Síguenos

Columnas

OPINION: Porque la justicia nos hace decir GRACIAS DON ALEJANDRO

Publicado

el

Juan Pablo Espinosa Arce
Académico Teología UC
Laico de la Diócesis de Rancagua

 

 

Si buscamos en el Diccionario de la Lengua Española la palabra “reconocimiento”, encontramos dos acepciones: 1) acción y efecto de reconocerse o reconocer; 2) gratitud. Por su parte, su buscamos gratitud la definición dice: “Sentimiento que nos obliga a estimar el beneficio o favor que se nos ha hecho o ha querido hacer, y a corresponder a él de alguna manera”. Sentimiento, acción por la cual se nos beneficia, obligación moral, actitud cristiana. Eso es lo que quisiera realizar en esta reflexión: cómo la justicia, esa que todos buscamos y sobre todo ansiamos para nuestra Iglesia – y sobre todo para las víctimas – debe también realizarse para uno de los Obispos que recientemente ha sido removido de su cargo pastoral.

 

La persona de Alejandro Goic Karmelic no deja indiferente a nadie. Hijo de Pedro y de Margarita, oriundo de Punta Arenas, con raíces croatas. Sacerdote desde el 12 de Marzo de 1966 de manos del obispo Vladimiro Boric en Punta Arenas, en pleno post Vaticano II con toda una renovación eclesial que removía fuertemente las comunidades. El Padre Alejandro, en un testimonio transcrito por la periodista talquina María Verónica Figueroa recuerda “era una época de profundas transformaciones en el mundo y en la Iglesia. Había muchas esperanzas, pero también muchas incertidumbres. Fue una época compleja, difícil, pero tremendamente desafiante”. Que lógica más profunda tiene la historia: hoy, luego de cincuenta y dos años de sacerdocio, la época que ve salir al Padre Alejandro es también “compleja, difícil, tremendamente desafiante”.

 

En 1973 tuvo que conducir la Iglesia de Punta Arenas como Vicario General. Los dolorosos hechos del Golpe de Estado y del derrocamiento del Presidente Allende lo encuentran en la ciudad. Volvemos a escucharlo en sus palabras: “hicimos, con la gracia de Dios, todo lo posible para acoger, infundir esperanza, dar ánimo, servir, hacer diligencias…”. Recuerda como le amenazaron por teléfono, por mensajes anónimos. Y añade: “tiempos muy difíciles, pero al mismo tiempo muy evangélicos”. Sin comparar la envergadura del 73 con nuestra actual situación, parece que también estos tiempos exigen ser más evangélicos: vuelta a Jesús, a la Biblia, a las comunidades.

 

Fue nombrado Obispo Auxiliar de Concepción el 28 de Abril de 1979, siendo el primer obispo chileno ordenado por un Papa. Su gobierno pastoral en la Arquidiócesis sureña finalizó en 1991. En esta ciudad vivió todo el tiempo de la Dictadura de Pinochet, acompañando a las familias de los detenidos desaparecidos, organizó la peregrinación a Yumbel – vigente hasta el día de hoy – consolidó comunidades de base, organizó la Pastoral de los Derechos Humanos, fue cercano a los que sufrían. Un hecho marcó esta estadía: la muerte a lo bonzo de Sebastián Acevedo. Sebastián sufrió la detención de sus hijos por agentes de la CNI. Los buscó incesantemente pero sin resultados. En su desesperación de padre, Acevedo se suicidó quemándose vivo en las escaleras de la Catedral de Concepción el 11 de Noviembre de 1983. En la homilía del funeral de Sebastián Acevedo, el Obispo Goic declaró con la fuerza de los profetas: “nuestro hermano Sebastián, inmolado por amor, inmolado por amor a sus hijos, confió en el Señor. Y por eso conoce ya en plenitud la Verdad y el Amor que es Dios y en Dios ha encontrado bondad y misericordia”. Y más adelante añade: “… y también hemos pedido públicamente como Iglesia de Concepción, la disolución dela CNI en nuestro país porque sus actuaciones han dañado y siguen dañando profundamente la convivencia de los chilenos”. Años después se creaba el “Movimiento Contra la Tortura Sebastián Acevedo”, del cual fue animador clave el querido Padre Pepe Aldunate, teólogo moralista y profeta chileno.

