Home » Actualidad » Fieles despidieron al obispo Alejandro Goic

Fieles despidieron al obispo Alejandro Goic

 

-La actividad contó con gran presencia de fieles, la compañía del arzobispo de Santiago, Ricardo Ezzati; además de su sucesor, Monseñor Fernando Ramos.

 

Gisella Abarca
Fotos Héctor Vargas

 

Ante una Catedral de Rancagua repleta de fieles, autoridades regionales y nacionales, amigos, cercanos, el ahora obispo emérito de la ciudad, monseñor Alejandro Goic, entregó el Gobierno de la Pastoral de la Diócesis de Rancagua y se despidió este viernes de la jurisdicción luego de 14 años de servicio, y 40 años de obispo activo, hasta que el 28 de junio el Papa Francisco aceptara su renuncia al cargo, el cual será ocupado provisoriamente por el designado administrador apostólico, Fernando Ramos, obispo Auxiliar de Santiago.

La misa de despedida contó con la presencia de importantes figuras de la Iglesia Católica chilena encabezadas por el actual arzobispo de Santiago, Ricardo Ezzati, junto a su antecesor, el cardenal Francisco Javier Errázuriz, además de obispos, presbíteros y diáconos que lo acompañaron en el histórico momento.

En un grato ambiente de cariño comenzó el rito de toma de posesión en que Monseñor Fernando Ramos asumió por encargo del Papa Francisco, la conducción de la Diócesis de la Santa Cruz de Rancagua como Administrador Apostólico.
Así y con la entrega del báculo a su sucesor Fernando Ramos, el ahora Obispo Emérito de Rancagua, Alejandro Goic, hizo el gesto ritual de traspasar la conducción pastoral de la diócesis entregándole a Monseñor Ramos, los signos distintivos de su nuevo encargo pastoral: La cátedra, signo visible de la presencia en la diócesis del sucesor de los apóstoles. El báculo, signo de su ministerio como pastor y guía de la comunidad.

En su discurso, Monseñor Alejandro Goic se refirió al momento complejo que vive la Iglesia Católica, señaló que Cristo ha estado en el centro de su vida, incluso en las malas decisiones que tomó como obispo, y reiteró que el actual momento de la Iglesia le imprime un sello amargo a su despedida.

En tanto en su homilía, Monseñor Fernando Ramos tuvo palabras de agradecimiento hacia la obra de Monseñor Goic expresando frente al pueblo “Tenemos que agradecerle a don Alejandro. Tenemos incluso que agradecerle la humildad y sencillez que ha tenido para reconocer y disculparse por sus errores y omisiones en el ejercicio de sus funciones episcopales, especialmente en este último tiempo. Esta actitud lo colma de humanidad, que reconocemos y agradecemos profundamente”, dijo.

En su salida, el obispo emérito sostuvo “Muy agradecido del pueblo de Dios que ama a Jesucristo, ama a su iglesia y reconoce en los pastores más allá de las limitaciones que todos tenemos, a los legítimos sucesores de los apóstoles. Realmente hemos vivido una fiesta de fe maravillosa, una expresión de afecto hacia el hermano que parte y hacia el hermano que llega, y tengo la certeza que esta iglesia va a seguir siendo fiel a Jesucristo, y que brillará el día de mañana la verdad que es la que nos libera”.
El obispo Goic, quien fue calurosamente aplaudido por los fieles, recibió visiblemente emocionado las muestras de cariño de los presentes.

 

Comentarios