nos entregaron el listado de jugadores habilitados para jugar. Si uno lo ve, dice que todos pueden jugar, pero lamentablemente hubo dos que jugaron en el extranjero y nunca trajeron su pase internacional (en series no profesionales de Estados Unidos y Tailandia). Afortunadamente, los clubes que reclamaron (La Pintana y Osorno) lo hicieron fuera de la norma, porque tenían siete días hábiles para hacerlo y lo hicieron mucho tiempo después”.

BUSCANDO LA TRANQUILIDAD

Para esta semana Colchagua tenía planificado volver a los entrenamientos, pero si no hay definiciones en Quilín, deberán postergar este ítem.

En todo caso, el mandamás colchagüino comentó que están en plena planificación del año, y que, de no haber inconvenientes, Raúl González, será su entrenador titular. “El club ha estado negociando con Raúl y tenemos un pre acuerdo. A mí me gusta, vamos a hacer un esfuerzo para que se quede porque es el conoce mucho del entorno, de los juveniles, tiene un hándicap que nos favorece mucho como institución”.

Sobre esa base, dijo, “estamos muy adelantados, hemos conversado mucho para que no cometamos los mismos errores de temporadas pasadas”.

Entre los aspectos que primarán en la conformación del plantel profesional, recordó que a Colcagua “no va a llegar nadie que no conozcamos, vamos a equivocarnos un poco menos”. A su vez, advirtió que “si alguno llega con kilos de más yo no lo voy a dejar. No va a ser una prenda de garantía decir yo jugué en Colchagua el año pasado, va a ser un antecedente bueno, pero no definitivo”.

Finalmente, Jorge Salazar valoró que, para este año, los canteranos tendrán su oportunidad en el grupo estelar, ya que la sub-19 dejó buenos elementos a considerar. “Se nos produce una tremenda tranquilidad el tener cinco juveniles propios integrados en el primer equipo, los que realmente van a hacer una opción”, finalizó.

Comentarios