 

En Concepción también coordinó la visita de Juan Pablo II en 1987. En Junio de 1991 comenzaba su labor como Obispo Auxiliar de Talca colaborando con el recordado y también profeta Carlos González, otro defensor de los Derechos Humanos. En 1994 vuelve a partir, esta vez a Osorno como Obispo, en donde comenzó el proceso de postulación de Monseñor Francisco Valdés Subercaseaux al catálogo de los beatos. Hasta hoy, los osorninos recuerdan a Monseñor Francisco Valdés como otro Pastor con “olor a oveja”. En esta época sus dolores físicos a la columna comenzaron a incrementarse, pero su misión continuaba. Rancagua se comenzaba a asomar en el horizonte.

 

El 10 de Julio de 2003 llega a nuestra ciudad como Obispo Coadjutor – similar a un Auxiliar pero con derecho a sucesión. Fueron hasta hoy, 28 de Junio de 2018, 15 años de profundo pastoreo. Nuestra Diócesis de Rancagua tiene una fisionomía particular: grandes distancias, una variedad de expresiones, texturas y rostros. El desafío de esta diócesis no es fácil, y el Padre Alejandro aprendió a trabajar con una diócesis tradicional. Innumerables acciones recordadas, y por las cuales hoy doy gracias a Dios y a Don Alejandro:

– La peregrinación juvenil a Puquillay, la cual y en conjunto con él y otros muchos compañeros de comunidades, tuvimos que preparar durante unos 8 años. Las llamadas con él eran constantes, su apoyo a los jóvenes siempre presente. Sus homilías en el Santuario Mariano de Puquillay en la localidad de Nancagua siempre memorables, llenas de ánimo y con un profundo sentido evangélico y social.
– La celebración de los 80 años de la Diócesis en 2005 con la gran fiesta en el Estadio El Teniente en Octubre de ese año.
– El lanzamiento del Sínodo Diocesano.
– También el apoyo a los trabajadores particulares de Teniente el año 2007, cuando mi papá trabaja por un sueldo que no se comparaba con todo lo que tenían que hacer los trabajadores subcontratados. Don Alejandro funcionó como mediador del conflicto. Año duro de marchas desde la mina hacia Rancagua, toma de la catedral por trabajadores. Ahí la Iglesia estaba presente.
– El sueldo ético que él colocó en el tapete el 2009 cuando el Obispo sostenía que un sueldo mínimo debía ser un sueldo ético. Senadoras como Evelyn Mathei sostuvo en esa fecha: “él no tiene idea de economía”. Hoy, 9 años después sigue en pie el tema. Falta justicia laboral en el país.
– Sus cartas pastorales en Rancagua, dedicadas a los jóvenes, a las Parroquias, a los administradores de bienes.

 

Personalmente doy gracias a Dios por la presencia de Don Alejandro en Rancagua, en nuestras comunidades y en mi vida personal y familia. Él en más de una ocasión me y nos ayudó con su cercanía de padre y pastor. Hoy, 15 años después de su llegada y por un acto de justicia, de esa que reclamamos con tanta fuerza en este tiempo, aprovecho de recordar que el ser humano debe ser recordado por lo que es. También es necesario reconocer que este último tiempo y para toda nuestra Diócesis la cosa no vino fácil. Él también falló, lo reconoció y se lo hicimos saber en una reunión a la que nos convocó a un grupo de laicos. Su dolor, vergüenza y cansancio eran claros. Pero hoy pongo en la balanza y reconozco que su misión pastoral fecunda es más que sus omisiones. Por la justicia, recalco una vez más, hemos de aprender a ver los fenómenos en todas sus aristas. Que don Alejandro no quede como el “Obispo que no investigó”. Eso sería reducir a su máxima expresión una vida entregada a la Iglesia, una vida que, como lo dice su lema episcopal “es Cristo”.

Ahora comenzamos como Diócesis de Rancagua un tiempo nuevo, con Fernando Ramos como Administrador Apostólico. Que sea el Espíritu de Jesús el que acompañe a esta porción del Pueblo de Dios Peregrino en la sexta región, a sus presbíteros, religiosos y religiosas, laicos y laicas, comunidades de base, movimientos, gente de a pie. Y que sea el Espíritu de Jesús el que fortalezca nuestro discipulado misionero y que anime a Don Alejandro en este nuevo tiempo de su vida personal y pastoral.

