Home » Destacada » Seremi Moisés Saravia afirma que durante el gobierno de Bachelet hubo escaso avance en el Paso Las Leñas
2- De izquierda a derecha, el director de El Rancagüino, Alejandro González, junto al seremi Moisés Saravia.

Seremi Moisés Saravia afirma que durante el gobierno de Bachelet hubo escaso avance en el Paso Las Leñas

En cuanto a la ampliación de la Carretera del Cobre, criticó que la administración saliente se tomó cuatro años para terminar un diseño que tenía como plazo 15 meses. Respecto a la Capilla de Gaudí, en cuya última apertura de ofertas los tres postulantes superaron en más de $3 mil millones el presupuesto original, reprochó a la autoridad a cargo del ramo en 2017. A su juicio, debió revalorar el costo del proyecto.

 

Marcela Catalán

 

 

Durante los cuatro años del primer Gobierno de Sebastián Piñera, el ingeniero Moisés Saravia fue su seremi de Obras Públicas. La tercera semana de marzo volvió a ocupar dicho cargo, y a menos de dos semanas de regresar al puesto, no se guarda sus reproches a la administración saliente. Es así como acusa nulo o escaso progreso, como también mal manejo, en grandes proyectos para la zona.

 

Respecto al Paso Las Leñas, la autoridad dispara: “desde el mundo privado, fui un crítico de la gestión. En una oportunidad un medio me preguntó cuál era el avance conseguido (en la iniciativa) y yo dije que cero, porque hay cero metros de caminos construidos y cero metros del túnel hecho”, recalca.

 

De acuerdo con Saravia, “sólo se hicieron dos cosas: aprobada por Chile y Argentina, se constituyó la entidad (bi)nacional para desarrollar todo lo relacionado con el corredor. Es decir, elaborar las bases para contratar estudios de factibilidad, medioambientales, diseños, etc. Encontrándose esto listo, podían ver cómo gestionar los recursos y luego licitar las faenas. Es probable que no haya existido disponibilidad de recursos (para hacerlo), porque estos deben ser puestos de manera compartida para poder iniciar esta fase preliminar. Sin embargo, eso fue hace dos años (…) y no han llamado a concurso. Eso es un avance, aunque no sé si para hacerlo en dos años”.

 

En ese sentido, consultado acerca de las tareas que debe llevar a cabo desde su cargo, el seremi sostiene que debe “resolver temas contingentes, como (la ejecución de) algunas obras que van muy lentas. Lo segundo es pensar en el futuro, a partir de lo cual hay que ver lo del Paso Las Leñas. Quizá tenemos que regionalmente empujar (el tema), porque acá no ha habido un grupo o una asociación público privada que se encargue de pedir cuenta de estos grandes proyectos. Cuando no existe eso, nadie sabe (qué está pasando). La entidad binacional no es pública, nadie sabe qué ha hecho. En eso estoy de acuerdo con el diputado Diego Schalper, en cuanto a que (sólo) se han hecho anuncios”.

 

Otro ámbito del proyecto es el diseño del camino de acceso al túnel. De acuerdo con el seremi, ya están los montos “y la aprobación para hacer el de los primeros diez kilómetros. Estos van entre las Termas de Cauquenes y el Puente de Chacayes. Escuché que (durante el gobierno anterior) dijeron que partirían construyendo los primeros diez kilómetros, ¿pero cuál es el sentido de eso, si falta hacer 50 kilómetros más y no hay corredor?”, apunta. En dicha línea, el secretario afirma que se concentrará en continuar y en que estén listos los diseños hasta la boca del túnel, cuyos dineros “ya están considerados para el anteproyecto de inversión, para el año 2019”, además de empezar a trabajar en los estudios asociados a ello.

 

Otra iniciativa sobre la que Saravia se pronuncia, es la ampliación de la Carretera del Cobre. “El diseño de la doble vía comenzó en 2013. Tenía un plazo de ejecución que no superaba los 15 meses y hasta hoy no está del todo finiquitado, así que han estado cuatro años haciéndolo. Cuando asumimos, hace un mes y medio, dijimos que esto no podía ser, hay que avanzar: debemos negociar con quienes entrampan la situación, que son los servicios externos de energía eléctrica y Essbio. Esas gestiones están casi resueltas”, asegura.

 

En relación a los propietarios de la ruta, la autoridad explica que se trata de Serviu y del MOP. Los primeros son dueños “desde donde está sin pavimento hacia el norte, mientras que su cartera lo es desde donde está asfaltado hacia el sur”.

 

En palabras de la autoridad, “la pregunta es quién se responsabiliza o gestiona el tema. Por eso intentaremos que se decrete como camino público entre el Guindal y Bombero Villalobos, mediante un decreto del ramo. Al ser así, queda bajo nuestra tuición, en manos de una sola entidad. Ésta sería responsable de ejecutar el proyecto, lograr el financiamiento, la resolución social, terminar los diseños, entre otras cosas, para empezar las faenas”, argumenta.

 

En cuanto al costo de la propuesta, Saravia sostiene que bordearía los $22 mil millones. “Esos dineros no están. Por tanto, pedimos que ese diseño, que está siendo terminado, sea separado en a lo menos tres áreas para partir por la más compleja”. En su opinión, ésta abarca desde “la unión de Carretera del Cobre con Escrivá de Balaguer, que cruza hacia Nogales. Ahí se contemplan desnivelados. Con los accesos cercanos, por las distancias, esos trabajos tienen un valor de unos $12 mil millones. Sugerimos comenzar por eso y después avanzar con el resto hacia Rancagua y después hacia el Guindal. Nuestra tarea es que durante este Gobierno progresemos en la iniciativa y sería maravilloso empezar a construir”.

 

El 27 de abril pasado se realizó la apertura de ofertas técnicas y económicas para levantar la Capilla de Gaudí en Rancagua. Hubo tres postulantes, pero todos superaron en más de $3 mil millones el presupuesto original. En vista de lo anterior, una de las alternativas es tramitar la llegada de más recursos para poder adjudicar su ejecución.

 

“Ésta iniciativa debe ser llevada a cabo, por el impacto tremendo que tendría para la región, Rancagua y el país. Probablemente no hemos sido capaces de ponerla en relieve, en consideración de su nivel. No sé si es imperativo que aumente su financiamiento, pero sí hacer el proyecto. ¿Cómo? No tenemos claridad. Por el momento, debemos ver si será posible conseguir más dinero, si será necesario hacer otras acciones, no lo sé. Estamos estudiando qué hacer”, arguye Saravia.

 

Si bien reconoce que los tres oferentes rebasan por un gran monto los recursos originales destinados, la autoridad desliza una posible causa: “durante septiembre u octubre (de 2017), hubo una presión enorme por volver a licitar esto. Por ese entonces se hizo este llamado, cuya apertura realizamos ahora. Es decir, no lo hizo el gobierno actual. Nosotros hubiésemos reevaluado el costo de la obra, pues el MOP tiene equipos en Santiago que lo habrían hecho”.

 

A su juicio, “esa presión por no hacerla impidió reevaluar el costo, ya que los parámetros usados son los mismos de hace tres años para convocar a concurso. Además el presupuesto disponible era ése, pensando que eso debería costar. La realidad demostró que no, porque tres empresas que se desconocen entre sí, que no pueden coludirse para postular por este sistema, presentaron precios relativamente cercanos”, remata.

Comentarios