Home » Destacada » “No se debe coartar el trabajo de la corporación y del Teatro Regional, fruto de análisis financieros a años anteriores”

“No se debe coartar el trabajo de la corporación y del Teatro Regional, fruto de análisis financieros a años anteriores”

– El profesional se refiere a las consecuencias del informe de Contraloría para el futuro de ambas instituciones locales. Esto, luego de que el ente fiscalizador les ordenara devolver más de $156 millones al municipio y al Gobierno Regional. Respecto a si estos últimos organismos les aprobarán más dinero, sostiene que “mezclar los temas no es sano. Paralizar el ingreso de recursos edilicios sería terrible, implicaría dejar de hacer actividades culturales”.

 

 

– Además, revela que ya vencieron algunos de los pagos que debían emitir por la realización de la ópera ‘Carmen’, y que el Ministerio Público igualmente ha requerido documentos sobre el funcionamiento de la corporación en 2017. Lo anterior, aunque su investigación surgió a raíz de las presuntas irregularidades cometidas durante la administración de Marcelo Vidal.

 

 

Marcela Catalán

 

 

El 8 de enero El Rancagüino publicó una nota sobre un informe de Contraloría, acerca del actuar de la Corporación de la Cultura y las Artes de Rancagua desde el 9 de julio de 2013 hasta el 31 de diciembre de 2016. Lo anterior, en el contexto de la investigación del Ministerio Público a causa de las presuntas irregularidades ocurridas en el Teatro Regional mientras éste fue administrado por Marcelo Vidal.

En lo principal, el ente fiscalizador afirma que “se constató la aprobación y rendición de gastos anteriores a la fecha del acto administrativo que aprobó la transferencia, por lo que la Municipalidad de Rancagua y el Gore deberán descontar los montos objetados, los que ascienden a $113.883.415 y $42.749.851, respectivamente, y exigir su restitución”, dice el escrito.

En ese contexto, el documento detalla que se rindió dos veces dineros al ente edilicio, debiendo este último “exigir la restitución de recursos por la suma de $6.197.804, así como aclarar el monto de $6.151.350”. Contraloría igualmente reclama la existencia de gastos que “no se ajustan a los fines de las subvenciones otorgadas”, aparte de otros acreditados de modo insuficiente. Por ello ordenan que demuestren “su correspondencia o regularización, lo que será verificado en la etapa de seguimiento”.

Desde la Corporación de la Cultura y las Artes intentan poner paños fríos a la situación. Dicho rol es asumido por Cristian Urrutia, su director ejecutivo. Es así como al ser consultado por los más de $156 millones que el ente fiscalizador dictamina devolver, opta por centrarse en los plazos que les otorgaron para replicar. “El proceso todavía se encuentra abierto. Ese informe da 30 días hábiles para responder algunos temas y 60 para otros. Por eso, hoy no es responsable comentar los montos ni los destinos, porque nosotros presentaremos nuestros respaldos y les contestaremos. Hay que esperar los últimos resultados”, esgrime.

Pese a lo anterior, el ingeniero comercial afirma que “hay una gran parte (de los $156 millones) que tuvieron una mala rendición administrativa”. A su juicio, la auditoría no señala que “estos gastos no hayan sido ejecutados o que fueron mal ejecutados, sino que reconocen que pertenecen al fin de la subvención. Hay varios conceptos. Los que indican que no se ajustan a los objetivos para los que fueron otorgados, deben ser por $3 millones. No es más que eso, pero aclararemos todo. Nosotros decimos que sí fueron destinados a ello, sin embargo, no iban en el ítem (en que fueron justificados)”.

En opinión de Urrutia, “el grueso (del dinero ordenado) para la devolución, se refiere a gastos rendidos con fecha anterior (a la que fueron brindados). Eso se relaciona con temas administrativos (…). En vista de que hubo errores en las fechas de rendición, fueron rechazados, pero nosotros creemos que deben considerar esa situación”, arguye. Por ello, el director ejecutivo recalca que aún no expiran los plazos para que respondan a cada una de las observaciones del informe de Contraloría. “En febrero se cumplen los 30 días hábiles para algunas observaciones y los 60 días hábiles vencen en marzo”, sostiene.

