Home » Actualidad » Hace 12 años Sewell fue declarado Patrimonio de la Humanidad

Hace 12 años Sewell fue declarado Patrimonio de la Humanidad

-En julio de 2006, el ex campamento minero recibió esa importante distinción, como un «ejemplo excepcional del fenómeno global de las ciudades obreras».

 

Desde hace 12 años, el ex campamento de Sewell es reconocido como Patrimonio de la Humanidad. Exactamente, el 13 de julio de 2006, el sector que se conservó de esa ciudad minera única en el mundo, fue declarado por la UNESCO “Patrimonio de la Humanidad”, destacándose como un «ejemplo excepcional del fenómeno global de las ciudades obreras».

Años antes, Sewell fue declarado monumento nacional en categoría de Zona Típica por el decreto nº 857 del 27 de agosto de 1998.
Y después, como se indicó, en 2006, tras ocho años de gestión, el campamento minero, ubicado en la Cordillera de los Andes a 2.140 metros de altura y a 150 kilómetros de Santiago, ingresó por aclamación y en medio de aplausos, a la lista de sitios del Patrimonio Mundial de la Unesco.

En la oportunidad, las autoridades de gobierno agradecieron la incorporación; señalando que se trata de un bien del patrimonio industrial y del patrimonio moderno que se asocia a la mina de cobre subterránea más grande del mundo, en plena producción.

La División El Teniente de Codelco se comprometió a cuidar de este patrimonio y en ese contexto se creó la Fundación Sewell, dedicada a preservar, restaurar y difundir el ex campamento minero que albergó a los trabajadores de la mina y a sus familias.

Cada año, cientos de personas visitan Sewell, a través de viajes organizados por la División, por la fundación y operadores turísticos.

 

LA CIUDAD MINERA

La ciudad minera estaba enclavada en pleno desnivel de la Cordillera de Los Andes; ubicándose sobre los 2140 msnm, en la ladera del Cerro Negro. Se localiza a 53 km al oriente de Rancagua.

Del poblado original, hoy sólo subsiste el centro de la ciudad, pues gran parte fue desmantelado y demolido a principio de los años 1980.

El campamento fue construido por la empresa Braden Copper a principios del siglo XX para albergar a los trabajadores de la mina El Teniente, que pronto se iba a convertir en la mayor explotación subterránea de cobre del mundo. Construida en una ladera demasiado abrupta para permitir la circulación de vehículos con ruedas, Sewell se estructuró en torno a una gran escalera central que se elevaba desde la estación ferroviaria. A lo largo de su recorrido, esa escalera iba jalonando plazoletas de configuración irregular, ornadas de árboles y plantas, que constituían el espacio público urbano principal. Los edificios que se alinean a lo largo de las calles son de madera y con frecuencia están pintados con diversos colores llamativos: verde, amarillo, rojo y azul. La ciudad minera fue abandonada, luego de que la empresa minera iniciara la Operación Valle, que significó el traslado de las familias a Rancagua.

Comentarios