Síguenos

Columnas

¿Quién llora? ¿Quién ríe?

Publicado

el

 

Años de búsqueda y desesperación. Monasterio, retiro e introspección. Soledad buscada, disciplina y meditación. Mente… en su locura, sin solución.
Sombras de monjes huidizos. Siluetas de cipreses encogidos. Lotos a medio abrir, agradecidos. Molinos de oración medio dormidos. Corazón frío.. nunca sentido.
Casi rendido.. paseo perdido.. entre brumas de ocaso.. atardecido. Fuera no hay hada, dentro vacío. Ya no hay miedo, solo respiro. Respiro consciente.. sostengo mi mente. No tiene respuesta, ya perdí la apuesta.
Perdida toda ilusión, empujado por la inercia de mi determinación, sigo sentado en meditación. De pronto, una voz resuena en la gompa. Serena, melodiosa, profunda, cadenciosa: «El maestro entró en la sala de meditación y vio al discípulo llorando. Preguntó ¿quién llora?. El discípulo respondió: «él». El maestro se retiró complacido».
Algo se rompe en mi interior. No puedo creerlo. Estoy llorando. Mejor dicho.. un niño llora dentro de mí. Es algo nuevo, desgarrador. A la vez amable y enternecedor. He vuelto a casa y ahí está «él». Lágrimas de encuentro y de liberación.
Las lágrimas resbalan piel abajo, regando mi corazón. Yo sigo firme, sentado en meditación. Mis entrañas lloran, mi corazón siente y mi mente sosegada de algún modo asiente. La voz vuelve a resonar en la gompa: «El maestro entró en la sala de meditación y vio al discípulo riendo. Preguntó ¿quién ríe?. El discípulo respondió: «él». El maestro se retiró complacido».
El llanto se torna risa. La sala pura sonrisa. Deleite profundo de un niño gozoso, que llama a mi puerta, puro y amoroso. He vuelto a casa y ahí está «el». Ahora ríe y yo rio con él.
He vuelto a casa, no pido más. Es el principio y también el final.

 

 

Francisco Javier Elcarte
Neuropsicólogo Fundador de Vitaliza y Presidente de la Sociedad Española de Bio y Neurofeedback

Anuncio Publicitario

Columnas

OPINION: Inclusión e ingreso a clases

Publicado

el

Hablar de inclusión de niños y adolescentes en el sistema escolar chileno es una paradoja que abarca todo el sentido que esta palabra puede significar, porque todos los niños debiesen, por derecho, ser “incluidos” desde sus habilidades y particularidades al proceso de aprendizaje formal. Como ello no es así, en nuestro país, los programas de inclusión suelen ser limitados a poco número de menores lo que a las familias implica una constante presión de no “perder” o lograr “acceder” fácilmente a ellos.

Los menores con necesidades educativas, son en estricto rigor todos, pero en especial los de proyectos de inclusión, requieren especial atención en el manejo de la anticipación de la información. Manejen junto a ellos, los tiempos de ingreso a clase, las salidas, cantidad de recreos y ojalá el detalle de las actividades diarias. Usen, si es necesario, planner, calendarios semanales en las paredes, etc.

Recuerde que el proceso de inclusión escolar puede estar también asociado a terapias fuera del establecimiento escolar. Por lo que decida con su equipo de trabajo, los horarios en que se desarrollarán ambas y la priorización de los tiempos, a veces, suele ser necesario ajustar algunas horas escolares para dar períodos de descanso o traslados al resto de las actividades terapéuticas.

Se deben crear lazos entre sus equipos de trabajo clínico con las profesoras de aula, de tal manera que la información acerca de la evolución, dudas o incluso manejo medicamentoso, se ajuste a los requerimientos del menor de la mejor manera y en todos los contextos en que él o ella esté. Esto permite una fluidez en el manejo de contingencia y una comunicación más acabada de los procesos que la inclusión requiere pero, por sobre todo, que los menores necesitan para desarrollarse íntegramente.

Claudia Figueroa

Académica Escuela Fonoaudiología U. Andrés Bello

Continuar Leyendo

Columnas

OPINION: El mercado gris y la desprotección del consumidor

Publicado

el


Para todos los chilenos este inicio de año tiene un tinte diferente. De alguna manera, los efectos de las movilizaciones sociales fueron el gran tema de conversación y también la forma en que proyectamos este 2020, para construir ese Chile más justo que anhelamos.


Uno de los pilares fundamentales, tiene que ver con el mejor trato al consumidor por parte de las empresas, evitar el abuso y entregar todas las herramientas para realizar compras informadas.
Por ejemplo, el mercado de Internet fue un gran aliado del comercio durante la crisis social. Algunas empresas tuvieron que cerrar sus locales y siguieron funcionando gracias a estas plataformas virtuales. Sin embargo, en su mayoría, los portales web o marketplaces no entregan información suficiente para que los usuarios puedan tomar una decisión de compra informada.
En este escenario, la proliferación de importadores directos que venden productos vía e-commerce, constituye un aspecto a poner atención, lo que se ha denominado coloquialmente como “Mercado Gris”. Se refiere a la venta de productos que se realiza a través de canales de distribución diferentes a los autorizados por el fabricante. La gran diferencia con el mercado negro, es que estos productos no son ilegales.


