Home » Deportes » Rancagüino Eduardo Gajardo y el bronce Suramericano en Cochabamba: “Haber conseguido esta medalla significa mucho para mi”

Rancagüino Eduardo Gajardo y el bronce Suramericano en Cochabamba: “Haber conseguido esta medalla significa mucho para mi”

  • El deportista, de 28 años, espera prontamente concretar un proyecto que le permita crear en Rancagua una cuna para futuros luchadores.

 

Fue uno de los deportistas de la región de O’Higgins que destacó en los recientes Juegos Suramericanos. Con 28 años, Eduardo Gajardo, profesor de Educación Física, tuvo que emigrar muy joven a buscar nuevos horizontes en el deporte. Ahí se encontró con la lucha olímpica, la cual lo llevó a sus terceros juegos continentales, y por primera vez se colgó una presea al cuello.

El bronce que consiguió en la categoría de 86 kilos, la logró luego de vencer en los cuartos de final al brasileño Pedro De Oliveira por 3-1, avanzando a semifinales y asegurando dicha medalla. Después, entre los cuatro mejores, cayó por 4-0 ante el peruano Ambrocio Pool y finalizó su participación en la competencia.

El tercer puesto Suramericano, llevó a Chile a ser protagonista, más cuando Yasmani Acosta consiguió el oro en la misma categoría.

SU HISTORIA

“A los 17 años me mandaron a buscar, me fui a Santiago y comencé en esto del alto rendimiento. Hacía Judo, dos veces al día, por tanto llevaba una buena base deportiva. Y ahora, con 28 años, fueron mis terceros Juegos Suramericanos”, comentó a El Rancagüino, Eduardo Gajardo.

En su tercera participación, quedó a un paso de disputar el oro, pero que “ahora tocó la medallita, fui muy feliz en subirme al pódium”.

Según comenta, esta vez tuvo la experiencia que no tuvo antes, porque como recordó, “a mis primeros Juegos fui jovencito, con 18-19 años donde uno no tiene la suficiente experiencia para enfrentar un evento como ese, pero aún así me fui bien, lo mismo que en los otros Juegos Suramericanos”.

En todo caso, el logro no lo nubla. Más bien llega a coronar una carrera porque “quizás fueron mis últimos juegos, ya tengo 28 años, y haber conseguido esta medalla significa mucho para mi”.

Sobre sus inicios deportivos, expresó que “llegué a los 8 años al Judo, mi mamá nos llevó a mí a y todos los sobrinos para que nos disciplinen, y de ahí empezamos a hacer otros deportes ahí mismo, con la misma sensei. La misma profesora nos incentivó y en la lucha pudo ver que teníamos más posibilidades para salir de la región, llegar a Santiago y luego ir a competir al extranjero”.

Y que, ya en la capital, “me tomé un año sabático, solo dedicado al alto rendimiente, y luego entré a estudiar Educación Física y estoy trabajando un proyecto para enseñar mi deporte en Rancagua y devolver así la mano que se me dio”.

La idea, asegura, es “poder tomar a niños de 8 años, enseñarles lucha, y que a los 15 años sean deportistas formados que los puedan considerar en cualquier disciplina y que puedan competir en el extranjero así como lo hice yo”.

Para concretar este sueño, como lo califica, “lo estamos viendo con dos o tres socios, para poder crear una cuna y generar deportistas. A la vez, que sea un negocio que irá en paralelo a lo que queremos hacer, ya que el deporte se tiene que financiar de alguna forma”.

Finalmente, respecto a la lucha olímpica, puntualizó que “es una disciplina que está en pañales en Chile. Somos poquitos, y los que estamos somos guerreros. El deporte es muy complejo, de muchas lesiones, de altas capacidades y habilidades”.

 

 

Comentarios