 

“TODO PUEDE CAMBIAR”
En línea con lo anterior, el profesional enfatiza en que el escenario financiero de la corporación no es tan oscuro y que podría dar un giro. “Todo puede cambiar, porque hay indicaciones que debemos contestar. Lo más lógico, en mi opinión personal, es que (la restitución) sea entorno a los $6 u $8 millones”. De ser así, arguye que el futuro de la entidad se resolverá sin mayores contratiempos. “Eso no afecta en gran medida nuestra gestión anual (…) Si bien se trata de presupuesto que teníamos contemplado para realizar actividades durante 2018, son montos que la operación del Teatro Regional puede generar. Claramente no puede provenir de arcas públicas, pero tenemos la posibilidad de ocupar los arriendos del Teatro Regional o de su mismo estacionamiento”, señala.

Otra vez consultado sobre qué sucederá si deben devolver más de $156 millones, Urrutia adquiere un torno más negativo. “Tendríamos que disminuir nuestra cantidad de eventos, ajustando el presupuesto y modificando el plan de trabajo (…) Pero en caso de que finalmente lo ordenen, tienen que darnos plazos; es impensable que nos pidan restituir eso de un día para otro. Luego habría que elaborar un plan de pago. Por ahora, queremos dejar en stand by ese escenario y enfocarnos en sacar el proceso adelante”

Reducción de personal es la primera idea que atemoriza a los funcionarios de las empresas cuando éstas enfrentan crisis. Sobre si barajan esa opción, el director ejecutivo rehúye la pregunta. “No tengo respuesta para eso, porque no lo hemos analizado. Habrá que verlo en su momento, tendría que decidirlo el directorio. Siempre está la posibilidad (de restituir $156 millones), aunque todo depende de nuestros argumentos: creemos firmemente que esos gastos fueron realizados acorde a la subvención para la cual fueron otorgados. Fueron rendidos de modo correcto y fueron aprobados. Por eso, se trata de un tema a discutir”, recalca.

 

 

NUEVAS MEDIDAS

Otra interrogante que ha surgido a partir del escándalo del Teatro Regional, es qué medidas han adoptado para no volver a afrontar la actual situación, en particular una investigación de Contraloría y del Ministerio Público. En referencia a este punto, Urrutia asegura que han aplicado diferentes acciones. “Durante 2017 reformamos el área administrativa de la corporación. Cuando asumí, la institución creció y ese desafío se materializó en reformas. Estamos ad portas de entregar todo un sistema de procedimientos, con manuales, descripciones de cargos, objetivos y análisis presupuestarios. Solicité que el directorio apruebe diferentes medidas”, garantiza.

Para el profesional, “lo lógico es que una corporación como ésta trabaje con contabilidad y presupuesto privado”. Sin embargo, revela que a su parecer y “por encargo del directorio, esto debe operar del modo más transparente posible. Por tanto, habilitaremos una contabilidad pública para hacer nuestras contrataciones a través de Chile Compra”, adelanta. Cabe mencionar que uno de los cuestionamientos al pasado de la entidad artística, es la contratación mayoritaria de la productora Luna Negra.

El ingeniero comercial agrega que, al tener que dar cuenta de cómo invierten los dineros otorgados por la Municipalidad de Rancagua, el ente edilicio también modificó la forma y fechas de entrega de las subvenciones. “Ahora todo se hace de manera mucho más detallada. Por ejemplo, la primera subvención de 2018 fue otorgada con una data puntual y nos dieron fechas exactas para responder, rendición que debe ser traspasada y aprobada para recibir la siguiente”, destaca.

Urrutia añade que en vista de que “las observaciones de Contraloría” corresponden a acciones cometidas “en 2013 y 2014, son errores menores muy antiguos y en los que ya no se incurre”. Por tal motivo, asegura esperar que “la auditoría a 2017 refleje cambios en los procedimientos de la corporación, porque estamos trabajando lo más transparentemente posible. Ésa es la tranquilidad que debiese tener todo el mundo”.

