Síguenos

Columnas

Lucro en la Educación Superior

Publicado

el

Felipe Balmaceda M.
Universidad Diego Portales

 

 

La eliminación del artículo 63 de la nueva ley de educación superior ha puesto nuevamente en el tapete el lucro como algo inaceptable para la gran mayoría. Lamentablemente, saber con certeza las consecuencias del lucro en la educación es una cuestión empírica que no está resuelta del todo y, vociferar como si lo estuviese, tampoco ayudará a esclarecerlo. Sin embargo, la teoría económica da algunas luces al respecto. Lo primero es considerar que la educación no es un bien como cualquier otro: genera externalidades, su calidad no es verificable y no es alienable. Por otro lado, la oferta de este bien requiere altos inversiones en activos tangibles e intangibles, y permite un grado importante de diferenciación.

La competencia entre universidades (Us) inducirá diferenciación de producto con el fin de atraer más estudiantes. Dado que la calidad de la educación no son verificables, esta diferenciación se logrará en gran parte a través de atributos observables como calidad de la infraestructura en vez de atributos no observables como la calidad de la educación/investigación. Si a ello sumamos el hecho que la educación no es alienable, si se adquiere educación de baja calidad, esta no puede ser vendida para recuperar parte de la inversión. Todo esto hace que la competencia no garantice educación de calidad, ni menos aún que los alumnos reciban lo que se les promete. El costo de esto último es extremadamente alto, se paga por toda la vida.

 

Si las Us fueran todas con fines de lucro, aumentos en la intensidad de la competencia, resultarían en mejoras en la calidad, dado que en el margen aumentar calidad para competir es más rentable que disminuir el arancel. Si en cambio Us sin fines de lucro coexisten con Us con fines de lucro, la varianza en aranceles y calidad será mayor, con la consiguiente aumento de la segregación de alumnos de acuerdo a la calidad de las Us. Si además se regulan los aranceles de las Us sin fines de y estos no son suficientes para cubrir los costos de mejoras en calidad, como actualmente ocurre, ella será aún menor y la segregación aún mayor. Por ende, el no lucro no garantiza calidad y puede resultar en todo lo contrario y en un alto grado de segregación.

 

Lo adecuado pare ser una fuerte regulación basada no solo en métricas objetivas como cantidad de profesores con Ph.D., número de publicaciones o procesos administrativos determinados, sino que también incorporando variable subjetivas relacionadas a la experiencia universitaria de los alumnos, profesores y empleadores. El lucro debería estar prohibido, como lo sigue estando, los aranceles no deberían regularse y el estado debería proveer financiamiento no discriminatorio a través de fondos concursables y directos en base a la calidad de la educación e investigación. El no lucro obligará a reinvertir los fondos, y no regular los aranceles permitirá cubrir los costos de una mayor calidad. La competencia en estas condiciones sí garantizará que la mayor parte de los fondos vaya a calidad. El financiamiento de los alumnos debería ser a través de créditos con aval del estado y condicional a métricas relacionas a los méritos de los estudiantes.

Anuncio Publicitario

Columnas

No a las dietas détox post “18”

Publicado

el

Durante Fiestas Patrias, los adultos chilenos consumen una gran variedad de alimentos en una sola comida, llegando a aumentar hasta el doble de su ingesta calórica en el día. Esto provoca una subida de peso que fácilmente puede ser de 2 a 6 kilos en promedio al término de las fiestas. En ese momento, ad portas del verano, aparecen se ponen de moda dietas express que prometen hacer bajar de peso rápidamente.

Entre ellas está la dieta “détox”, “antiox” o “antiedad” que promueve que cada cierto tiempo al organismo le hace muy bien depurarlo de toxinas. Se trata de una dieta basada en jugos o batidos desintoxicantes e incluso ayuno con batidos en base a verduras o frutas. Según sus seguidores, se purifica el organismo de las “toxinas modernas”, ya que los nuevos tóxicos son disruptores del sistema endocrino que el cuerpo no sería capaz de eliminar. El resultado sería una piel radiante y una salud de hierro.

Pero la realidad es diferente. La dieta de desintoxicación posee escasa evidencia clínica que haya demostrado de manera convincente que es beneficiosa o segura como tratamiento para el sobrepeso u obesidad. Por el contrario, realizar ayuno en base a batidos de verduras o frutas sin la supervisión de un profesional puede tener efectos adversos: alteración del metabolismo y conducir a un aumento de peso por efecto rebote, generar alteraciones hidroelectrolíticas y déficit de micronutrientes. Si a ello le sumamos actividad física, los efectos pudieran ser más peligrosos.

El objetivo de todo tratamiento nutricional es que las personas mejoren sus hábitos alimentarios y que perduren en el tiempo. La bajada de peso en forma rápida, sin una alimentación variada, suficiente y equilibrada, puede llevar a la pérdida de masa muscular, tejido metabólicamente activo y fundamental en los procesos metabólicos.

Además, en los seres humanos las toxinas son eliminadas del cuerpo a través del hígado y los riñones, órganos encargados de descomponer y excretar estas toxinas como parte de su función en condiciones normales de salud, independiente de la dieta.

Por esto, esta alternativa parece ser otra dieta de moda, tal como lo fueron en su época la del vinagre de manzana y la sopa de repollo, entre otras.

Por tanto, la invitación es disfrutar las Fiestas Patrias junto a la familia y amigos, degustar la comida de manera consciente, observando todo lo que ingerimos, respetando, por ejemplo, el tamaño de las porciones, los horarios habituales de comida, la inclusión de ensaladas verdes en los platos y limitar el consumo de alcohol. Somos los únicos responsables del cuidado de nuestro cuerpo y nuestra salud.

