Home » Crónica » Primera mujer comisario en la región: “No sé hacer nada más que ser Carabinero”

Primera mujer comisario en la región: “No sé hacer nada más que ser Carabinero”

– La capitán Dora Manríquez, es jefa de la Sexta Comisaria de Carabineros de San Vicente de Tagua Tagua, siendo la primera mujer en desempeñar este rol en la región.

 

 

El 4 de enero de este año, la capitán Dora Luz Manríquez Parraguez, asumió como comisario de la Sexta Comisaria de Carabineros de San Vicente de Tagua Tagua, siendo la primera mujer en desempeñar este rol en la Región de O´Higgins. No se recuerda en la historia que alguna mujer oficial comandara alguna unidad policial.
La oficial egresó de la Escuela de Carabineros en el año dos mil y durante su carrera se ha desempeñado en diferentes roles tales como Jefe de Turno, de Sección, Subcomisario Administrativa y Subcomisario de los Servicios, destacándose en sus diferentes incursiones en la 32° Comisaría de Tránsito, Directora Sección Capacitación de Tránsito, Tercera Comisaría Alto Hospicio, de Jefe Servicio Legua Emergencia, 50° Comisaría San Joaquín, 12° Comisaría San Miguel y hasta el 2016 estuvo en la Comisaría San Fernando donde realizó una positiva gestión, manteniendo un acercamiento constante con la comunidad y las autoridades del sector.

 

 

PIEZA FUNDAMENTAL DENTRO DE CARABINEROS

Para la capitán, la incorporación de la mujer a la institución ha sido un gran aporte, además de valorar el sacrificio de cada una de las funcionarias que pertenecen al escalafón femenino de Carabineros de Chile, ante ello comentó que “ser mujer Carabinero es un tremendo desafío, pero que con el pasar de los años hemos sido capaz de cumplir todos los roles en forma igualitarias, teniendo las mismas capacidades y profesionalismo, obviamente colocando el detalle sutil y delicado (…). Mis proyecciones van enfocadas a dar el toque femenino al trabajo policial, contribuir a la baja de la delincuencia en esta comuna realizando trabajo permanente con la comunidad”, indicó la comisario.
Desde 1962, las damas comenzaron a formar parte de Carabineros de Chile, siendo la primera institución uniformada chilena en su incorporación. Y es que al interior de la institución de las carabinas cruzadas, se piensa que la mujer Carabinero es el engranaje perfecto de una institución que se engrandece con la multiplicidad de funciones que cumplen ellas con innegable profesionalismo, ternura y feminidad en beneficio de la ciudadanía. Así, la incorporación femenina ha sido un proceso paulatino y sostenido, su labor se ha diversificado con el correr del tiempo y es así como hoy su trabajo no sólo se enfoca hacia los menores y la familia; sino también hacia los servicios de Orden y Seguridad, a la par del personal masculino.
La comisario lleva un mes en este nuevo desafío profesional, días ajetreados en que comenzó su labor con un misterio policial en San Vicente en que en la vía pública apareció el cuerpo de una joven de 19 años que habría sido atacada por terceras personas. “Éste es un desafío personal, familiar y profesional. Han sido fuertes estos primeros 20 días con sucesos que marcaron la región y hemos podido salir adelante. En la institución he pasado por todos los cargos, cada uno tiene su diferencia, pero éste ha sido una experiencia totalmente enriquecedora, de mucho aprendizaje, muy gratificante. Tengo un muy buen equipo de los cuales recibo bastante apoyo, así como de la unidad y de los jefes de destacamento, además de mi familia y de la jefatura”, argumentó la comandante.
Agregó que “La comunidad debe tener la confianza en mis Carabineros, en que nuestro trabajo es día a día para y con ellos, que tengan la seguridad que estaremos para su ayuda y que liderar con sello femenino es humanamente posible”.

 

 

UNA FAMILIA DE UNIFORMADOS
Oriunda de la comuna de Peumo, la capitán es hija del comandante de Carabineros Juan Manríquez y de Dora Parraguez. Además es la segunda de tres hermanos; Paula, Teniente de Carabineros (Q.E.P.D) y José, Capitán de Carabineros de la Segunda Comisaría Graneros.
“Mi familia siempre supo que iba a ser Carabinero, por mi forma de ser, por mi formación, por mi disciplina, entré con 17 años a la institución. Yo abrí los ojos en un cuartel de Carabineros, viví en las comisarías con mi papá, son muy planificada, demasiado disciplinada, es algo que uno lo adquiere solo y no se hacer nada más que ser Carabinero”, sostuvo orgullosa y enamorada de su carrera.
NO obstante, eso no es lo único que sabe hacer la comandante, pues en su día a día se multiplica en los diferentes roles que actualmente muchas mujeres deben cumplir, pues la Comisario casada desde hace cinco años con Juan Carlos Fernández con quien tiene a la pequeña de tres años, Luz Amanda. Con ellos -cuenta- trata de hacer una vida ‘normal’.
“Me casé con una persona civil, que acepta y ama mi institución de la misma forma que yo la quiero y acepta todos los desafíos. Soy mamá, esposa, hija, hermana, dueña de casa, apoderada, comisario, las hago todas, me tengo que multiplicar, es agotador, porque con una hija de tres años todavía no duermo de corrido en las noches. Mis días comienzan a las 6 am y llego muy tarde, pero llevo a mi pequeña la jardín y corro todo el día, es un triple sacrificio, pero que vale la pena”, acotó segura de lo que hace la comisario Manríquez.
La oficial, prontamente será ascendida al grado de Mayor de Carabineros, quien desempeña un rol fundamental, destacándose por ser una mujer de coraje, fuerza y energía, quien se entrega diariamente por la labor policial y comunitaria. “Dentro de los próximos seis meses espero obtener el grado de mayor de carabineros, ahora me toca la postulación a la Academia de Ciencias Policiales en Santiago, quiero seguir liderando y trabajando por la institución”, finalizó.

Comentarios