De acuerdo con el director ejecutivo, en enero, la Municipalidad de Rancagua les aprobó $980 millones como “presupuesto anual completo” para 2018. No obstante, sostiene que “durante el año, siempre pueden” visar “dinero adicional”. En cuanto al Gobierno Regional, reclama que presentaron “un proyecto que no ha sido priorizado. Gran parte de esos montos son para el teatro más que para la corporación”. Esto, considerando que una línea del Gore “dice que el 6 por ciento es de libre uso, pudiendo financiar teatros regionales y municipales. Sin embargo, todavía no nos han contestado. La solicitud era por alrededor de $350 millones en dos años”.

Consultado acerca de si visualiza el traspaso de más dineros de parte del municipio y del Gore, pese a lo sucedido con Contraloría, Urrutia es optimista. “No veo por qué habría problemas. Las observaciones corresponden a gastos de 2014, 2015, fines de 2016. Son indicaciones administrativas respecto del uso de fondos. Pero si revisas bien, señalan que los fondos públicos fueron correctamente ejecutados y rendidos. Mezclar los temas no es sano. La Corporación y el teatro deben seguir operando y paralizar el ingreso de recursos edilicios sería terrible, porque implicaría dejar de hacer actividades culturales. Imagino que ése no es el interés del Concejo Municipal de Rancagua. No se debe coartar el trabajo que hoy realiza la corporación y el teatro, fruto de análisis financieros de Contraloría a años anteriores, sobre todo si esos análisis concluyen que los dineros públicos fueron bien ejecutados”, advierte.

 

 

ÓPERA CARMEN Y BALANCES AL CONCEJO MUNICIPAL
El sábado 11 y domingo 12 de noviembre, en una apuesta producida por la Corporación de la Cultura y las Artes de la ciudad, la ópera ‘Carmen’ fue presentada en la Medialuna de Rancagua. A tres meses de ambas funciones, Cristian Urrutia reconoce los problemas que han tenido para pagar a los proveedores y gente que se embarcó en la iniciativa. Pero las dificultades van más allá de la mencionada obra.

De acuerdo con el profesional, el vencimiento en la cancelación de montos “no sólo ocurrió con ‘Carmen’. En 2017 tuvimos un montón de problemas administrativos, ya que me quedé sin documentación para rendir (y así pagar), pues el Ministerio Público se llevó mucha (de la de 2017), lo que atrasa todo el proceso. Me llama la atención (que hayan requerido antecedentes del año pasado). Como funcionamos con aportes públicos, es súper complejo. Y si no tenemos la documentación, hay asuntos que arrastramos (para después) y no podemos seguir solicitando subvención”, lamenta.

A su juicio, no contar con papeles de 2017 postergó “las rendiciones pendientes con el Gobierno Regional, cerrándose hasta hoy las últimas, además de dilatar las proyecciones de ingresos. Pero lo que no existe es un déficit. Los fondos asignados a esos presupuestos, estaban. Y serán cubiertos, aunque todo este trámite hace más lento el pago. Por suerte ya recopilamos la información que teníamos atrasada, y en febrero solucionaremos los casos de los proveedores y honorarios aún pendientes”, garantiza.

Sobre si la corporación ya presentó al Concejo Municipal el balance de gastos del año pasado, Urrutia sostiene que en diciembre entregaron el del primer semestre. “Falta mostrar el del segundo. No disponemos de toda la información y aún estamos en febrero, (pero) los plazos son más que suficientes para ello”. En sus palabras, lo anterior quedará zanjado antes de abril. “Al tratarse de una corporación privada, necesitamos que esos antecedentes financieros sean auditados. Probablemente los directores o socios (de la institución cultural) soliciten que ello sea auditado. Por eso damos ese plazo”.

 

 

NO HABRA OPERA
Respecto a si este 2018 continuarán llevando a cabo las iniciativas que han impulsado en versiones pasadas, el profesional responde de manera positiva frente a casos puntuales y rehúye frente a otros eventuales compromisos. “Nuestra intención es seguir realizando los programas de 2017 (sin embargo), creemos que debemos evaluar toda la línea. El proyecto Toccata Barroca no es nuestro, es de Fundación Toccata, pero nosotros apoyamos con la gestión y financiamiento. (Si se ejecuta en 2018), eso depende del momento, tenemos que ver los presupuestos, (aunque) no nos han llegado solicitudes de financiamiento. El Festival de Cine de Rancagua sí es nuestro y ahora estamos terminando las evaluaciones de todos los programas, en el marco del cierre del año. Las ideas con buena evaluación de parte de la comunidad, con un buen impacto, debiesen mantenerse”, acota.

