Home » Destacada » Crean en O’Higgins la primera Corporación de Desarrollo Ovino

Crean en O’Higgins la primera Corporación de Desarrollo Ovino

• La iniciativa, enmarcada en un proyecto que impulsó la Universidad de Chile y que fue financiado por el Fondo de Innovación para la Competitividad (FIC) del Gobierno Regional, busca fortalecer este rubro, especialmente desarrollado en las comunas del secano costero.

 

 

• Su principal enfoque es que el cordero se consolide como un producto de calidad Premium y se transforme en el mejor del país, hecho que de paso, potenciará la inversión en la zona y fortalecerá otras áreas, como el turismo.

 

 

Promocionar el cordero del secano costero de la Región de O’Higgins como uno de los mejores del país es el principal objetivo de un importante proyecto que está desarrollando la Universidad de Chile. Según expertos en el área, una masa ovina cercana a las 158 mil cabezas presentes en esta zona, cuenta con el potencial ideal para competir incluso con el prestigioso cordero magallánico, que actualmente lidera la producción a nivel nacional.

 

Sin embargo, en la Región del Libertador, el ovino aún se desarrolla con rebaños pequeños, vinculados a sistemas pastoriles, con mecanismos tecnológicos bajos y una escasa formalidad en el proceso de faenamiento del animal. Por esta razón, la iniciativa de la estatal, financiada por el Fondo de Innovación para la Competitividad (FIC) del Gobierno Regional, busca favorecer el desarrollo de este rubro con énfasis en lo territorial, consiguiendo que la carne ovina se consolide como un producto de calidad Premium, bajo un sistema de institucionalidad pública-privada que le permita perdurar en el tiempo y motive la inversión en la zona.

 

Es así, que hace pocos días, se dio un transcendental paso para lograr este desafío, al crearse la primera Corporación de Desarrollo Ovino de la Región de O’Higgins, entidad que- en palabras del coordinador de este proyecto y médico veterinario de la Universidad de Chile, José Acosta- le entregará gobernanza al sector.

 

“A diferencia de áreas como la fruticultura y la agricultura en general, los productores de ovinos no estaban organizados, y a partir de esta iniciativa, ya cuentan con una corporación”, explica Acosta.

 

El profesional añade que la institución acogerá a todos los productores de ovino de la región, “no exclusivamente a los del secano, es por eso que cuando termine esta primera parte del proceso, se abrirán los registros para su incorporación”, y recalca que estará conformada “por profesionales y técnicos, lo que sin duda, le dará una mayor calidad al trabajo que esta organización pueda desarrollar (…) esperamos que a partir de hoy se marque un punto de quiebre en lo que era la producción ovina en la región”.

 

Pese a que el cordero se produce en distintas comunas de O’Higgins, la provincia de Cardenal Caro concentra el 68% del total de cabezas en predios de más de 60 animales cada uno, lo que se traduce en un potencial productivo muy relevante para esta zona, con repercusión directa en el sector turístico.
En ese contexto, Osvaldo Cornejo, técnico asesor de la producción ovina en las comunas de Marchigüe, La Estrella y Pumanque, destaca que pertenecer a la recién creada corporación “es espectacular. Tenemos una gran base, porque estamos trabajando en conjunto con agricultores, asesores, agrónomos y veterinarios, con lo que se otorgará un piso muy importante para que las cosas resulten bien; están las capacidades para hacer un gran trabajo”.
Cornejo destaca que el cordero de la sexta región tiene potencial y que siempre ha sido un producto de excelente calidad, sobretodo en el sector del secano, pero reconoce que, a la fecha, “no ha tenido la difusión o el trabajo para formalizar las cadenas productivas, pero ahora está la oportunidad para hacerlo”.

 

Opinión compartida por Exequiel Huerta, productor ovino del sector de Pailimo, en la comuna de Marchigüe, quien tiene altas expectativas puestas en el proyecto. “Vamos a mejorar nuestra red de comercialización y sacar mejores precios. Antes era muy difícil, porque casi todo se destinaba al comercio informal y no había mucho apoyo en lo que era la comercialización”, comenta.

 

Y agrega que actualmente “existen bastantes productores en el secano, pero no grandes productores, es por eso que con esta corporación esperamos unirnos y sacar mejores resultados”.

 

Este proyecto, que se enmarca en la Estrategia de Innovación de la Región de O’Higgins, se ejecutará replicando trabajos colaborativos que han tenido éxito en otros territorios. En Chile, existen dos experiencias de similares características. Una de ellas es el desarrollo de productores comerciales de calidad a partir de la cepa País en la Región del Maule y la recién otorgada Denominación de Origen al cordero de Chiloé.

 

En definitiva, este plan espera que en los mercados más exigentes de las grandes capitales, se valore al cordero de la sexta región como un producto de calidad superior y se transforme en el mejor del país.

Comentarios