El problema radica en que muchas veces se desconoce si los productos vendidos por e-commerce cumplen los plazos de garantías o están certificados por las leyes chilenas. Al respecto, se debe cautelar que estas plataformas no se conciban a sí mismas como meras vitrinas digitales que no reconocen responsabilidad respecto de lo que se publica en ellas, ni respecto a la información que le brindan al consumidor.


Para el consumidor es tentador comprar en estas plataformas, pues los valores de estos artículos son más bajos, pero se debe poner atención precisamente en aquello que no se informa al consumidor al momento de la venta. Estos productos al ser adquiridos por intermediarios no autorizados, generalmente no ofrecen garantía (o es muy precaria), no respetan los requisitos legales de etiquetado, pudiendo generar riesgos de seguridad en el consumo.


Por ello, es necesario regular al Mercado Gris y el Sernac debe fiscalizar que se cumplan los estándares informativos y regulatorios por parte de los marketplaces. Esto llevará a igualar la cancha, permitiendo un escenario competitivo leal en que prime la protección al consumidor, cautelando que menores precios no impliquen falta de seguridad en el consumo.
Es fundamental entregar mayores atribuciones a las organizaciones que velan por la protección del consumidor, de manera de colaborar a que se denuncie y, por tanto, se evite que el mercado gris se mantenga como un riesgo.


Los marketplaces deben responsabilizarse por el contenido que publican, cualquier conducta distinta constituye una mala práctica que debe ser erradicada de estas plataformas, sobre todo teniendo claro cómo viene el panorama a futuro. El e-commerce seguirá creciendo, tal como ha sido la tendencia. Según la Cámara de Comercio de Santiago, hasta el tercer trimestre de 2019, las ventas alcanzaron los US$ 4.500 millones y acumularon una expansión del 37%.


Es el momento propicio para que los consumidores de Chile tengan un marco regulatorio de alto estándar. El ejecutivo ha presentado una agenda antiabusos, la cual debe contar con una normativa de este tipo, para que empresas y usuarios puedan ser protagonistas de este nuevo pacto que ya estamos construyendo.

Hernán Calderon

Conadecus

Continuar Leyendo

Columnas

¡ADIÓS QUIJOTE DEL MICRÓFONO!

Publicado

el

Por Manuel Polgatiz
Periodista

En medio del estallido social, decidiste partir al infinito. Cuando el mundo habla de cambios radicales y el pueblo se manifiesta, tomaste el camino eterno, ese que te lleva a marcar una etapa en muchas vidas de los que se quedan.

Sin más compañía que tu alma olvidada por aquellos que alguna vez exigieron tu presencia, hoy eres guía de quienes optaron por la comunicación como núcleo de sus vidas.

Tal como el «Quijote de la Mancha», fuiste el «Caballero de la Figura Triste», de caminar errante y gentil. Luchaste contra todos los molinos de viento y te arropaste con armadura oxidada para conseguir tus sueños.

Ingenioso hidalgo medieval con cuerpo desgarbado y mirada perdida, valoro la actitud positiva de apreciar los senderos pedregosos que te instaló el destino. Sin embargo, nunca renunciaste a los principios de nobleza que motivaron tus objetivos.

Junto a «Rocinante», tu grabadora a pilas, recorrieron el hermoso mundo de la interacción con las personas. Ambos fueron capaces de construir noticias, sin importar la pobreza franciscana que jamás descolgó sus garras.

Lo de ustedes no era generar riqueza, sino más bien, ser idealistas locos en un mundo plagado de frivolidades, que se levanta para mostrarnos materialidad superflua en hechos y situaciones cotidianas.

La tarea fue «desfacer entuertos», como decía el gran «Quijote» para conocer historias y seres humanos de carne y hueso, a los que diste un lugar privilegiado en el micrófono, sin mirar la cantidad de consonantes que tuviera su apellido.

Patricio Iván Muñoz, el «Alonso Quijano» de nuestros tiempos, sé que la paz y el deber de la tarea cumplida acompaña tu último viaje. Que en tu pequeña maleta negra resquebrajada por el sol, llevas a «Rocinante» para inventar en el cielo azul, un nuevo noticiero central, en donde tu voz inconfundible será el vehículo del conocimiento.

Tus amigos y todos los que tuvimos la dicha de compartir junto a ti, te deseamos la mejor de las travesías hacia el realismo mágico de mejores expectativas. ADIOS «PATITO», «ADIÓS QUIJOTE DEL MICRÓFONO».

Continuar Leyendo

Síguenos en Facebook

Lo más visto