 

¡Gracias y buena suerte don Alejandro! ¡Bienvenido y fecundo tiempo Fernando!

 

https://elrancaguino.cl/ran/2018/06/29/pasa-a-ser-obispo-emerito-monsenor-alejandro-goic-se-despide-de-la-diocesis-de-rancagua/

 

 

 

https://elrancaguino.cl/ran/2018/06/28/monsenor-luis-fernando-ramos-quien-es-el-nuevo-administrador-apostolico-de-la-diocesis-de-rancagua/

https://elrancaguino.cl/ran/2018/06/22/monsenor-goic-peregrina-por-la-region-escuchando-e-informando-a-los-fieles/

https://elrancaguino.cl/ran/2018/05/25/obispo-goic-en-entrevista-exclusiva-a-nuestro-medio-he-renunciado-al-consejo-nacional-de-prevencion-de-abusos/

 

Columnas

OPINION: Simios somos todos

Publicado

el


Convengamos en que el título de esta columna es provocativo. Pero si Usted se indigna y le hierve la sangre al leerlo, al considerar que el autor está relativizando las acciones de todo tipo de violentistas, cumple justamente con la premisa que está detrás del enunciado: la comunicación política, sobre todo en tiempos de crisis, es altamente emocional y se rige por comportamientos más instintivos que racionales. ¡Qué mejor ejemplo que el Chile de hoy para comprobarlo!.


Es que los seres humanos no dejamos de ser primates solo parcialmente racionales. Lo cierto es que vivimos en celo permanente durante más de 50 años y nuestro comportamiento se ve influido en forma constante por un variopinto cóctel de hormonas y reacciones químicas.


Ahora bien, efectivamente poseemos la razón y con ello el don de generar códigos como el lenguaje. Eso es lo que nos identifica y diferencia de otras especies. Pero esa virtud no siempre opera como tal. El biólogo Humberto Maturana sostiene que en muchos casos el lenguaje, las ideologías y las teorías se utilizan como subterfugios para justificar las emociones, incluso las peores. ¿Cómo se explican si no las guerras religiosas?.


La irracionalidad humana está por lo demás detrás de todo conflicto bélico, incluyendo las guerras civiles, una amenaza de la cual nuestro país no está liberado. El gran cantautor argentino, Facundo Cabral, ironizaba al respecto, señalando que “no me importa si alguien es negro, blanco o amarillo. Lo que me importa es que es un ser humano. Peor cosa no podría ser”.


Pero, también excepcionalmente, ha habido momentos en que se han impuesto visiones políticas y mensajes virtuosos, que han salvado a miles y miles de vidas humanas del exterminio. Liderazgos como los de Gandhi o Mandela son ejemplo de ello. Quizás, entonces, no todo esté perdido para esta humanidad y para este país, por mucho que nos sintamos en un callejón sin salida.


Jorge Gillies, académico de la Facultad de Humanidades y Tecnología de Comunicación social, UTEM

Continuar Leyendo

Columnas

OPINION: «Rechazar para reformar»

Publicado

el

El “Acuerdo por la Paz y por la Nueva Constitución” suscrito por las fuerzas políticas democráticas fue un hito muy relevante en el curso de esta crisis social. A través de él se pretendió dar curso institucional al conflicto, aislando a los violentos y generando concesiones mutuas entre aquellos llamados a conducir políticamente el país.


Habiendo transcurrido varios días desde ese momento, solo nos queda concluir que la oposición no ha estado a la altura y no ha cumplido su palabra de buena fe. ¿Cómo se puede contribuir a reestablecer el orden público, si catorce días después de suscrito el acuerdo se acusa constitucionalmente al Presidente en ejercicio? ¿Cómo se argumenta que se está de buena fe, si la inmensa mayoría de la oposición votó a favor de esa acusación, manifiestamente infundada? ¿Se cumple con el acuerdo cuando se le ponen todas las trabas posibles a la legislación que busca endurecer las penas para los desordenes públicos, con pedida de disculpas por parte de los diputados del Frente Amplio entremedio? ¿Cómo interpretamos el que ayer Revolución Democrática se querelle por delitos de lesa humanidad contra varias autoridades, sabiendo que hasta el Informe de la Alta Comisionada de la ONU (es decir, Michelle Bachelet) rechazó el carácter de “sistemático” de las posibles violaciones a los derechos humanos? Cualquier análisis desapasionado nos lleva a la conclusión de que la izquierda chilena tiene una actitud vacilante y de doble estándar con el combate a la violencia.


