Home » Destacada » EDITORIAL: El 2 de octubre es una fiesta rancagüina

EDITORIAL: El 2 de octubre es una fiesta rancagüina

 

El 2 de octubre es una celebración rancagüina, se recuerda que prácticamente todos los hombres de la ciudad murieron defendiendo a la patria y como Rancagua literalmente desde sus cenizas supo resurgir y levantarse. Un hecho que ciertamente no puede ser olvidado.

Sin embargo, por lo menos hasta el año pasado, el tradicional desfile parecía ser más una lata obligación para la intendencia que una fiesta que hay que respetar y dotar de los recursos necesarios para celebrar como corresponde. Funcionarios que muchas veces ni siquiera son de Rancagua en varias ocasiones anteriores quedaron por las circunstancias encargados de organizar un evento que no conocían, con el cual no vibraban y que para ellos es simplemente una actividad más.

Hace dos años aplaudimos la decisión del Intendente de esa época, Pablo Silva, de sacar el desfile a la calle, por lo significativo que es poder hacer partícipes a todos y no depender de la siempre compleja y política repartición de entradas al estadio. Es cierto que el desfile realizado en la calle en 2016 no fue todo lo bueno que podría haber sido, hubo problemas. Por ejemplo no fue bueno realizar el desfile en una calle orientada de norte a sur, ya que el sol le llegaba de frente a gran parte del público, no se ubicaron suficiente cantidad de galerías al mismo tiempo que la amplificación solo era para las autoridades. También cabe preguntarse porque el desfile tiene que ser a las 15 horas y no en otro horario con menos calor. Todos problemas que con voluntad y gestión pueden ser superados.

Al mismo tiempo que aplaudimos esa decisión de Silva, repudiamos con fuerza el juego que se hizo el año pasado con esa fiesta. Con una extraña votación trataron de justificar el volver al estadio, sin embargo cuando el resultado mostró que los rancagüinos preferían el desfile en la calle, aparecieron unas extrañas recomendaciones de seguridad para volver con esta fiesta al estadio. Es que claramente hacer el desfile en el estadio El Teniente es más fácil de organizar, pero no por eso es la mejor decisión.
Pero porque hablar del desfile faltando tanto tiempo para el 2 de octubre, la razón es simple. Para un mínimo de organización y pensar en hacer algo distinto no parece faltar tanto tiempo, del mismo modo que seguimos insistiendo que no tiene sentido que sea la intendencia la que organice, es una fiesta rancagüina por lo que debiese ser el municipio el organizador de esta celebración a realizar en la calle. Es otro el rol de la intendencia que debe preocuparse de toda nuestra zona y no de la celebración de una sola comuna.

 

 

Luis Fernando González V
Sub Director

Comentarios