Connect with us

Hi, what are you looking for?

Columnas

OPINION: Matanzas: un pueblo sin ley

 

Sr. Director:

Con mucha tristeza me dirijo a usted para contarle mi experiencia en una visita al balneario de Matanzas en la comuna de Navidad. Como muchas personas, ilusionados por los comentarios positivos, decidimos junto a mi señora aprovechar Semana Santa para conocer este lugar privilegiado por la naturaleza, ubicado en nuestra región.
Elegimos un hotel de mucho prestigio, que ofrecía lo que uno buscaba: Tranquilidad. Las habitaciones no contaban con TV y el wifi era muy limitado, invitando a la desconexión.
Mi primera desilusión fue la noche del Viernes Santo, cuando a partir de las 19:00 horas, un restaurante contiguo al hotel comenzó a emitir música a alto volumen. Esto se extendió hasta las 1:30 horas de la madrugada después que los pasajeros llamáramos a Carabineros, ya que el hotel se limitó a llamar al lugar para solicitar que bajaran la música y nada más. Como si el derecho al descanso y el derecho poner música a cualquier nivel fueran equivalentes.
Después de esa molestia, decidimos aprovechar la belleza natural del lugar, que –sin duda- es realmente impresionante. Recorrer su borde costero es una experiencia muy linda. Pero… había que hacerle el quite a la multitud de camionetas 4×4 que circulaban por la playa. Algo que está prohibido y que –incluso- está advertido en letreros. Los daños ambientales por esta situación son cuantiosos, si consideramos que el lugar –además- es un santuario de la naturaleza (así rezan dos letreros ubicados en el lugar). Así era posible observar una cantidad de aves atropelladas, dándonos “la oportunidad” a los turistas de ver de cerca a los jotes escarbando en el lugar.
Es triste constatar cómo los seres humanos no respetamos al prójimo y la naturaleza. No se piensa en los demás. Triste espectáculo era ver como familias enteras cometían estas tropelías delante de sus hijos. ¿Qué se puede esperar así del futuro?
A mí desde muy niño mis padres me enseñaron el respeto por los demás, tirar una basura en la calle no se podía hacer ni siquiera en forma excepcional.
Entonces, si los padres claramente estamos fallando, es el turno de las autoridades y las leyes. Lamentablemente la gente “hace lo que quiere” en Matanzas porque nadie se los prohíbe. Le pregunté a una persona por qué circulaba en la playa en camioneta y su respuesta era obvia. “porque todo el mundo lo hace, nunca han sacado partes, a nadie le importa”.
Al reclamar por los ruidos molestos, la funcionaria del hotel me respondió “es que el pueblo es así”. (sic) con un aire de impotencia, pero cero preocupación. Como si esta situación no los afectara y fuera un problema de los pasajeros.
Espero a través de esta carta llamar la atención de las autoridades y de los empresarios de la región para que cuiden lo hermoso que tienen y hagan que al menos se respeten las normas que dictan los letreros que ellos mismos colocan, ya que al parecer el sentido común y el respeto al prójimo es mucho pedir.
La otra alternativa es dejar que todos hagan lo que quieran y transformar a este balneario en Maitencillo, Reñaca o El Quisco.
Es una alternativa válida, por qué no? Pero para eso no prometan tranquilidad, desconexión y descanso. Ofrezcan desborde y “carrete” y de paso le cambian el nombre a la comuna. Porque de Navidad… le va quedando bien poco.

 

 

Mario Velásquez P.

Anuncio Publicitario
Anuncio Publicitario

Relacionadas

Coronavirus

– Para tomar la determinación, explicó el Ministro de Salud, se debe esperar los datos que se obtengan hasta las 21:00 horas de este...

Coronavirus

Sin nuevos fallecidos reportados en la región de O´Higgins es una de las buenas noticias, pero el numero de contagiados sube día adía, donde...

Policial

    7 funcionarios de la Subcomisaría Diego Portales de Rancagua se encuentran con Covid Positivo, informó esta tarde el jefe de la Sexta...

Actualidad

-Tras casi dos meses con cambios, el programa vuelve a ser tres días a la semana y dividido en dos áreas, el oriente y...

Anuncio Publicitario