Lo anterior es muy relevante pensando en el plebiscito del 26 de abril. ¿Cómo se asegura una razonada reflexión constitucional en ese cuadro? ¿Cómo se garantiza un clima de diálogo y un proceso electoral plebiscitario, cuando ni siquiera es factible desarrollar partidos de fútbol o pruebas de selección universitaria? Sabiendo que el Gobierno es minoría en la Cámara de Diputados y el Senado, ¿está colaborando la oposición? ¿O más bien se complace obstruyendo y complicando al Gobierno, sin darse cuenta del autogol que eso significa? Que la izquierda no se queje después: son cómplices activos de la sensación de desorden que se ha ido normalizando en el país.
Muchos votaremos rechazo porque creemos que no hay interés real de construir una “casa común”, sino más bien imponer un modelo de sociedad por la fuerza de la presión y el matonaje. Se busca la refundación de Chile, por una vía alternativa a las elecciones de autoridades (siempre esquivas para la izquierda extrema).Y junto con rechazar, presentaremos un proyecto de reforma constitucional, donde hagamos los cambios que permitan mejorar el Chile que se ha construido. No creemos que haya que botar a la basura los últimos 30 años. Hay que hacer correcciones, pero no demoler el edificio como quieren los sectores extremos. Eso es rechazar para reformar: una tercera vía moderada entre el inmovilismo de no hacer nada, y la revolución refundacional de la hoja en blanco.

Diego Schalper, Diputado Distrito 15.

Continuar Leyendo

Columnas

Femicidios en 2019: un desafío intersectorial

Publicado

el

En nuestra legislación, un femicidio es el asesinato de una mujer realizado por quien es o ha sido su esposo o conviviente, y se encuentra asociado a los delitos de parricidio.


El principal abordaje (y el más desarrollado) ha sido el jurídico, implicando un avance en el establecimiento de límites claros a los delitos. Sin embargo, la discusión acerca del fenómeno y su relación de continuidad con el resto de las manifestaciones de violencia contra las mujeres en nuestra cultura, va más lento y requiere de otras acciones, ya no sólo jurídicas.


El femicidio es la forma más extrema de violencia contra las mujeres. En 2019, el Ministerio de la Mujer y la Equidad de Género registró 46 femicidios consumados en Chile y ya existe un caso concretado en lo que va de 2020. La cifra se encuentra en el promedio de los crímenes de esta naturaleza que se cuentan cada año, a excepción de 2016, año en que descienden los femicidios ejecutados, pero se elevan considerablemente las cifras de delitos frustrados.


La acción política de los gobiernos de Chile para detener y prevenir la violencia contra las mujeres ha prosperado, aunque de manera oscilante. Si bien se ha avanzado considerablemente en la desnormalización de fenómenos como el acoso callejero y otros tipos de violencia sexual, y existen dispositivos de prevención y abordaje de las violencias que se viven en las relaciones de pareja, el trabajo del Estado – sin embargo- sigue llegando tarde, sigue siendo parcial y sigue requiriendo mayor articulación intersectorial.


Las violencias abordadas de manera fragmentada y con organismos que no pueden dar abasto con los elevados niveles de vulneración de los derechos, se encuentran en la ruta de muchas mujeres hacia la muerte. El femicidio, como sabemos, es la crónica de una muerte anunciada.
Debemos avanzar hacia un abordaje institucional del femicidio, eficazmente preventivo de toda violencia hacia las mujeres, el cual requerirá anclarse en una política intersectorial orientada a la construcción de una cultura que haga posibles verdaderas relaciones de respeto mutuo entre las personas.

Mg. María Ester Buzzoni G.
Psicóloga Clínica y docente U. San Sebastián

Continuar Leyendo

Síguenos en Facebook

Lo más visto