Síguenos

Columnas

Cuidados frente al calor y la deshidratación

Publicado

el

Dra. Marysabel Salas Gallardo, Médico de Familia de la Red de Salud La Araucana

 

 

 

Las altas temperaturas, obligan a nuestro organismo a adaptarse para mantener nuestra temperatura corporal en rangos fisiológicos normales, por lo tanto vamos a ver que para compensar estas situaciones nuestro cuerpo aumenta considerablemente el mecanismo de transpiración y esto puede hacer que nos deshidratemos fácilmente.
El calor puede producir diversos problemas en nuestro cuerpo, desde quemaduras en la piel, transpiración profusa con deshidratación y aparición de calambres, además de complicaciones por ingerir alimentos en mal estado de conservación, por no estar adecuadamente refrigerados.
Nuestro organismo está compuesto de un 60% de agua por lo tanto la pérdida de agua y sales minerales por el sudor puede producir en casos extremos, malestares como dolor de cabeza, mareos, debilidad muscular y/o calambres, además de algunos síntomas gastrointestinales como náuseas y vómitos.
Los problemas de salud provocados por las altas temperaturas se pueden evitar con sencillas medidas preventivas:
– Ingerir más líquidos sin esperar tener sed, sobretodo agua y jugos de fruta ligeramente fríos. No tomar bebidas calientes y evitar bebidas azucaradas o que contengan alcohol. Solo se debe tener precaución si por indicación médica se le restringió la ingesta de líquidos, en ese caso es mejor consultar con su médico de cabecera.
– Permanecer en lugares frescos, espacios bien ventilados o con aire acondicionado.
– Refrescarse frecuentemente, tomar duchas o baños frescos si es posible.
– Evitar salir durante las horas más calurosas del día, entre las 12 y 16 horas.
– Comer fresco y sano. Las verduras y frutas ayudan a recuperar las sales perdidas por el sudor, además se sugiere comer menos cantidad, pero más veces al día, en vez de grandes porciones de comida.
– Reducir la actividad física en los horarios más calurosos, evitar grandes esfuerzos.
– Usar ropa cómoda para realizar deporte y preferir primeras horas de la mañana o después de las 18 horas si es al aire libre.
– Usar ropa de tejidos naturales como algodón y no sintéticas, de colores claros de preferencia. Utilizar zapatos frescos y cómodos. Usar métodos de barrera: sombreros, lentes de sol y cremas protectoras solares.
– El protector solar debe aplicarse sobre la piel bien limpia y seca, 30 minutos antes de exponerse al sol. Si está en la playa o la piscina aplicarse después de cada baño, cada 2 o 3 horas y tras una sudoración intensa. También se recomienda utilizar protectores labiales con elevado factor de protección solar.
– Vigilar los lunares, si cambian de color, forma o tamaño, se debe consultar a un dermatólogo.
– Mantener bien hidratados a los menores de edad. Nunca exponerlos directamente al sol ni dejarlo al interior de un auto.
– Durante el verano también aumentan las enfermedades gastrointestinales por la ingesta de alimentos que se han mantenido a la intemperie y se han descompuesto con el calor, lo que puede producir náuseas, vómitos, diarreas con el consiguiente malestar general y decaimiento. Para prevenir es importante refrigerar los alimentos para que mantengan su temperatura óptima, consumir los alimentos bien cocidos y como siempre tener los cuidados generales de lavarse bien las manos antes y después de manipularlos. Por supuesto ante un cuadro diarreico, sobretodo en niños y adultos mayores, acudir a su médico de cabecera.
Los Adultos Mayores son personas más frágiles y vulnerables con los climas extremos, en el caso del calor, junto con tomar todas las medidas antes descritas, se debe ser consciente que ellos tienen menor sensación de sed, por lo tanto deben acostumbrarse a ingerir líquidos frescos (no azucarados ni con gas) de forma frecuente. La única excepción, está en aquellos adultos que tengan contraindicado por su médico, ingerir demasiados líquidos por problemas generalmente cardiovasculares.
Además considerar que si tiene alguna enfermedad crónica y toma varios medicamentos consultar con su médico de cabecera si deberá tomar alguna medida adicional.
Por supuesto seguir con sus tratamientos crónicos y recordar nunca automedicarse.

 

Anuncio Publicitario

Columnas

OPINION: Respeto

Publicado

el

En el marco de la pandemia actual, hemos visto con asombro como un número considerable de ciudadanos han optado, irresponsablemente, por alejarse de las ciudades donde residen y se han trasladado a áreas naturales o zonas costeras, pensando que estos lugares disminuirían sus posibilidades de contagio. Precisamente, esto último, fue lo que ocurrió en Rapa Nui, lugar donde pasó justamente lo que no tenía que pasar. Una comunidad aislada naturalmente, cuyos medios de arribo son escasos y controlados y su sistema de salud muy precario, pero que, sin embargo, muestra su primera persona contagiada y un desenlace incierto. En este sentido, el llamado del ecoturismo, es distinto al de costumbre, cuyo enfoque siempre es instar a disfrutar de las áreas naturales que posee nuestro país en todo su territorio como montañas, parques nacionales, playa escondidas, etc. Al contrario, esta vez, el llamado es a protección y empatía con las poblaciones locales. La posibilidad de que desde las ciudades llevemos un virus asintomático a comunidades rurales, normalmente aisladas, es alta. Estas comunidades, llámense arrieros, indígenas, pescadores, pirquineros u otros, son altamente vulnerables, tanto por la edad promedio de sus miembros como por el estado de aislación y la distancia con los centros de salud. Contagios de Coronavirus en lugares naturales pueden conllevar situaciones catastróficas para las poblaciones locales y la asistencia médica escasa. La protección de la naturaleza y de las sociedades locales del país también es responsabilidad de todos y todas.