Adela Walter
Académica Escuela de Nutrición y Dietética
Universidad Finis Terrae

Continuar Leyendo

Columnas

La creación Habla

Publicado

el


“Los cielos cuentan la gloria de Dios, Y el firmamento anuncia la obra de sus manos. Un día emite palabra a otro día, Y una noche a otra noche declara sabiduría. No hay lenguaje, ni palabras, Ni es oída su voz. Por toda la tierra salió su voz, Y hasta el extremo del mundo sus palabras. En ellos puso tabernáculo para el sol; Y éste, como esposo que sale de su tálamo.


Se alegra cual gigante para correr el camino. De un extremo de los cielos es su salida, Y su curso hasta el término de ellos; Y nada hay que se esconda de su calor.” Salmo 19:1-61:20
“Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa.” Romanos 1:20.


Esta es una de las declaraciones bíblicas más claras de que la naturaleza en sí misma está destinada a mostrar la grandeza de Dios. Estas palabras están en el tiempo presente. Es decir, los cielos «están contando», y el cielo está «anunciando» la obra creadora de Dios. Es una exhibición continua. Lo que vemos en la naturaleza está pensado para mostrarnos constantemente que Dios existe y nos dice lo sorprendente que el Creador en verdad es.


Cuanto más aprendemos acerca del universo, más claramente podemos ver la obra de Dios. Un ejemplo perfecto de esto es la cosmología moderna del «Big Bang». Previo a esta teoría, los científicos y los ateos suponían que el universo era eterno. La combinación de las teorías de Einstein y los avances en la física, han dejado claro que, en realidad, el universo tuvo un «principio»
Los astronautas han podido de hecho caminar físicamente sobre la misma luna que David pudo observar sólo a distancia, pero todo el conocimiento que hemos obtenido acerca del universo en el que vivimos solamente sirve para profundizar mucho más aun, nuestra impresión de la tremenda sabiduría y poder de Dios.


Estos billones de galaxias en rotación siguen su curso silencioso en las profundidades del espacio, y todo funciona en perfecta unidad y armonía. Esto fue lo que impresionó al salmista, que irrumpe con esta exclamación ¡Oh Jehová, ¡Señor nuestro, Cuán glorioso es tu nombre en toda la tierra!
Ya que «los cielos cuentan la gloria de Dios», una persona sólo necesita mirar honestamente el mundo alrededor de él, a fin de darse cuenta de que Dios existe. El rey David exclamaba “¡Oh Jehová, Señor nuestro, ¡Cuán glorioso es tu nombre en toda la tierra!… “” Cuando veo tus cielos, obra de tus dedos, La luna y las estrellas que tú formaste, Digo: ¿Qué es el hombre, para que tengas de él memoria, Y el hijo del hombre, ¿para qué lo visites?”.


Al igual que el rey David debemos Levantar en alto los ojos, y mirar la grandeza de Dios su fuerza su poder, su dominio, pero que a su vez esta contemplación nos lleve a alabar y dar gracias a Aquél que es el resplandor de Su gloria, y la imagen misma de Su sustancia.
No hay excusa para no acercarse a Dios, por el contrario, los cielos, la Biblia, están hablando y nos invitan a colocar nuestra fe en el Dios creador que se hizo carne en la persona de nuestro Señor Jesucristo con el propósito de perdonar nuestras faltas y darnos vida en abundancia.


Pastor: Alejandro H. Cabrera C.

Continuar Leyendo

Columnas

Valor patrimonial de la paya en Chile

Publicado

el

En mayo de 2016, en la ciudad de Colonia del Sacramento, Uruguay, la paya chilena fue inscrita en la Lista del Patrimonio Cultural del Mercosur sumándose así a la payada argentina y uruguaya, que ya contaban con este reconocimiento.

Un año más tarde, un decreto presidencial publicado el 03 de agosto de 2017, estableció que el 30 de julio de cada año sería celebrado como el Día Nacional del Payador, en atención a que fue en esa fecha que se creó la Asociación Gremial Nacional de Trabajadores de la Poesía Popular, Poetas y Payadores de Chile, AGENPOCH.

Ambos reconocimientos daban cuenta de la relevancia que esta expresión cultural tiene para el país y también para inscribir esta tradición en el gran marco de la poesía oral improvisada iberoamericana.

La paya forma parte de una gran vertiente llamada canto a lo poeta que tienen entre sus afluentes al canto a lo humano, a lo divino y, según algunos payadores, incluso a la cueca. Los payadores y payadoras (que cada día son más, dando cuenta de uno de sus principales rasgos: su versatilidad) están dispersos en gran parte del territorio nacional adoptando formas propias muy ligadas a sus localidades.

En apretada síntesis, una paya es siempre un duelo poético entre dos o más payadores que improvisan sus décimas haciendo gala de su destreza poética, su ingenio y también, a un nivel más profundo, de su sabiduría y su capacidad de representar la voz del pueblo.

La práctica de la paya requiere largos periodos de formación, habitualmente con maestros más avezados. Muchos payadores son, además, grandes ejecutores del guitarrón chileno lo cual suma un elemento adicional a las destrezas que requiere ser un payador.

Año tras año en este mes de septiembre diversos sectores recuerdan a la paya, pero se aprecia un desconocimiento sobre el inmenso aporte a la cultura y al patrimonio presente. Es importante que también en nuestro país respetemos y valoremos a nuestros payadores y payadoras, tal como se hace en el resto del continente, con sus decimistas, repentistas, o en Brasil pajadores.

Carlos Maillet A.
Director
Servicio Nacional del Patrimonio Cultural

Continuar Leyendo

Síguenos en Facebook

Lo más visto

Oficial Carlos María O'Carrol 518, Rancagua, Chile - Mesa Central: +56 72 276 6080