Home » Destacada » ¿Qué pasó con la plataforma informática del HRR? Presidente del Core asegura que “no hay ninguna seguridad que esto llegue a buen puerto”

¿Qué pasó con la plataforma informática del HRR? Presidente del Core asegura que “no hay ninguna seguridad que esto llegue a buen puerto”

Falta de tino político y una excesiva confianza en los aspectos técnicos, serían a juicio del saliente presidente del Consejo Regional de O’Higgins, la causa por la que la megainversión de cerca de 5 mil millones de pesos en un sistema computacional para el Hospital Regional de O’Higgins todavía no dé frutos y quizás nunca los dé.

 

 

Por Juvenal Arancibia D.

 

 

El presidente del Core Fernando Verdugo

A pocos días de concluir el segundo mandato de la presidenta Michelle Bachelet, comienza el proceso de atar cabos sueltos y traspasar la información de cuatro años de gestión a la nueva administración de Sebastián Piñera. En ese sentido, uno de los mayores avances en infraestructura en la zona durante la era Bachelet, fue el dilatado proceso de entrega del nuevo recinto asistencial del Hospital Regional de O’Higgins.

El nuevo recinto comenzó su funcionamiento con algunos obstáculos inherentes a un cambio de casa de esta magnitud y donde se aseguró que un costoso sistema informático sería indispensable para el correcto funcionamiento de la megaestructura. En definitiva fueron cerca de 5 mil millones de pesos los que se solicitaron bajo la administración del ex Intendente Juan Ramón Godoy.
Con lo anterior en mente, diario El Rancagüino se comunicó con el actual presidente del Consejo Regional de O’Higgins, Fernando Verdugo, quien desde la testera del organismo fue testigo de la aprobación de los montos y por ende ha debido utilizar las capacidades fiscalizadoras a su poder para conocer la ejecución del presupuesto solicitado, brindando una exclusiva entrevista.

 

 

¿Qué pasó con la inversión en el Sistema Informático del nuevo Hospital Regional?
Definitivamente la autoridad lo que hizo en su momento fue entregar información general sobre esta inversión y quiero ser muy cuidadoso con lo que voy a decir: entregó información muy somera sobre cómo marcha esta inversión y básicamente fue la división de Gestión y Control la que señaló en qué condiciones estaba esta inversión, cómo se había malogrado la inversión de este año, cómo se provisionaron los fondos, una vez más para este 2018 y sin ninguna seguridad que esto llegue a buen puerto.

 

 

¿En qué momento se perdió el rumbo de un presupuesto estratosférico?
Aquí está ocurriendo tal cual lo planteamos junto a Emiliano Orueta, que esta era un inversión de un impacto tan alto y tan difícil, con unas complejidades tan intensas, que tal como nos habían dicho expertos en la materia iba a ser difícil gestionarlo y por lo tanto se preveía que la inversión no iba a fluir de la manera en que se había planteado en el papel. Aquí hubo oídos sordos, hubo porfía, un desinterés en escuchar y se decidió finalmente por presiones y estos son los resultados.

 

 

¿Se politizó el problema?
No, este es un tema político pero lo peor es que este tema se basó en tecnicismos. El problema es que no se politizó, se quiso decir que esto era técnico y no, este es un tema político. Esto es desarrollar una plataforma con implicancias en términos de cultura organizacional y con alcances e impactos tan altos en lo social, en el desarrollo de la propia institución que no era llegar y dejarlo en manos de técnicos que te dicen “mira vamos a hacer este software y esto funciona así y listo” pero esto no es un tema técnico, esto falla porque no fue discutido políticamente.

 

 

¿Cómo fue el proceso de defensa y argumentos para aprobar los montos solicitados?
Aquí el Servicio de Salud y específicamente, Claudio Castillo (director subrogante del Servicio de Salud de O’Higgins y actualmente Jefe de auditoría del organismo), fue quien se presentó ante el CoRe para defender la inversión y a quien se le preguntó sobre, más allá del software, sobre el funcionamiento, la ocupación del Hospital, de los pabellones y que nos pudiera entregar información al respecto a lo que se negó sistemáticamente a hacerlo. Entonces, si andan con santos tapados o cosas que esconder aquí están los resultados una gestión que a todas luces es deficiente”

 

 

¿Dónde están los 5 mil millones de pesos, entonces?
El proceso falla porque la inversión presupuestada no se ha ejecutado, esto no es un juicio de valores es la constatación de un hecho concreto. Aquí se pidieron 5 mil millones de pesos con una programación de gastos que ha debido variar persistentemente porque el proceso ha fallado persistentemente. Ahora, lo único que se hizo fue la compra de algunos equipos o hardware lo que si se cumplió en alguna medida, pero que fue un gasto muy menor, en el orden de los mil millones de pesos por lo que hay cuatro quintos de la inversión que no ha podido ser ejecutada.

 

 

¿Qué explicaciones o argumentos se han dado al respecto?
Quién más explicaciones ha entregado, sin tener que hacerlo, es el Jefe de la División de Control y Gestión, que en definitiva a señalado cómo se ha tenido que provisionar el presupuesto cuando no se ha podido ejecutar una parte de la inversión, usando los montos en otra glosa y dejando “comprometido” -para que entienda la gente- que usted usará ese monto por medio de un espejo o reflejo en el presupuesto del próximo año, o sea, no usamos esa plata pero no me la quites. Así funciona la técnica de inversión y no es que sea irregular o no deba hacerse, así está normado.

 

 

¿Esto da cuenta de un desorden en la planificación del presupuesto?
Yo diría que eso es lo peor. No se trata de un desorden, si fuera así uno podría decir “pucha pobres pájaros” pero no, aquí se trata de que no se resuelve esta inversión cómo se había planteado porque no se escuchó a todos lo que se debía escuchar. Nosotros hicimos propuestas para reunirnos con expertos en la materia como gente de Ingeniería de la U. de Chile, Federico Santa María o Universidad de Santiago y otras posiciones respecto a la implementación de un sistema como el que se estaba planteando. Era escuchar a otros actores y profesionales metidos en el tema, no a cualquier oráculo.

 

 

¿A su juicio, desde dónde viene esta decisión de acotar las opiniones?
Esto tiene nombre y apellido, hubo porfía de escuchar a un técnico en el contexto del Gobierno Regional e Intendente de la época (Juan Ramón Godoy). Esto era un problema político, insisto, pero cuando decides escucharle a un técnico y no a un grupo de personas que puedan plantear distintas tesis y posiciones para ponderar y tomar una decisión política de inversión adecuada y racional, te pasa esto. Esto no es desorden, es falta de tino político.

 

 

¿Qué cree que pasará luego del cambio de mando con el polémico Sistema Informático?
La nueva autoridad puede hacer las propuestas necesarias al CORE, lo único es que esa autoridad no puede tomar una decisión de inversión si no es consultada con el Consejo. Una decisión de inversión puede ser modificada o anulada, a propuesta del Intendente, pero quien hace ese trabajo es el CoRe.

Comentarios