Pablo Rebolledo Dujisin
Director Carrera Administración en Ecoturismo
Universidad Andrés Bello

Continuar Leyendo

Columnas

EDITORIAL: Incertidumbre

Publicado

el

Desde una oficina solitaria, ya que prácticamente todos los funcionarios del diario están haciendo teletrabajo, escribo estas líneas en medio de la incertidumbre que seguramente todos sentimos ante el avance del Coronavirus.
Incertidumbre porque no sabemos que va a pasar, porque con temor vemos la posibilidad de que nosotros o alguno de nuestros seres queridos se enferme. También pese a que todos entendemos que la salud es lo primero también nos preocupa el futuro, la economía tanto a niveles macroeconómicos como en nuestras finanzas personales se verá resentida. Las ventas bajan o no existen al mismo tiempo que no todos podemos quedarnos en la casa. Tiene que seguir funcionando la luz, el agua, produciéndose alimentos, barriéndose las calles, recogiendo la basura y necesitamos tener información de lo que está pasando.
Con todas las dificultades que esta situación conlleva, donde nosotros mismos como pyme vemos con preocupación el problema económico, queremos ver con optimismo el futuro. Que esta situación sirva para mejorar como sociedad, valorar los espacios de reunión que hoy se ven limitados. Cuando sea posible volver a juntarnos, que la obligada desconexión nos permita de verdad darnos cuenta de lo necesario del cara a cara que nunca puede ser completamente remplazado por una red social.
Al mismo tiempo que pese a la incertidumbre reafirmamos nuestro compromiso con entregar diariamente la mejor información posible.

Luis Fernando González V
Sub Director

Continuar Leyendo

Columnas

OPINION: Navegando en los impactos de COVID-19 en la cadena de suministro

Publicado

el

Por Pablo Morales, Socio de Deloitte

Como un típico evento de cisne negro, el COVID-19 tomó al mundo por completa sorpresa, iniciándose en China y escalando rápidamente al mundo occidental. De este modo, cuando la fábrica del mundo y el transporte global se impactan, las cadenas de suministro globales se ven afectadas.


Habiendo partido el contagio el 31 de diciembre de 2019 en Wuhan – China, el impacto de inmediato fue relevante, siendo esta ciudad muy importante para las cadenas de suministro globales, dado que ha sido por décadas base para empresas de manufactura, high tech y farmacéuticas.


Si bien China pareciera estar lentamente volviendo a la normalidad, el efecto global no parece ser conocido y tampoco las ramificaciones en posibles futuros focos de disrupción en la cadena de las empresas globales y locales. Al afectarse la oferta y la demanda, la supply chain de las empresas se ve impactada.


Sin embargo, algunas empresas están mejor preparadas que otras. Estas empresas han desarrollado e implementado estrategias de continuidad del negocio y gestión de riesgos de la cadena de suministro. También han diversificado sus cadenas de suministro desde una perspectiva geográfica para reducir los riesgos del lado de la oferta de cualquier país o región. Tienen productos clave o componentes estratégicos de múltiples fuentes para reducir su dependencia de proveedores, y han considerado una estrategia de inventario que amortigüe interrupciones en la cadena de suministro.
En el artículo “COVID-19 Managing supply chain risk and disruption”, Jim Kilpatrick, Líder Global de Supply Chain de Deloitte, entrega las siguientes recomendaciones para afrontar y prevenir los impactos en las empresas y distingue entre las empresas que se abastecen en geografías afectadas y las que venden en aquellos lugares.


A las empresas que se abastecen de geografías impactadas se les recomienda: mitigar riesgos en proveedores Tier 1; iluminar su Cadena de Suministro extendida; entender y activar Fuentes de abastecimiento alternativas; actualizar Política de Inventario y parámetros; dar visibilidad al inbound de materiales y materias primas; foco en agilidad en planificación de la producción; Evaluar alternativas para el Outbound de logística y asegurar capacidad; prepararse para posibles cierres de plantas; planificar fuerza de trabajo y planear escenarios globales.


En tanto, a las empresas que venden a geografías impactadas se les sugiere: dimensionar el impacto en la demanda; afinar sincronización entre Demanda-Suministro (S&OP); repararse para posibles shifts en canales y evaluar alternativas para logística inbound; abrir canales de comunicación con clientes clave; alinear con clientes las capacidades para cumplir promesas de cumplimiento; prepararse para la recuperación (Rebound) y también planear escenarios globales.
De este modo, esta crisis ha recalcado la importancia del concepto de una Supply Chain resiliente, capaz de mitigar sus riesgos y recuperarse rápidamente de las disrupciones. De esta forma, logrando los atributos de visibilidad, flexibilidad, colaboración a lo largo de la cadena y control.

Continuar Leyendo

Síguenos en Facebook

Lo más visto

C1

C2