Home » Actualidad » Municipio y servicios públicos trabajan en la clausura del El Rabanal

Municipio y servicios públicos trabajan en la clausura del El Rabanal

 

– Luego de 24 años de fallidas iniciativas y de un clamor ciudadano por acabar con este foco insalubre que daña directamente el medio ambiente de la comuna y la rivera del Río Cachapoal, es que el municipio rancagüino ha priorizado trabajar por una solución.

 

 

Juvenal Arancibia -Gisella Abarca.

 

 

Casi tres décadas se dispone a cumplir uno de los puntos oscuros de la comuna de Rancagua en términos medio ambientales: el vertedero clandestino de Rabanal. Y es que este sitio eriazo ubicado en la rivera del Río Cachapoal, colindante con poblaciones como La Granja o Dintrans, se transformó con el paso de los años, en el sitio predilecto de quienes inescrupulosamente buscaron la opción fácil para deshacerse de todo tipo artículos domiciliarios, escombros y lamentablemente animales.
Con el transcurso de los años y sus consiguientes administraciones políticas, distintas han sido las iniciativas que han tratado de clausurar o desarticular el Rabanal como un basural, más la falta de claridad jurídica o incluso voluntad de distintos organismos y servicios estatales han derivado en un rotundo fracaso a la hora de terminar con el acopio de desechos.

 

“SALVEMOS EL RABANAL”
Teniendo en cuenta esta realidad, hace algunos días un importante grupo de vecinos del sector sur de Rancagua agrupados en 12 organizaciones sociales y vecinales conformaron el Comité Salvemos El Rabanal, los que redactaron una clara misiva que hicieron llegar a distintos estamentos del Gobierno Regional con una clara petición: la clausura definitiva del basural y la regularización de los caminos de acceso y servicios básicos del sector.
“Hacemos un llamado enérgico al señor alcalde y a las autoridades competentes, para que se pronuncien con medidas concretas y una pronta solución. Como sector sur ya hemos realizado todas las gestiones protocolares y conductos regulares, por lo tanto, hemos acordado organizarnos y crear la comisión de trabajo ‘Salvemos El Rabanal’ que tendrá por objeto planificar y ejecutar acciones y denuncias públicas, declarándonos en estado de movilización ascendentes, en post de nuestra calidad de vida, prevenir enfermedades y disminuir el impacto medio ambiental”, rezaba el comunicado de la docena de juntas vecinales.

En el extenso documento, donde enumeran una serie de graves acusaciones, desde brotes de triquinosis hasta la contaminación de los mantos freáticos o napas de agua subterránea producto del escurrimiento de líquidos percolados hacia el interior de la tierra, también se hace alusión al nombre de Raimundo Agliati, SECPLAC del municipio rancagüino como nexo entre vecinos y la casa edilicia.

 

LOS SERVICIOS PÚBLICOS “SE PONEN LAS PILAS”
El urbanista municipal abrió una luz de esperanza a la iniciativa vecinal, confirmando la prioridad edilicia por buscar una eventual solución a la problemática medioambiental y sanitaria, por lo que se convocó a un comité donde participaron instituciones públicas entre ellas la Gobernación de Cachapoal y las Seremis de Salud, Medio Ambiente, Bienes Nacionales y Obras Públicas, en una reunión que se llevó a cabo el día miércoles 2 de mayo, la que estuvo presidida por el alcalde y su equipo municipal.

En la cita, apuntó el SECPLAC del municipio rancagüino, Raimundo Agliati “expusimos la problemática y se tomaron acuerdos inmediatos, por lo que este jueves en la mañana estuvimos en terreno con el equipo municipal y la Seremi de Salud apoyados por Carabineros, realizando las primeras notificaciones que requiere hacer salud para en los próximos días proceder a la clausura del lugar”, relató.

Agliati agregó que en paralelo, este viernes por ordenanza del municipio comenzó obras para hacer un cierro físico en el lugar, “puntualmente en el acceso de éste que estará listo el martes, de manera que la Seremi de Salud pueda proceder con la clausura”, apuntó el SECPLAC del municipio rancagüino. A esta medida, además, se agrega la presencia de los inspectores municipales advirtiendo y notificando a todos los que insistan en utilizar ese lugar.

“Esto es un tema complejo, no se va a solucionar de un día para otro porque son 24 años funcionando así, estamos monitoreando día a día, porque (las personas) buscan cualquier momento del día para pasar a llevar las normas”, expuso Agliati, agregando que “Esperamos el martes dar el primer paso con este cierre físico realizar la clausura del lugar con su letrero correspondiente y a la vez dar las alternativas que existen en la ciudad para disponer de escombros o residuos”. Si éstas se niegan a retirarse del lugar, serán multados y además se iniciarán acciones legales, argumentó.

Comentarios