En cuanto a si este 2018 habrá ópera, lo descarta a corto plazo. “Este año no se encuentra en nuestros planes. Es un tipo de evento que nos interesa continuar haciendo y quizá a fines de 2018 demos noticias para 2019, pero en el primer semestre de este año no presentaremos ópera. En su momento evaluaremos si lo hacemos durante el segundo semestre”.

Acerca de cuáles son las razones para declinar en llevar a cabo un montaje de este tipo en lo más inmediato, Urrutia afirma que aquello obedece “a temas de planificación. En el pasado realizamos obras premiadas, por lo que fue una línea muy bien explotada. (En noviembre) presentamos una muy masiva y me gustó mucho ese resultado, aunque alcanzar ese logro significó un tremendo trabajo, de mucho tiempo y gente involucrada. Terminarla fue una carrera contra el tiempo y no queremos que eso se vuelva a repetir. Queremos una mayor participación, entregando las entradas con más anticipación para que sean aprovechadas de buena forma. Si durante dos días repletamos la Medialuna, podemos llegar a más personas. Por tanto, hay que tomarlo con calma. Y mientras no tengamos claridad de nuevos ingresos, no lo confirmaremos”.

El director ejecutivo agrega que también apostarán por los musicales. En el marco de esto último es que el 24 de marzo presentarán ‘Bella y Bestia’, fruto de una coproducción con el Teatro Regional del Maule. “Esta clase de alternativas incluye orquesta, baile y canto. Si bien estos espectáculos no se acercan a la ópera, pueden ser muy atractivos y a costos mucho más bajos”.

Igualmente sostiene que seguirán impulsando las clases de ballet, a las que asisten “más de 100 niñas, entre las participantes de la academia y los talleres. Esperamos que en algún momento se transformen en excelentes bailarinas para los elencos estables del verano, pudiendo ojalá salir al mundo”.

A ello hay que sumar la realización de los conciertos de cámara. “Para julio tenemos confirmada la presencia de la Orquesta Filarmónica del Teatro Municipal de Santiago”, adelanta.

 

 

NO TENEMOS UN ELENCO ESTABLE

En cuanto a los rumores indicando que no habría financiamiento para la Orquesta Sinfónica Juvenil del Teatro Regional, creada a mediados de 2017, Urrutia parte por recalcar que todos sus miembros son “músicos profesionales, a quienes se les paga por cada presentación. Nos encantaría disponer de presupuesto para tenerlos de manera estable, pero mientras no sea así, lo que generalmente es apoyado por el Consejo Nacional de la Cultura, sólo podemos prepararlos para actividades puntuales”

En su opinión, “decir que no existe financiamiento para ellos es lo que ya sabemos todos. Nosotros no tenemos un elenco estable, a ellos se les paga para trabajar en funciones puntuales, aunque nuestra intención obvia es que sigan funcionando. Para eso hay que tener financiamiento, cuestión que estamos planificando dentro de la programación de 2018. Dudo que alguien se haya comprometido a darles sueldos estables. Mientras no tengamos recursos para pagarles un sueldo y un acuerdo anual, recursos que ojalá provengan de vías públicas, porque los montos municipales ya están, deberemos seguir esforzándonos como corporación y municipio”.

El ingeniero comercial agrega que “la Fundación de Orquestas Juveniles e Infantiles” también les pidió trabajar en conjunto, “para hacer una presentación anual con la Orquesta Regional de O’Higgins. Independiente de eso y como teatro, nos interesa contar con una cartelera para que la gente pueda ver espectáculos durante todo el año”.

Respecto al Coro de Cámara de Rancagua, fundado durante el primer semestre de 2016 por la mencionada corporación, Urrutia señala que “se trata de un proyecto formativo, en el marco del cual “le pagamos a profesores para que realicen sus clases. Pero tampoco posee un elenco estable. A través del programa de la orquesta, el municipio financia esta directriz formativa y también la del coro, invirtiendo más de $80 millones anuales en cancelar a maestros para que enseñen todos los meses. Nos encantaría costear un sueldo para todos los profesionales que participan en el coro, pero hoy, para todos ellos, esto es un pasatiempo”.

Comentarios