Home » Destacada » Funcionario del Obispado tuvo que huir en peligrosa carrera de delincuentes

Funcionario del Obispado tuvo que huir en peligrosa carrera de delincuentes

Su objetivo es que los automovilistas que circulan por el sector Cuarta Hijuela de Graneros estén atentos, ya que asegura que su caso pudo terminar con consecuencias fatales.

 

 

Fernando Ávila Figueroa

 

Una compleja y grave situación delictual vivió Juan Carlos Vega Vargas funcionario del Obispado de Rancagua (conductor del Obispo Alejandro Goic), quien quiso entregar su testimonio para que así otras personas estén alerta y no ser víctima de hechos como estos.
Juan Carlos relata que eran las 02:00 de la madrugada del domingo 04 de marzo del presente año, cuando en la comuna de Graneros, en el sector Cuarta Hijuela, mientras se dirigía de casa de familiares a su domicilio particular, fue víctima de un intento de robo de su vehículo personal, estando en movimiento, y siendo interceptado por dos vehículos, uno de ellos de color negro completo y otro de color blanco con una línea de color amarillo en ambos costados, ambos vehículos con vidrios polarizados.
“Cuando me logro percatar de lo que estaba sucediendo, fríamente comienzo a huir de ellos por la Ruta H-10 con dirección hacía Rancagua, ya que el paso a Graneros me lo tenían obstruido con unos de los vehículos. En segundos ambos vehículos logran alcanzarme sin lograr perderlos. Mi huida continuaba por Las Coloradas, luego por Avenida Kennedy hasta lograr tomar la Ruta Travesía por el Shopping, con dirección a Graneros”, recuerda Juan Carlos.
Mientras ocurría todo esto, se mantuvo siempre en contacto con familiares indicando su ubicación y lo que estaba sucediendo, a su vez mis familiares alertaron a Carabineros de Graneros.
“Finalmente una vez que me encontraba en la Ruta Travesía con dirección a Graneros, teniendo en cuenta la persecución en la cual estaba involucrado y los riesgos que corría, mis ganas de lograr escapar continuaban, sumándole a todo esto el nerviosismo, la angustia y el miedo”, indicó el afectado.
“Uno de ellos intenta una maniobra que me obliga a realizar un movimiento el cual me llevo a perder el control total de mi vehículo, impactando fuertemente con los bloques de cemento que dividen las pistas en su eje central, ya a metros de llegar al cruce de Graneros.  Gracias a Dios, no sufrí daños físicos mayores y tampoco se vieron involucrados terceros en este accidente con el cual culminó mi huida de estos delincuentes”, dijo aún con el temor de lo vivido Juan Carlos.
Con este relato el funcionario el chofer del obispo, pretende alertar a todos los conductores de Graneros y sus alrededores, para que conduzcan atentos y sean cuidadosos al conducir por lugares poco transitables en horarios nocturnos. “Agradezco infinitamente la colaboración de mis familiares, conductores en la ruta por su asistencia y a Carabineros de la Segunda Comisaria de Graneros.   Les ruego a todos compartir esta información para alertar y prevenir que otro pase por este episodio traumático y peligroso, pudiendo terminar con una pérdida fatal”, sostuvo el afectado.
Cabe destacar que del hecho tomó conocimiento Carabineros del sector, sin que hasta el momento se registren detenidos que sean sindicados como los posibles responsables del lamentable episodio, esto debido a que luego de desistir de su persecución, huyeron en dirección desconocida.

Comentarios