Home » Destacada » La importancia de entregar apoyo técnico y acompañamiento a las mujeres emprendedoras

La importancia de entregar apoyo técnico y acompañamiento a las mujeres emprendedoras

 

-Su objetivo es intervenir y mejorar las competencias y habilidades de las mujeres contribuyendo a la viabilidad y sostenibilidad de sus emprendimientos, mediante la entrega de conocimientos y asistencia técnica en gestión del negocio.

 

 

Ximena Mella Urra

 

Uno de los principales anhelos para una mujer, madre y jefa de hogar es alcanzar una plena autonomía económica que les permita en primer lugar, sacar adelante a sus hijos y también conseguir el empoderamiento necesario para terminar con las brechas de género y la violencia. Al respecto, el Servicio Nacional de la Mujer y la Equidad de Género (SernamEG), a través de su Programa Mujeres, Asociatividad y Emprendimiento (MAE), pretende hacer de todo aquello una realidad tangible.

La mayoría de las mujeres de la región son artesanas que hacen espectaculares creaciones con productos locales, otras crean preparaciones de repostería y gastronómicas, mientras que otras se dedican a los servicios y el turismo. Una de ellas es Gisella Olguín, que con su empresa Baja Marea, se dedica hace más de 20 años a la extracción, producción y comercialización de algas marinas en Bucalemu, comuna de Paredones, y comenta que entrar al programa ha sido una verdadera vitrina para dar a conocer sus productos. Esta tradición artesanal y familiar de más de tres generaciones, le ha permitido trabajar en derivados del cochayuyo y luche, como por ejemplo snacks, harina, mermeladas, pesto y aderezos, más una línea gourmet y a punto de exportar.

“Comencé a participar con SernamEG en su rincón de emprendedoras, siendo mi primera experiencia en el área de asociatividad. Esto me permitió conocer a las otras emprendedoras e ir a capacitaciones, todo ello gracias al nexo que son capaces de hacer acá con las demás instituciones públicas”.
Gisella valoró el nivel de redes de apoyo y también de negocios que aquí se generan. “Por ejemplo, estoy trabajando con las mismas mujeres de Bucalemu y tenemos una agrupación de 30 emprendedoras de distintos rubros, todas inscritas en el MAE. De manera asociativa trabajamos en diversos proyectos. También apoyamos a otras emprendedoras que por ejemplo no tienen donde procesar sus productos, comprándoles lo cultivado”. Es que para esta emprendedora, es muy bueno sentirse apoyada porque es muy difícil llegar a todo esto, “más aún cuando eres mujer. Cuando logras esta independencia económica, logras tomar decisiones sobre ti misma. Te empoderas y tomas fuerza para tomar muchas otras decisiones en tu vida”.

Por su parte, Juliana Mierez creadora de My Way Moda Sustentable en la comuna de Machalí, comenzó hace unos dos años su negocio que fabrica lindos y exclusivos bolsos de yute orgánico con algodón, un producto sostenible, de producción local y responsable. “Cuando tenía listos mis primeros bolsos me di cuenta que no tenía dónde venderlos. Llegué al programa y pude participar de los bazares lo cual fue muy importante ya que me ayudó a fomentar todo mi proyecto. Luego gané un Capital Semilla y pude abrir mi taller. En el MAE me han ayudado a crecer y evolucionar. Fueron una puerta de entrada porque con ellos participé por primera vez en un bazar en Rancagua y me mostré al público”, recordó.

A Juliana siempre la están invitando a participar de charlas motivacionales y capacitación para aprender sobre negocios y ventas. “Todo sería más complicado y lento si hubiera recorrido este camino sola. Toda la ayuda que recibía la tomaba y aprovechaba y hoy por eso tengo mi empresa. Por eso seguiré participando en este programa. La opción de crecer siempre ha estado y te seguirán llamando para ser parte de esto, solo depende de uno tomar estas oportunidades”.

 

 

SOBRE EL MAE

Dicha iniciativa entrega formación personal y capacitación técnica a mujeres emprendedoras de los quintiles más bajos (I al IV) de la población, mediante estrategias que diversifiquen los canales de comercialización y vincularlas con la oferta pública y privada de apoyo al fomento productivo existente. Asimismo, promueve la asociatividad y generación de redes entre emprendedoras a través de encuentros regionales, ruedas de negocio, giras técnicas, espacios de comercialización, entre otras acciones. A él ingresan las egresadas del Programa Mujeres Jefas de Hogar, participantes del Programa 4 a 7 e integrantes de otros programas y quienes lleguen directamente a la dirección regional del SernamEG. A la fecha el MAE ha beneficiado a unas 400 mujeres inscritas principalmente del rubro de los servicios, alimentación, textiles, comercio y agricultura, entre otros, y que corresponden a diversas comunas de O’Higgins.

Al respecto, la Seremi del Ministerio la Mujer y la Equidad de Género, Marcia Palma González, destacó que dentro de los énfasis del Gobierno de Sebastián Piñera es lograr la igualdad de las mujeres ante la ley, luchar contra la violencia de género y lograr su autonomía y empoderamiento gracias al emprendimiento. “Debemos terminar con los estigmas hacia las mujeres. Muchas de ellas tienen diversas habilidades y deciden emprender. Y como ministerio tenemos el desafío de empoderar a las mujeres en su camino hacia esta autonomía económica. Desde esta mirada estamos empeñadas en llegar a la mayor cantidad de mujeres para ayudarles a saltar la barrera de la inseguridad. Por eso nos centramos en capacitarlas en emprendimiento, en cómo hacer negocios, en ser líderes de sus propios procesos. De esta forma iremos acortando la brecha de género que aún existe hoy en día”, explicó. “Se les capacita para que sean capaces de asociarse entre ellas y a su vez con los diferentes organismos públicos y privados para que logren vender sus productos. Así van generando redes de trabajo”.

El año pasado fueron capacitadas mil 600 mujeres en toda la región, a través de la participación de ellas en las Escuelas de Emprendimiento, capacitaciones de oficio, talleres, seminarios, charlas, entre otras. En el primer trimestre de este año en cambio, esta cifra ya supera las 400. Las mujeres que participen en este programa deben tener al menos un año de actividad económica propia y pertenecer al 80% más vulnerable de la región. “Cuando logran darse cuenta de sus destrezas van sacando partido, se dan cuenta que se respetan así mismas así como también el resto, y que pueden mantener a su familia, ya que la mayoría son jefas de hogar”, comentó la vocera regional. “Con autonomía económica de la mujer se logra disminuir la violencia intrafamiliar, esto porque al ser autosuficientes son capaces de tomar la decisión de alejarse de su agresor”.

Comentarios