Home » Editorial » Lactancia materna apego y obligaciones
jefe de Informaciones

Lactancia materna apego y obligaciones

La maternidad no es fácil, y menos en nuestros tiempos, donde las mujeres no solo cumplen un rol de madres sino que también en diversos roles, empresarias, trabajadoras, influenciaditas sociales. Los tiempos son escasos y el cuidado de un nuevo ser es algo muy importante que no podemos dejar de lado. Cuando de hablamos de maternidad, lo primero que llega a la mente de muchas es ¿podremos cumplir felizmente nuestro rol?, ¿seremos capaces de hacer felices a nuestros hijos?.

Una de las primeras etapas es la creación del apego con el nuevo ser, para algunas este paso es fácil pero a otras les cuesta mucho más. Y es que lo que se espera de la madre no siempre es posible cumplir. Una de esas barreras como la alimentación primaria del bebe, que debiera ser la más natural, tiene grandes dificultades, los dolores del amamantamiento, las  consecutivas trasnochadas y la falta de apoyo social influyen en una buena lactancia materna.

Desde 1990 la OMS y Unicef busca proteger, promover y respaldar la lactancia materna en el mundo, y esta declaración se celebra en más de 170 países en el mundo desde el 1 al 7 de agosto. ¿Pero que tanto se apoya esto en la práctica en nuestro país?.

La lactancia natural es el mejor modo de proporcionar al recién nacido los nutrientes que necesita. La OMS la recomienda como modo exclusivo de alimentación durante los 6 primeros meses de vida; es más  a partir de entonces se recomienda seguir con la lactancia materna hasta los 2 años, como mínimo.

Hoy nuestra legislación contempla un postnatal de 5 meses y medio, donde se espera que las madres puedan alimentar a través de este  gesto de cariño a sus bebes, pero en la sociedad en general no vemos un apoyo tan claro. Primero encontramos que aún hay personas que miran a las madres que dan “tetita” a sus bebes en público  de mala forma haciendo que muchas mujeres hayamos en más de una ocasión alimentado a los bebes en lugares poco gratos como baños de recintos públicos.

Otra arista es que en muchos trabajos no existen lugares aptos para sacarse leche con el fin de poder volver al trabajo y no tener que cortar la lactancia.

Pero una cosa más importantes, es la exigencia que existe en el otro extremo de obligar a madres a dar pecho a sus hijos, obligándolas socialmente pese a no sentirse bien habiéndolo producto de dolor, “baja producción de leche” o estrés post parto. Por no nombrar la depresión.

Volviendo a las multifacetas de las mujeres, en mi caso pase por muchas de las experiencias expuestas anteriormente, volví a trabajar con mi primer hijo a los tres meses, pero seguí dándole leche materna hasta los dos años y medio. Mientras que a mi bebe de 11 meses también lo sigo alimentando de la misma forma. Pero estoy consciente que en la mayoría de los casos esta situación – mantener la lactancia por más de seis meses- no es posible por múltiples causas  anunciadas anteriormente. Por lo que a mi parecer no se debería obligar socialmente a las mujeres a la lactancia, sino que cada una debe saber cuál es su  mejor situación para la madre e hijo.

Hoy quiero decir y pedir como madre y mujer, a cada uno de nuestros lectores que no generemos más iconos obligatorios, sino que las acciones de crianza de los hijos nazcan por el amor, apego y menos obligaciones impuestas.

Debemos generar más educación sobre la maternidad, lactancia y crianza con apego, es en estos primeros años donde se generan las seguridades y se va formando el nuevo ser que en un futuro será parte importante de la sociedad, y para ello es tarea de todos mejorar los espacios para que el bebe tenga la contención y necesidades básicas de parte de sus madres, sin que ellas sucumban en el intento.

 

Alejandra Sepúlveda

Jefe de informaciones

Comentarios